ARGENTINA: CUNA DEL CHAVISMO CRIOLLO Y ENSALADA RUSA

Una Nota de :Hernán Leonel
Si a la lucha frenética frente a la gran amenaza mundial denominada COVID 19, que ya superó a la primera y a la segunda guerra mundial junto a la fiebre amarilla y a la gripe de Kansas (conocida como Gripe Española, 1918) que fue la peor epidemia humana de la historia, le sumamos la inoperancia del gobierno chavista, guevarista y populista con tintes anti democráticos, el cálculo jamás será positivo, ergo jamás será un resultado

Es que verá, desde que se expuso a la sociedad a la cuarentena más larga de la historia, las medidas tomadas por el gobierno de científicos liderados por Ginés Gonzáles García (ex Ministro de Salud de la Nación), la payasa filomena, Kreplak, Gollán, Kicillof, y compañía, el país buscó deliberadamente protegerse de cualquier daño colateral. Para evitar eso, se refugió en los brazos de Putin y de Maduro. Por un lado, debo decir que algo de razón tuvo Cristina cuando dijo que “hay funcionarios que no funcionan”. Algunos directamente no entiendo cómo llegaron a cumplir puestos claves en lugares claves. Seguramente no fue por mérito al estudio, o mérito al esfuerzo ya que el mismo gobierno chavista argentino desprecia al mérito, lo trata de hacer chiquito, bobo, carente de libre pensamiento y poco a poco lo vuelve sumiso, cuasi esclavo de un sistema estatista y al unísono lo convierte en un ente manipulable, dócil, al cual lo soborna con migajas y fábulas egipcias. Pero de ahí a asociarse con el Kremlin y el chavismo hay una luz. De todas maneras, la dirección está clara. Caracas o Moscú. Tal vez, cuando la cortina de humo covideana (sepa disculpar si está mal escrito)se disipe y nos dejen transitar con un pasaporte comunitario (no es joda, se está evaluando el proyecto), tal vez y solo tal vez si él (desde el ARSAT 1) y ella  desde la torre de marfil nos lo permiten, podamos ir a las playas caribeñas de Venezuela o Cuba y si ganan las elecciones y están de buen ánimo… por ahí, quien te dice, que te dejen ir a Rusia. ¿A Disney a festejar los 15?, ni lo sueñes. Y eso que a la pareja K les encantaba ir pero… “Lo que pasa es que nunca confundimos nuestros gustos y preferencias personales con los intereses nacionales, como hacen otros”, comentó Cristina Kirchner y agregó: “Y ojo, eh, ojo. Aunque me guste Nueva York yo sé cómo tengo que defender los intereses de la República Argentina”. Menos mal que están ellos, ¿te imaginas a Macri manejando una pandemia y defendiendo la República? Otra que “Segundo      Tiempo”, el libro se llamaría: “La hora Juez”.   

    Volviendo al tema del COVID 19, y ante la eventual y temida segunda ola, el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunció lo que se sabía que iría a anunciar. Valga la redundancia. Un cierre total y  la restricción en la circulación en todo el país entre las 00 y las 06 de las mañana hasta el 30 de Abril (queda en usted creerle que será hasta esa fecha o no), las cuales regirán para el AMBA y las localidades con más contagios. Según la clasificación del semáforo epidemiológico dispuesto por el Gobierno, son 87 localidades. Yo, si fuese usted no le creería lo de 30 de Abril ya que continuando con el discurso comentó: “Cuanto más alta sea la transmisión y mayor sea la ocupación del sistema de salud, más medidas restrictivas deberemos tomar”. Por ende, da a entender que se vienen más medidas restrictivas. ¿Acatará la gente? Pregunto porque se nota que la principal dinámica que observamos tiende más a la radicalidad, exacerbación o simple desarrollo desinhibido de los trazos característicos de las sociedades y estados pre-pandémicos, que a su transformación novedosa. En todo caso, la pandemia ha operado como un acelerador de procesos latentes o en marcha. Y ya sabemos que la quinta a fondo del gobierno cuando pueda acelerar a donde nos va a llevar y así, construirán una única identidad nacional, una única ley para un mismo territorio, una única soberanía —delegada en la soberanía estatal—, una única voz en la interpretación de las voluntades y deseos populares.

