ARGENTINA. UN PAÍS IMPRESIONISTA

Escribe: Hernán Leonel
Las principales características del impresionismo son las siguientes: Los impresionistas sostenían que debían dejarse de lado los principios académicos, como los grandes temas históricos, mitológicos y religiosos; el estudio exhaustivo del dibujo como base de la pintura y la construcción artificial de escenas. Los últimos dirigentes políticos y sindicales de nuestro país fueron pintando la Argentina de forma tal que desde lo lejos se la ve igual que 40 0 50 años atrás. Lo triste es que cuando más te vas acercando más se van viendo las fallas.

En una pintura se vería en los trazos, en el país… filosóficamente hablando, sería en el ente. ¿Qué es el ente? Término que procede del latín “ens, entis”. Denominación con la que nos referimos a “lo que es”, independientemente de la clasificación que adoptemos o del tipo de ser que consideremos, no pudiendo identificarse con ningún modo especial de “ser”. Argentina es lo que es y no lo que debió ser. Fue el granero del mundo, fue la excelencia en educación, fue la “Europa” de América del Sur, fue la tierra de grandes escritores, de prestigiosos doctores, docentes, científicos, y pasamos de la tierra prometida cual bíblico envidia a ser tierra de nadie. Vivimos del relato. Lo que mata no es el COVID, es la ignorancia. Las puertas de las escuelas públicas siguen aún cerradas y pocas son las voces que se alzan. O sirve que sea mera propaganda y uso político de una semana. La oposición arremetió con fuerzas y dio pelea durante… digamos… dos semanas.

En CABA empezaron pero en la provincia de Buenos Aires aún permanecen las aulas usurpadas de bolsas con alimentos. No digo que este mal dar ayuda alimenticia y más cuando se atraviesa una pandemia pero se puede utilizar otros lugares como los polideportivos, las casas políticas (del color que sea) que están vacías y solo se iluminan en campañas. El docente debe ir a dar clases y no a ser repositor  de supermercado. ¿Otro año más de clases virtuales? Otro año perdido.   Le pese a quien le pese. Con éste son dos años totalmente perdidos en materia educativa y consigo un futuro de chicos que habrán perdido valores fundamentales para su desempeño estudiantil. Un reciente estudio llevado a cabo por Educación 2020 reveló que el 24% de los estudiantes declara no haber aprendido “nada” este año, mientras que otro 20% señala que “un poco”.La gran discusión en este momento debería ser entonces cómo poder volver a las aulas en forma segura, y extraer el máximo partido a esta oportunidad, pero es justamente lo que no está ocurriendo, algo que resulta aún más inconcebible cuando ya fueron abriendo centros comerciales, restaurantes, casinos e incluso preparan su apertura los estadios de fútbol.

El impresionismo es tan grande que ya no impresiona. Es la primera impresión que tuvo Salvador Dalí, quien fuese considerado uno de los máximos representantes del surrealismo, cuando ingresó al mundo del impresionismo. Es que cuando los colores llegaron a sus manos pidiéndole una versión propia de este atractivo estilo, él no los defraudó. Los colocó difusos, expresivos como una lágrima emborronando la mirada, pero llenos de brillos deslumbrantes. Estas pinturas de trazos gruesos vibran de vida. El color embelesa por su brío y dinamismo. Dalí sabía deslumbrar allá donde pisaba con sus pinceles. Su huella de artista es demasiado grande como para no sobresalir, incluso en los tanteos de su aprendizaje como pintor. Claro, para él era un desafío más. En Argentina la paleta de colores se gastó y solo quedan los blancos y negros que de vez en cuando se mezclan y dan paso a los grises aunque rápidamente vuelven a su color de origen. Massa es un claro ejemplo de la gama de los grises, Alberto Fernández alías el vicario es otro. Pino Solanas, Lilita Carrió, Margarita Stolbizer, Roberto Lavagna y tantos panqueques que andan dando vuelta.

Mismo Cristina y Néstor que aplaudían las medidas neoliberales de Carlos Menem. Se salva y por ahora el mago sin dientes que fue leal al Macrismo y algún que otro. No todos los políticos son nefastos. Son pocos pero antes que nada, algunos decentes quedan. Ojo, dejo afuera a la izquierda, a los políticos de izquierda posta, no los que saludan con la derecha eh.

El caso de la nena “M” que  finalmente fue encontrada sana y salva en Luján mostró la peor cara. Berni cargó nuevamente contra la ministra Sabina Frederic y el secretario de Seguridad, Eduardo Villalba, para dejar una vez más expuestas las fisuras que existen en el Frente de Todos, al menos en esa materia, en momentos en los que la Casa Rosada aboga por la “unidad” del espacio en este año electoral. El ministro de la Provincia abofeteó al secretario de Seguridad, Eduardo Villalba y aseveró que Sabina Frederic se había enterado por la televisión.

El malestar era notorio entre las fuerzas de seguridad de Nación y Provincia. Hablamos de una nena que no tiene techo, que su madre es drogadicta y que el Estado que debiera estar presente se desdibuja como un cuadro expuesto a la lluvia y deja al descubierto que no solamente existe la nena “M”. Hay muchas y muchos chiquitos que simplemente pasan el día. Hay un abecedario completo que  es invisible. “Lo esencial es invisible ante los ojos”, escribió Antoine de Saint-Exupéry en “El Principito”. Claro, eso también es la Argentina, una fábula difícil de descifrar.  Quedada en los ´70. En la guerrilla, en la lucha de montoneros y dictadores. Entre peronchos y radichetas. No podemos quedarnos en el trance de la apnea. Es momento de salir y dar pelea. Pero una pelea educativa, moral, técnica y con metas firmes y concretas antes de que el cuadro sea aún más borroso y no sepamos distinguir si es Argentina o Venezuela.