LAS GENEROSAS DONACIONES QUE RECIBE EL INTENDENTE BOTO

Desde su inicio, hace casi un año, el gobierno municipal del intendente Leonardo Boto viene recibiendo contribuciones supuestamente desinteresados por parte de empresas privadas. La reiteración de estas acciones nos alerta; y la falta de información nos impone la necesidad de no avalar propuestas que no hayan sido suficientemente aclaradas.

Primero fue la donación de la obra de remodelación de los baños de la Estación Terminal de Ómnibus. Es sabido que la empresa que ha ofrecido esa contribución, Lener Construcciones S.A., está directamente interesada en varios emprendimientos privados en Luján, tanto en urbanizaciones cerradas como en la construcción de edificios de altura. La viabilidad de esos proyectos se encuentra estrechamente vinculada a las normas locales sobre uso del suelo, en particular el Código de Ordenamiento Urbano (COU). Y también es conocido por todos que cualquier simple adecuación a las disposiciones del COU, por mínima que parezca, puede implicar cambios en los indicadores urbanísticos que permitan ampliar o disminuir la rentabilidad de un proyecto.

   En pocas palabras: modificar un indicador o una zonificación puede hacer que un emprendedor pueda obtener más lotes o construir más departamentos, y en cualquiera de esos casos obtener mayores ganancias. Últimamente se estima también que esta misma empresa tendría intereses en la posibilidad de adjudicarse alguna obra complementaria en las riberas del río Luján, dentro del plan integral para la prevención de inundaciones.

    Incluso se afirma que, a partir de esas obras, serían posibles nuevos emprendimientos turísticos en esa zona, y que esa empresa aspiraría a beneficiarse con ello. Precisamente para evitar cualquier especulación sobre las segundas intenciones que pudiera tener el donante de la obra de los baños de la Terminal, en su momento reclamamos que la ordenanza exigiera que la empresa no pudiera obtener “ningún beneficio de ninguna naturaleza, a excepción de la difusión de su colaboración”; y que su donación no debiera producir “ninguna incidencia sobre cualquier otra vinculación actual o futura entre la Municipalidad y la donante”.

     Ahora el Ejecutivo nos ha sorprendido con otra generosa contribución al Municipio: un particular, Bruno Migliardo, ofrece donar cuatro parcelas de tierra aledañas al basural municipal, que suman poco más de 14 hectáreas. Lo curioso es que Migliardo manifestó –por escritura pública– su voluntad de efectuar la donación el mismo día en que compró esos terrenos.

   Según se expresa en el documento, “LE CORRESPONDE al donante por compra que hiciera en el día de la fecha, a Nuevas Ruta S.A. Concesionaria Vial – en liquidación”. Sin embargo, no ha sido incorporada en el expediente municipal ninguna documentación que acredite esa operación, ni por lo tanto el carácter de propietario de Bruno Migliardo.

Es más, ante ARBA, esas tierras siguen perteneciendo a Nuevas Rutas S.A. Cabe señalar que la esposa de Bruno Migliardo es funcionaria del Consejo Federal de Inversiones (CFI), y que la familia de ella se encuentra vinculada a una de las compañías financieras más importantes del país, de capitales británicos y con inversiones en distintos lugares del mundo.

    El intendente envió el expediente al Concejo Deliberante sin esa información esencial. Es imposible tratarlo en esas condiciones. También pediremos que se informe cuál ha sido el interés que ha motivado la generosidad del donante. Y exigiremos, una vez más, que el Municipio no otorgue ningún beneficio ni compensación bajo ningún concepto como retribución por su contribución. Lamentablemente, la transparencia en la información, la firmeza del sector público en la determinación de las reglas y la separación entre los intereses públicos y privados siguen siendo asignaturas pendientes en la gestión del intendente Leonardo Boto.

O tal vez, a un año de su inicio, es tiempo de pensar que la oscuridad en la divulgación de los actos de gobierno, el sometimiento de sus decisiones a los intereses de algunos amigos y la confusión entre los bienes del Estado y su uso con fines privados sean la característica de la actual administración.

  Firman: Fernando CASSET, Daniel CURCI CASTRO, María de la Paz ELÍAS, Héctor GRIFFINI, Alejandra JUÁREZ, Marcela MANNO, Silvina MENDOZA, Alejandra ROSSO, Dardo SONNENBERG y Alberto TRISCIUZZI.