DIME QUIEN GOBIERNA Y TE DIRÉ LO QUE PIENSO

Escribe: Hernán Leonel

En la pasada editorial, les fui comentando a modo de resumen lo que había sucedido desde la última vez que fusionamos lectura y escritura. Siempre digo que los lectores se encariñan con quien redacta, les gusta o consumen otro medio. Los periodistas somos como los psicólogos, si no entras rápido en sintonía con el profesional, pegas media vuelta y no regresas en tu vida. Con los comunicadores pasa algo similar. Por suerte hay tantos medios que uno puede leer, escuchar o mirar lo que quiere y si no le gusta, cambia de canal, de sintonía o lee otra cosa. Esto es real, aunque algunos les quieran vender otra cosa es tan simple como esto último que les acabo de contar. No hay que andar rompiendo diarios a lo “Coqui” Capitanich (ex Jefe de Gabinete de Cristina) en medio de una conferencia o decirles a los ciudadanos que miren menos a Lanata. Tal vez ellos mismos piensen que la gente es tonta y viven en una burbuja parecida a la obra de ficción de George Orwell (1984). Párrafo aparte, si no la ha leído le imploro que lo haga. No tiene desperdicio, cualquier parecido con la actualidad es pura casualidad.

Mi humilde opinión es que lea, vea y escuche a todos y luego saque sus conclusiones. Bien, vayamos al grano y demos comienzo a una nueva editorial. Haciendo alusión al título no puedo más que seguir las líneas de un pensamiento que hace unos… 160 días anda rondando en mi cabeza. La clase política argentina perdió todo tipo de rumbo. El GPS les tira cualquier dirección y ellos y ellas (ojo, en mi vida escribiré elles o ellex o pibis. Cuando lo haga por favor sepan que estaré redactando desde un nosocomio fumando opio y en pijama) van cegados a ese lugar. No distinguen Norte de Oeste, pero igual le hacen caso a la gallega. Una vez que llegan, por pura casualidad a ese lugar (Balcarce al 50 u otra dirección de mando) se desorientan y entran en un limbo donde se desdicen de todo lo que alguna vez dijeron cuando estaban en otra dirección.

Durante el gobierno de Cristina Kirchner, Mauricio Macri y su súper equipo argumentaban que el cepo era retrogrado, que la inflación era una pavada y que la lluvia de inversiones caería con tanta fuerza que pronto nos íbamos a estar inundando de dólares. Una vez que salieron de la Jefatura de Gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires y llegaron a la Casa Rosada (eso que queda en la misma ciudad) todo fue un caos y el mejor equipo de los últimos 50 años se tuvo que meter el discurso en el bolsillo y rogarle al FMI para que le tirara un bote salvavidas porque habían quedado a mitad de camino en medio del océano atlántico. No les daba ni para hacer una parada técnica en Punta del Este porque el buque se les quedaba sin nafta. Del otro lado, agitaban el fantasma del helicóptero y cada vez más voces gritaban a coro “Vamos a volver”. El dólar subía, los puestos de trabajo se perdían y poco a poco la inflación ya no era cosa de chicos, era la punta de un iceberg que amenazaba con terminar de hundir la balsa. Para ese entonces, las caras de los periodistas se transformaron en caretas a quienes se les apedreaba y difamaban cuando decían que Santiago Maldonado no era un desaparecido o criticaban al anterior gobierno.

El joven, lamentablemente se ahogó. De todas formas, para los grupos fanatizados, lo mató gendarmería previa tortura como en la época de los militares. Patricia Bullrich era casi tan mala como López Rega y Videla fusionados y Macri, el peor de los fascistas. El tipo no pegaba una en materia económica, pero de ahí a decir que era un machirulo y facho; hay un abismo. La imagen de Maldonado estaba en todas partes, hasta en la escuela se hablaba de él. (Por favor, no jodan con los pibes). Hasta Florencia Kirchner se dedicó a realizar un documental. En aquella época nefasta (2015-2019), el que robaba lo hacía por necesidad ya que el gobierno imperialista solamente hacía tratados con el mundo, pero dejaba de lado a Cuba y a Venezuela. “¿Para qué quiero cloacas?”, se preguntaban en el conurbano. “El asfalto no se come”, decían mientras Cristina redactaba en silencio su libro y Alberto Fernández comenzaba a asomar la trompa cual perro arrepentido que vuelve al rancho con sus orejas caídas, con el hocico partido, y con el rabo entre las patas, pero diciendo: “Vamos a volver mejores” y volvieron nomás. 

