La Educación…

Una NOTA de la LIC. CRISTINADELL ‘INMAGINE
Perito Psicológa (UBA) MN.28545
MP. 81716


Quien ha sido premiada oportunamente con el Nobel de la paz es Malala Yousafzai una adolescente paquistaní militante por los derechos de las niñas que sobrevivió a un ataque a balazos de los integristas. Es una niña  que se enfrentó a su cultura  y propuso “Educación, educación, educación! Coincido plenamente con ella. Lo que necesitamos es educación considerando que etimológicamente proviene del latín “ex  ducere”: y significa  sacar, extraer las potencialidades de cada uno para que pueda desarrollarlas de la mejor manera posible.

Para poder vivir en una sociedad sana necesitamos más  y mejor educación, y eso implica  que en las familias la violencia sea erradicada, que las escuelas de educación formal estén en condiciones dignas para docentes, estudiantes y toda la comunidad educativa. Porque para que el proceso de enseñanza-aprendizaje pueda desarrollarse  deben estar dadas todas las condiciones. Un niño o niña que no tiene para comer tampoco puede aprender. El 70 % de los pobres de este planeta somos mujeres. Se repitió infinidad de veces, pero es necesario insistir: cuando se logra educar a una mujer, se rompe el círculo de la pobreza. Los motivos son varios y en su mayoría obedecen al más llano sentido común. Hay una gran cantidad de estudios, encuestas y estadísticas, y todo confluye hacia aquella famosa frase  acerca de que educar a un hombre es educar a un individuo, pero educar a  una  mujer es  educar a una generación (o “a una familia” o a “una nación”, según las  distintas versiones)

La educación quiere y favorece la libertad de quien la recibe. Por supuesto la libertad de la mano de la responsabilidad. 

El 2015  es un año clave para evaluar lo adquirido desde 1990, cuando se comenzó a trabajar bajo consenso internacional para los objetivos del milenio (ODM). (http://www.un.org/es/millenniumgoals/) En materia de educación se planteó expandir  el cuidado  y la educación en la infancia, proveer enseñanza gratuita y obligatoria, proveer aprendizaje y habilidades vitales para jóvenes y adultos, crecer un 50 % en términos de alfabetismo, mejorar la calidad educativa y lograr igualdad de género para el año 2015.

En nuestro país asistimos como espectadores cautivos a una disputa entre nuestro gobernador y otro pre-candidato a presidente que especulan constantemente tratando de adivinar quien ganará las elecciones,  derrochando dinero en cada puesta en escena. Mientras tanto nuestros niños, pierden clases, pierden nivel educativo, pierden tiempo, se espera que almuercen con 7 pesos por día, y aprendan  en  escuelas con graves problemas edilicios. 

Hay algo que tiene que cambiar y es urgente. Por nosotros, por ellas, por los niños y las niñas, por todos…