LA IMPORTANCIA DE TENER UN BACKUP

Al llegar a la oficina y antes de poner la pava para el mate apretó el botón de encendido de la computadora. Preparo mi bebida necesaria (sin mate no puedo pensar bien) con el agua en la temperatura justa y me acerco dispuesto a poner la clave pero… oh sorpresa! Pantalla negra y un error que me indica (en inglés) que ponga el disco de booteo y escucho un TOC, TOC, TOC que no me gusta nada. Qué pasó? Se me dañó el disco rígido. Me entra la desesperación, pienso en la base de datos de mis clientes, las fotos de mis hijos desde que nacieron, los videos de los actos de egresados, los programas instalados.

Esta es una situación que puede darse. Por más cuidado que uno tenga nadie está exento de que  se le “muera” el disco de la máquina. Pero uno puede mitigar los problemas que ello trae. De qué forma? Con una copia de seguridad o backup.

– ¿Qué es eso?

  Según Wikipedia, una “copia de seguridad”, “copia de respaldo” o también llamado “backup” (su nombre en inglés) en tecnologías de la información e informática es una copia de los datos originales que se realiza con el fin de disponer de un medio para recuperarlos en caso de su pérdida.

 Un disco rígido vale (en mi opinión) más por la información que contiene que por el valor monetario del mismo. En la actualidad (fines de agosto de 2016) un disco rondará los $ 1000.- mientras que si hay que mandarlo a una empresa a recuperar los datos el valor de este trabajo ronda los $ 4500.- (y hay veces que no se puede recuperar totalmente).

Para hacer un buen backup según mi experiencia hay que considerar cuatro cosas que se resumirían en cuatro preguntas: Qué quiero resguardar? Dónde lo quiero resguardar? Cada cuánto tiempo quiero resguardarlo? Cómo lo voy a resguardar?

Pero como decía el descuartizador, vayamos por partes…

– ¿Qué quiero resguardar?

  Si el disco se rompió, me robaron la netbook  o notebook, o tuve cualquier otro tipo de contingencia, lo más importante son los archivos generados por mí, mi entorno familiar o mi empresa. El sistema operativo (Windows o Linux), los programas, la música descargada, las películas descargadas y cualquier otra cosa generada por otros se puede volver a descargar o instalar. Lo importante a resguardar son (generalmente) fotos, videos, archivos de Word, Excel, bases de datos y mails. Todo eso suele estar (si uno es lo suficientemente ordenado) dentro de una misma carpeta, que puede ser “Documents and Settings” en XP o “Users” o “Usuarios” en Windows Vista en adelante. Y dentro de esta carpeta debemos encontrar otra con el nombre del usuario.

Donde resguardarlo? Eso va a depender de la cantidad de información que quiera resguardar. Si lo que tengo son hasta 14 Gb con un pen drive grande puede alcanzarme, si es más debo pensar en adquirir un disco externo. Una opción alternativa es hacer un backup vía internet. Hay servicios como dropbox o google drive que ofrecen un cierto espacio de almacenamiento para poder guardar allí mediante una conexión a internet y protegido por una contraseña los archivos que querramos guardar.  Para esta opción hay que tener en cuenta que el copiarlos es un proceso más lento por ser vía internet pero al que se tiene acceso desde cualquier lado solo conociendo el nombre de usuario y la clave.

-¿Cada cuánto tiempo quiero resguardarlo?

  Eso depende de cuanta información estoy dispuesto a perder. Supongamos que en mi oficina tengo por costumbre hacer backup una vez al mes, todos los días primero. El último backup que hice fue el 01/08/2016… si pierdo información hoy que es 29 pierdo lo realizado en los últimos 29 días. Si en vez de hacerlos mensualmente hiciera todos los lunes a primera hora y se me rompe el viernes pierdo solo 5 días de información. Si fuera más obsesivo e hiciera todos los días a última hora (por ejemplo) y pierdo la información hoy al mediodía solo pierdo lo que hice durante la mañana. Eso va a depender de la frecuencia con que vaya generando información (no es lo mismo lo que se genera en un ámbito laboral de una pyme, que en el de una gran empresa o que en uno familiar por ejemplo).

  La respuesta a la cuarta pregunta la dejaremos para la próxima nota.