Además, la gestión estatal de la pandemia se ha caracterizado por la centralización y concentración del poder público en todos sus niveles, desde las comunidades hacia los diferentes niveles del Estado. Y dentro del Estado, la centralización y concentración se produce desde los gobiernos municipales y provinciales hacia el gobierno central y hacia los poderes u órganos ejecutivos unipersonales, concentrando en una o dos carteras ministeriales la gran mayoría de las decisiones. Todo ello se produce en el contexto de un estado federal —aunque no lo parezca, Argentina lo es—. Las presidencias no tienen excelentes gobernadores/as; son las/los gobernadoras/es quienes implementan medidas a través del/la presidenta/e, del congreso o de la administración de justicia federal que tienen. Las personas pueden ser buenas o malas gobernando y lo serán indistintamente en el gobierno federal como en los estados federados. El problema tiene que ver con la baja incidencia de las comunidades en esos gobiernos. Máxime en un país con semejante enormidad territorial, dónde se impone la necesidad de contar con gobiernos próximos a sus pueblos y a sus necesidades. Menos en las provincias afines como Formosa, Santa Cruz, San Luís, Chaco,entre otras, donde la Constitución Nacional no importa. Donde el machismo no importa. Donde los pobres son meros números. Donde la represión está bien vista. Donde no existe libertad de prensa. Ergo paseos, ergo turismo. Donde los capitales privados son mal vistos ya que únicamente rige el empleo estatal y la lucha contra el capitalismo y los medios hegemónicos es la bandera a levantar. Son provincias gobernadas por feudos, por caudillos a los cuales Hebe Silencio de Bonafini idolatra al igual que la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto al decir,en el marco del Día de la Memoria, Verdad y Justicia por el 45° aniversario del golpe de Estado de 1976, que en su opinión, el ex presidente Mauricio Macri “propuso olvidar” los reclamos del movimiento de derechos humanos durante su mandato y aseguró que “tiene que estar preso”. Se olvidó de varias cosas, de la inflación, de los jubilados, del dólar, pero de ahí a aseverar que estuvo en contra de los DDHH hay una gran diferencia. Ojo, capaz Gildo Insfrán se acuerda todos los días y nosotros no nos enteramos. En el fondo debe ser un buen tipo con causas noble por las cual defiende la bandera Nacional. ¿O sos populista o sos golpista? Esa es la cuestión y mientras esa sea el motor de la Argentina, más cerca estaremos de ser una capital chavista y una marioneta rusa.

    Una última mirada. Les sugiero, les imploro a los funcionarios K que dejen de sacarse fotos con la imagen del Presidente de Rusia. Es más y perdón por el impropio pero señor Presidente, ¿tenía que decir que mantuvo una charla con un amigo (haciendo alusión a Putin)?. Le recuerdo Alberto que el Presidente ruso, Vladimir Putin, firmó este lunes la ley que le permitirá seguir en el cargo dos mandatos más de seis años, lo que le da posibilidad de continuar en el poder hasta 2036 rompiendo así cualquier tipo de alternancia y al unísono rompiendo la democracia. Y a los colectivos feministas, trans, gays, bisexuales, transformistas,  les comento que éste tipo odia, detesta, aborrece todo intento de salirse del estereotipo machista, xenófobo y misógino ya que preside un país que registra 14.000 femicidios al año y 36.000 mujeres son maltratadas por día. Además de que no existe la libertad de expresión y que envenena a sus opositores, manda a matar a los doctores que salvaron a uno de ellos (Alexei Navalny) quien pudo recuperarse del envenenamiento pero tras volver al país quedó preso y al borde de la muerte ya que realiza trabajo forzado y es torturado diariamente. Pero al ser “compañero” está perdonado.  Chicas feminista, señor Presidente aún hay tiempo para revertir el desastre de un año y pico de gobierno, pero no jueguen más con fuego porque tarde o temprano un viento en contra puede desatar un terrible incendio.