Pero otra vez se ve que el GPS le está jodiendo la vida y el nuevamente perdieron el rumbo. Minga vamos a volver mejores. Ahora que gobernamos nosotros, el dólar que suba todo lo que quiera. Aunque parece que les preocupa quedarse sin reserva y por eso están pensando en modificar la compra de la divisa imperialista. En vez de 200 dólares al mes, tal vez les vendan 500 al año. Y así sumarnos a países prósperos como Venezuela que sigue vendiendo sus reservas de oro a Rusia, tal vez el único país demócrata que queda, aunque le podemos sumar a China, Cuba, y algunos del Medio Oriente. Ahí sí que se respira democracia y no como en la Argentina macrista del 2015 que hacía desaparecer jóvenes militantes. Lamentablemente no se ve tanto repudio por la desaparición y muerte de Facundo Astudillo Castro luego de ser retenido por la policía bonaerense el 30 de abril.

Tampoco se ve a Florencia Kirchner pensando en hacer un documental ni a Cristina twitteando al respecto, como tampoco se la vio a Hebe de Bonafini, cofundadora de la asociación Madres de Plaza de Mayo, referirse al respecto. Durante éstos meses de cuarentena, o deconfinamiento o de ASPO (Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio) como definió el Presidente durante su última aparición tras declarar el prolongamiento de la misma, se liberaron innumerables presos que estaban a la sombra por distintos “errores” cometidos. Entre esos “errores” se les otorgó la tarjeta verde a varios violadores que se hospedan al lado de sus víctimas y hasta alguno de ellos han vuelto a violar a algunas de ellas. ¿Pero cómo se podrían dar cuenta los Jueces garantistas que estas personas del mal harían tal cosa? Hago alusión a esto porque no se ven a los colectivos feministas marchando a favor de las chicas que volvieron a ser violadas por sus antiguos violadores a quienes soltaron y llevaron a vivir al lado de sus casas.

Pero vos Macri sos un machirulo. La marcha del 17 mostró a una sociedad que salió a la calle para protestar contra la reforma judicial, contra la inseguridad y a favor de la libertad de expresión. Algunos dirigentes calificaron de ASESINOS a quienes marcharon con la bandera argentina y tildaron de antipatria a Luís Brandoni. Recordemos que el actor se tuvo que exiliar a España tras sufrir las amenazas de la triple A comandada por Isabel Duarte de Perón y su amigo López Rega y para colmo cuando retornó al país fue torturado por la última dictadura militar. No creo que Brandoni sea muy facho después de todo. Ahora, cuando los movimientos sociales cortan las calles o los amigos de Moyano entran a la fuerza a las, empresas como sucedió cuando los muchachos fueron de visita a Mercado Libre y se aglutinan en ella no pasa nada. “Es un ejemplo del sindicalismo argentino dijo Alberto” hace unos meses y hace unas horas lo recibió en la quinta de Olivos donde posaron sin barbijos y sin distanciamiento social. ¿En qué quedamos?

Juan Grabois (hippie con OSDE) quiere que se repartan los campos para que cada argentino tenga un lote. No me parece mala idea. Ahora, ¿El dueño del campo deberá seguir pagando los impuestos por el total de las hectáreas? ¿Deberá pagar por la subdivisión? ¿Se hará cargo de pagar los costos de hacer calles internas, cloacas, red de agua y otros servicios? Y… ¿quién garpa el alambre? Según Grabois hay que volver a la vieja constitución de 1949 (siempre pensando en ir para adelante, nunca en mejorar lo que hay.

Un grande) Para colmo desde el gobierno provincial comandado por Axel Kicillof se impulsó una ley que prohíbe los desalojos. La ley 15.172 fue aprobada en la Legislatura bonaerense y la misma suspende las ejecuciones hipotecarias y desalojos en todo el territorio bonaerense hasta el 30 de septiembre de este año en casos de viviendas con destino familiar y en aquellos que contemplen a un grupo de personas que puedan estar en situación de calle; Pero en los hechos, su aplicación viene frenando la posibilidad de que la Justicia y las fuerzas de seguridad impidan procesos en curso de tomas de tierras por una controvertida interpretación, según la cual la prohibición de desalojos debe incluir además a los casos de usurpaciones que se produjeron después de sancionada. Según esta interpretación, solamente se puede frenar una usurpación si la Policía actúa en el momento exacto de la toma. Entiéndase como que si los agarran justo cuando estaban saltando el alambrado o quebrantando una puerta pueden hacer algo. De lo contrario… tú casa o tu lote ya no será más ni tú casa ni tu lote. Por suerte todavía están nuestros queridos jubilados a quienes podemos dejar en casa con una recortada. Como escribí la vez pasada, son los nuevos héroes de la patria. Quienes con gusto te protegen el rancho ya que son inimputables y entre estar encerrados en la casa o en el pabellón, no dudan. La economía decrece y la pandemia hace que el tener agua potable y cloacas sea un lujo. Pero claro, estas cosas nunca fueron esenciales hasta hoy. Lo que queda es robar todo lo que se pueda y que contenga bronce; ya sea picaportes, estatuas, números de las casas, canillas, cable, y monedas

