EN TIEMPOS DE PANDEMIA: LO QUE NOS TOCA VIVIR

 Una nota de Mario Daniel Torres
Por momentos me resulta extraño observar el desarrollo de cómo actúa y administra este gobierno, que se cree popular y a la vez se manifiesta igualitario, cosas que no resultan visibles y que no se pueden observar en  muchos de sus integrantes y por ende sus actuaciones a diario.

Sin animo de esperar que todo sea color de rosa, por como esta nuestra situación, por diversos motivos y en tiempos en los cuales hemos decaído no solo económicamente sino en conductas que se fueron mostrando con nuestros comportamientos.

   En algunos casos nos están  mostrando con conductas equivocas, y seria necesario por nosotros mismo y por la imagen que están mostrando al mundo que cambien de conducta.

   Si bien todas las ciudades tienen sus particularidades, creo el que no sirve el mostrar comportamientos y acciones que no son las generalidades y aun estamos a tiempo de producir el cambio. Habitualmente le damos al otro el perdón y no nos mostramos iguales entre ciudadanos, o sea, nuestra vida cotidiana y quizás sea allí donde debemos profundizar,  ya que observar como se nos dictan las medidas parecen ser ordenes superiores y no el mensaje de autoridad, dado que no hay mas peso que una ley para decirnos que hacer o dejar de hacer, por ejemplo: lo dicho con la pandemia, el habernos impuesto el corte de nuestras reuniones familiares, que en  nuestra sociedad son  parte de nuestras vidas y aunque no todos se quejen hizo y hace sufrir a abuelos, padres e hijos, en general la familia, que sin  embargo obedeció pero vio como avanzaba el contagio, pero ojala hubiese sido solo eso , ya que la prevención de la pandemia trajo consigo otros inconvenientes, uno de los mas dolorosos, dentro de los mas delicados es la separación de los niños con su mundo, la escuela, sus maestros, sus compañeritos de grado y su vida escolar, pero aquellos que nos gobiernan en la intención de la cuarentena según ellos aconsejaba por profesionales de la Sanidad, nos mostraban filminas con números y así fuimos achicando nuestro convivir, así fueron achicándose nuestras vidas. Demás estaría la queja de los muchos derechos que se fueron viendo vulnerados y que desgraciadamente pareciera que no son respetados, de acuerdo a lo establecido en nuestra Constitución.

  Además muchas palabras hirientes son expresadas y no nos ayudan en nada, y así desde las medidas por el COVID 19 que al parecer no se trabajo en tiempo y forma su testeo, por lo cual solo debemos cuidarnos y esperar la ansiada vacuna, rogando a Dios proteja al Ejercito de Primaria Línea Sanitaria, para que puedan seguir adelanta, sin  ser contagiadas, aunque esto ultimo lo vienen soportando como se puede.

   Frente a todo esto, que para todos nosotros es nuevo y escapa en algunos casos a nuestra voluntad vemos entre otras cosas, como muchos comerciantes cierran sus persianas, otros pelean como pueden con los protocolos para poder subsistir y prepararse para cuando este bendito coronavirus y si estas epidemias cambian los destinos de las ciudades, nosotros podemos asegurar que en cuanto al  nuestro vemos que han aparecido muchas personas que si bien reclaman por hambre es un algo mas ya que la pobreza dice del hambre, pero no dice de aflorar intenciones que a veces sobrepasan la verdadera intención.

