4 DE FEBRERO DÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER. LA IMPORTANCIA DE SU PREVENCIÓN, DETECCIÓN TEMPRANA Y TRATAMIENTO

Siempre me gustó pensar en la idea de que uno es médico en todo el mundo, en que esta profesión traspasa fronteras, culturas, lenguajes. Pero mientras más me interno en ese pensamiento más caigo en razonamiento de que con mi profesión alcanzo al mundo entero porque hay enfermedades que lo hacen, porque hay afecciones y muertes compartidas. 

4 de Febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, enfermedad que causa millones de muerte año a año, que va en aumento, y que no tiene fronteras.

Este día se celebra con el motivo de unir a todo el planeta, frenar y poner el foco en la lucha continua contra esta enfermedad. Su celebración nació el 4 de febrero de 2000 en el marco de la cumbre mundial contra el cáncer celebrada en París. 

El Cáncer se presenta cuando se genera un crecimiento anómalo e incontrolado de células que dan lugar a un tumor (a excepción de la leucemia). Estos bultos tienen la capacidad de crecer, diseminarse por el organismo y liberar hormonas que afectan el funcionamiento normal de tejidos y sistemas. Esto se puede tratar en una etapa temprana de la enfermedad, es por ello que las campañas a favor de su reconocimiento y controles anuales son de suma importancia. Pero previo a esto nosotros podemos PREVENIR, que nos suceda a nosotros, que le suceda a la gente que nos rodea.

Se sabe que más de un tercio de los cánceres se podrían evitar reduciendo la exposición a factores de riesgo como el consumo de alcohol, tabaco, el exceso de peso, la inactividad física, las infecciones, la contaminación ambiental, el estrés, los carcinógenos asociados con el trabajo, la radiación y más.

Una alimentación inadecuada en relación a nuestras necesidades, pobre en nutrientes y una mala relación con la comida son factores de riesgo y modificables en la prevención del cáncer. La presencia en nuestros platos de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales, la disminución del consumo de ultra procesados, productos cárnicos y el control del consumo de sal son algunas estrategias que pueden ayudar a que disminuir el riesgo de padecer esta enfermedad. Sin embargo, uno puede consumir los alimentos más saludables (desde el punto de vista nutricional) pero no tener una relación sana con los alimentos, ser dietante o tener una focalización constante en el peso. No todo se trata de comida, el estrés por lo que consumimos tampoco es saludable. En esta era de dietas mágicas y soluciones milagrosas es muy importante saber que no existe ninguna dieta que cure el cáncer. No existe ningún alimento que cure el cáncer. Cuando estamos en tratamiento hay que acompañar el proceso con una alimentación saludable en la que se puede hablar de factores protectores, pero nunca de alimentos que reemplacen la terapia indicada por un médico.

Además del factor alimentario podemos accionar en otros aspectos preventivos como el sedentarismo. La realización de actividad física de manera periódica tiene un doble impacto en la prevención del cáncer; por un lado, ayuda a reducir el exceso de grasa corporal, lo que colabora con la prevención de cánceres asociados al sobrepeso y a la obesidad, pero también está comprobado que puede ayudar a la prevención de otros, como el cáncer de mama.

El consumo de alcohol, incluso moderado, está relacionado con la aparición de más de 6 tipos de cánceres, incluyendo al de colon, boca y faringe. El tabaco, está asociado a muchos tipos de cáncer no solo al de pulmón y boca, que es lo que estamos acostumbrados a escuchar.

Podíamos hablar de más factores modificables y algunos en los que no podemos interceder, pero voy a cerrar con la presencia de sobrepeso y obesidad, asociada a la aparición de más de 10 tipos de cáncer. Y para la reducción de este factor de riesgo debemos tomar conciencia de que la obesidad es una enfermedad, que va mucho más allá de la voluntad o no de comer o no comer, de movernos o quedarnos en el sillón. Es una enfermedad y subestimar su tratamiento a comer menos o a realizar una dieta restrictiva es uno de los factores por los que hoy hay cada vez más exceso de peso y enfermedades asociadas como el cáncer.

Que este día nos despierte y nos ayude a hacer algún cambio en nuestros hábitos, a valorar a las personas que tenemos cerca, a acercarnos a alguien que sufre esta enfermedad y a compartir la importancia de su prevención, detección temprana y tratamiento.

Dra. Virginia Busnelli, (MN 110351),

Médica especialista en Nutrición y

Directora del Centro de Endocrinología

y Nutrición CRENYF