 Esto último es de no creer, pero tristemente es real. En Argentina tiene más valor el cobre de la moneda que el precio de la moneda en sí. Ejemplo, una moneda con su valor nominal compra lo que valga o pueda con ella, pero si se la vende como cobre le dan el triple. Por último, anteriormente los que ahora “volvieron mejores” decían que acordar con el FMI era traición a la patria. Ya les expliqué a varios sectores de la izquierda que algunos de sus representantes aún viajan a Miami de vacaciones, usan rolex, se compran iphones y manejan autos alemanes, pero ellos siguen pensando que el FMI es el peor de los males. Pero volviendo al actual gobierno, están pensando en volver a pedir algunos dólares, pero ojo, solamente porque la anterior administración fascista y machirula junto al mejor equipo económico de los últimos 50 años no supieron que hacer durante los 4 años de contrato que tuvieron tras alquilar la Casa Rosada y hacer de cuenta como si fuese rentar una casa quinta en el verano. Los viejos nuevos mejorados inquilinos tampoco saben mucho que hacer, pero ya firmaron algunos acuerdos con el democrático gobierno chino a cambio de algunos cerdos. El que debe de estar contento es el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García ya que es socio en un emprendimiento de… justamente… cerdos. Espero que haga un buen negocio y los cambie por algunas vacunas contra el COVID y así recuerde que está en un gobierno. No sea cosa que ahora que está gobernando piense de otra forma. Y si de contradicciones hablamos, nadie mejor que el Presidente actual quien también como el anterior vivió siempre en CABA, pero desde que llegó a Balcarce 50 se desorientó.

Durante un tiempo no muy lejano dijo, en el programa Animales Sueltos (ciclo que conducía, Fantino) que: “En el tercer [segundo] mandato de Cristina es dificilísimo encontrar algo virtuoso. He hecho un enorme esfuerzo: lo único virtuoso que tuvo el último mandato es el desarrollo en ciencia y tecnología; y siguió; Creo que ahí Cristina tiene una enorme distorsión sobre la realidad, francamente lo digo. Si Cristina revisa las cosas que dijo, debería rectificarse un montón de cosas. Llegó a decir que Alemania estaba peor que nosotros en materia de pobreza. Sostuvo hasta el final que el cepo no existía y que la inflación no es importante. Eso es negación, es una negación terca, por momentos absurda; Lo mejor lo dejo para el final.

 La frutilla del postre, seguramente ya lo haya leído en algún otro medio, pero siempre está bueno recordar de dónde venimos y hacia dónde vamos. En ese mismo reportaje televisivo, el por entonces ex Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner y ni por imaginación alguna el hoy Presidente de la Nación que tiene como vice a Cristina Fernández de Kirchner ¿o es al revés? ¿Ella preside y él es el vice?, bueno sea como sea estoy haciendo referencia de Alberto Fernández de Kir… argumentó: “De haberme quedado [en el gobierno de Cristina], debería haber sido parte del séquito de obedientes. Para mí la política no es un ejercicio de obediencia, es un ejercicio de reflexión y de debate. La que se olvidó de eso fue Cristina. Y agregó: “El peronismo a lo largo de la democracia fue todo […] y solo fue patético con Cristina.  Fue patético, fue el partido de la obediencia, Pero luego, fue elegido como compañero de fórmula de Cristina y todo cambió. “Vos que tanto me despotricaste ahora vas a ser mi candidato y serás obediente” (Imagino que ella le dijo a él) Luego de esa conversación donde solo hubo una oradora, él la volvió a ver linda, buena, tranquila y con un solo objetivo. Sí claro, tener las causas archivadas, borradas y con una escarapela y a él con un lindo bonete. Ahora me queda más claro. Nunca mejor remate para dar por finalizada esta columna y que se pega al título de la misma:

“Dime Quién Gobierna y Te Diré lo que Pienso”