   El ser pobre es un sentimiento fuerte hacia lograr mejorar y buscar lo mejor honestamente, no escapa a nadie que mucha gente la esta pasando muy mal, y como consecuencia de la pandemia se fue cerrando el mercado de trabajo aun por cuenta propia, que influyo en las familias jóvenes, que mas allá de los hijos tenían un techo, pero que la falta de ingresos llevo a dejar el departamento, la habitación o el lugar que compartía para vivir dignamente… Y así con situaciones similares que les toca el mal trance  en muchas de las barriadas humildes, apareció el “puntero político” que de alguna forma tomo contacto con los jóvenes vecinos a los que comienza a darle consejos para seguir a determinados personajes de la política a fin de conseguir ayuda, comestibles y tras ello la orientación para obtener un terreno a fin de lograr algo propio y con ese amiguismo y promesas que solo beneficiaran al popular dirigente lo ayudara a conseguir el terreno, chapas, maderas, dándole forma al proyecto del techo propio, donde la esposa o compañera y sus hijos comenzaran otra etapa colmada de sueños y de esa manera ocasionando mas problemas a los ya tenido, lo arrastrara al partido que sea, sea de tendencia de izquierda, piquetero u otra, convenciéndolo que será fácil tomar y ocupar un lote sin  papel alguno, y de esa manera como una aventura y apremiado por las circunstancias el jefe de familia un DIA y hora determinada se largara a ocupar las tierras, de acuerdo al ojo del puntero, tendrá el lote cercado por un cable o cordel sin medida alguna donde empieza la línea demarcatoria, y con los agravantes de no contar con los servicios de agua, luz y quizás sea inundadle, nunca se sabe, pero la familia que lo ocupara dormirá entre nylon y lonas sin piso, sin baño y solo con una lata de agua que consiguieron en alguna estación de servicio, las calamidades que le tocara vivir, le duelen a cualquier cristiano que sabe que esa usurpación de tierras no sirve para nadie salvo para los intereses espurios de políticos que tienen sus planes de explicación para aquellos que creyeron en ellos buscando una salida a la difícil situación que atraviesan desde hace años padeciendo muchos vecinos y pese al tiempo transcurrido ningún gobierno logro elaborar un Plan para la solución definitiva, sino que siempre fueron paliativos de resultados inciertos como fuera en su momento Sueños Compartidos y otros.

   Axial el vecino de Buenos Aires o de provincia comienza a enterarse de la toma de terrenos y de todos los acontecimientos de los hombres y mujeres okupas, así punteros, gente de la Gobernación y de la Justicia se vuelcan a tomar datos de las familias sabiendo que están todos en forma irregular y sin un  futuro próximo y en los días previos ala intervención de la Justicia, aparecen  los números que descarnan lo que esta situación oculta, por ejemplo: dos mil  quinientas familias, dos mil novecientos noventa y cinco niños, cuyas edades no superan los quince años.

   Las casitas son cajones de madera cuadrados sin puerta, sin ventanas, sin tendido de luz y otros servicios esenciales, algunos con colchones, frazadas, con fuego de brasas, ya sea, de leña o carbón y nada mas, solo pedir el buen tiempo, ya que la lluvia formo pequeñas lagunas y por índole pisar barro y tratar de cuidar los elementos de cada casilla, mas allá de este escenario en las oficinas los dirigentes que dicen interesarse, presionan a los funcionarios y a la Gobernación y la opinión publica permanece expectante, de esta forma se logro que el Juez interviniente otorgara una prorroga hasta el 15 o el 30 de octubre, en tiempo sin lluvia y pacíficamente, se procedería al operativo de desocupación de predio.

  Por otro lado el día primero que había sido fijado para el desalojo,desde la  noche anterior se observaba a gran cantidad de jóvenes con banderas, bombos, que concurrieron a pasar la noche en el interior del predio, muchos con el acompañamiento de bebidas con o sin alcohol, mujeres solas con sus hijos, familias pero en si un conjunto de personas que nada tenían que ver con la ocupación y si con  sus ideales de izquierda que según manifestaban no permitirían el desalojo de esa gente humilde que no tenían donde vivir y que al parecer serian censadas por la Gobernación con el fin  de inscribirlos en planes de vivienda a pagar mensualmente, por lo tanto se solicito al Sr. Juez la prorroga del desalojo, buscando lo mejor para esas familias según el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kiciloff que justo tuvo que ser aislado por haber tenido contacto directo con una persona con Covid19 y todo que pendiente, ojala se logre dar beneficio a toda esa gente que usurpo el predio de Guernica.