LA VILLA DE LUJAN FUE SEDE DE LA FONDA DE LOS PAYADORES CONCURRIDA POR GABINO EZEIZA,EL «NEGRO» CAZON Y BETINOTTI

El día 10 de noviembre se conmemora el «Día de la Tradición» en homenaje a José Hernández quien había nacido en esa fecha en el año 1834,  en la Chacra de Pueyrredón, San Isidro.

Sus obras máximas fueron el Martín Fierro (1872) y la «Vuelta del Martín Fierro» (1879).

PLACA

RECORDATORIA

La Junta Municipal de Estudios Históricos en el año 1997 colocó una placa recordatoria, como señalización histórica en el lugar donde estuvo ubicada la «Fonda de los Payadores», en la esquina de Colón y Mitre.

¿QUIENES FUERON

LOS PAYADORES?

Se trataba de aquellos gauchos que improvisaban y componían en el momento mismo de cantar o recitar.

Los payadores en Luján se destacaron siempre desde la misma época de la Colonia, porque la Villa era el centro de donde partían las carretas hacia las Salinas o el interior y nadie faltaba en los encuentros. Aquí se reunían: carreteros, postillones, viajeros, peregrinos y devotos de Nuestra Señora de Luján.

TAMBIEN EN

LOS FOGONES

En los fogones, que también se formaban para el 8 de Diciembre, y en los días previos y posteriores al Día de la Vírgen, los payadores solían cantar en honor a la «Virgen Gaucha».

Los payadores simples y de contrapunto se hacían preguntas y respondían, por turno y en verso, durando muchas veces horas, hasta que uno se daba por vencido era costumbre en las fiestas campestres, en las yerras o reuniones.

¿QUE FUE LA «FONDA

DE LOS PAYADORES»?

Dicha fonda estuvo ubicada mucho tiempo justo en la esquina de las hoy calles Colón y Mitre.

La fonda nombrada fue abierta, según dice Martín Dorronzoro en su libro: «Pago, Villa y Ciudad de Luján», por Don Genaro Nuñez, y más tarde fue comprada por Don Angel Penna.

En los años de Nuñez y Penna, se reunían muchos hombres de la campaña, por lo general paisanos, entre los que sabían estar Don Martiniano Vega, amigo y compañero de Moreira y Julián Andrade.

PAYADORES DE

SINGULAR NOMBRADIA

Además, solían armarse reuniones cuyo número principal era algún payador. Entre  otros que se contaron se recuerda que estuvieron el propio Gabino Ezeiza, el «Negro» Higinio Cazón, Betinotti, más tarde Luis García, siguiendo las huellas de estos inspirados cultores de la canción criolla de tendencia sentimental y culta.

HASTA BIEN ENTRADO

EL NUEVO DIA

En esas reuniones, que finalizaban cuando el sol estaba en lo alto, andaba Sinesio Mendoza.

Se trataba de un cantor lujanense que no amainó su fama en las comparaciones con los buenos.

Aquellas viejas paredes de la fonda de Nuñez y Penna sintieron fuertemente la impresión de innumerable cantidad de relatos y cantos de un pasado, formado con el valor, el ensueño gaucho novelado en la forjación histórica por él mismo.

Con la tradición de los hechos la melodía de la guitarra bohemia, adornada con cintas de la patría; melodía que en sus lazos invisibles tomaba el pensamiento surgido con sencillez del corazón y lo elevaba para que fuese a conmover las estrellas. Porque cuando caen lágrimas de los ojos de los criollos es porque están llorando desde el cielo o desde el fondo de la tierra.

CERRO A PRINCIPIOS

DEL SIGLO PASADO

Hacía 1910, la fonda cerró y abrió sus puertas la farmacia Roma, que realmente duró poco.

La casa era propiedad de Don Benito Rodríguez. En el año 1923 fue adquirida por doña Josefa A. de Nuñez, pasando luego a Alejandro Aggio.

EL TESTIMONIO

ESCRITO

La fonda, de la cual dejó  testimonio escrito Martín Dorronzoro, y  los recuerdos y anécdotas que se conservan en forma oral, fue sin lugar a dudas, un sitio que debe señalizarse porque nos habla de una época, de otras costumbres que tenemos la obligación de mantener para las futuras generaciones.

UN PARRAFO

PARA SINESIO  

Es importante recordar  que  el payador Sinesio Mendoza, nació en Luján, el 14 de mayo de 1880. Compitió en la fonda con otro grande Gabino Ezeiza.  Mendoza recibió lecciones del maestro Salas Olivares.

Se casó con Catalina Lenan y tuvieron diez hijos: María Eva, Catalina Ana, María Luisa, Lina, Mora, Desiderio, Gabriel, Oscar, Osvaldo y René.  Falleció el 25 de marzo de 1931.

En su nombre festejamos el Día de la Tradición y con la señalización histórica existente de la «Fonda de los Payadores», el homenaje permanente a todos los criollos, cantores y músicos de nuestra tradición gaucha que es inmortal.