PARA TERMINAR LA JODA: HONESTIDAD ANTE TODO

Una Nota de: Mario Daniel Torres
 Mucha gente me llamo gracias a Dios, después de la última nota y otros me pidieron ampliar mi comentario pedido de Basta de Joda, no por ser un experto en los artículos que denuncio sino que pienso se podrían mejorar y en honor y respeto a los lectores y a quienes siguen creyendo y queriendo a nuestra Argentina les arrimo lo que yo voy analizando de la calle.

Además, les sumo los años de charlista que pienso hoy los volveré escritura. Lo hago porque no se perjudique a nadie y tengan todos la convicción que caímos y como nunca antes, ya que, no quedo nada sobre la esperanza, ya que la carta de actividad que muchos pensábamos jugar la vemos disipada. El consumo se dio la mano y también cayo, lo acompaño la pandemia que nos cerco y no pudimos ensayar nada, pero aun con todo en contra, puesto que esto no era nuevo y viene arrastrándose desde hace sesenta o setenta años, que no la pegamos con lo que nos prometen y que abría que tener para poder vivir, por ello sin planes que no prosperan y solo basta mirar a nuestros adultos mayores como van quedando postergados con total falta de respeto, siendo ellos que fueron en muchos años los pilares fundamentales que tuvo esta Nación y que sería muy bueno no solo recordarlo sino poner en practica aquella mano de obra en empresas, talleres, oficinas, agricultura, fabricas, con derechos plenos sin miedos y no olvidando a nadie.

Hoy los desencuentros que aparecen  en casi todo momento quitan la valía a aquella monumental que siempre pensamos no se tocaría a nosotros por tal o cual motivo sin darnos cuenta que todos somos necesarios y que si bien una mayoría es la que gobierna, quedan los restantes que son personas de carne y hueso y si nos miramos veremos que no somos diferentes por el contrario, los deberíamos tomar como ejemplo que sin ser lo mejor socializaban su trabajo y le servía a todos.

Al expresar esto lo hago hasta con Dios, que fue uno de los primeros que hablo de la amistad, amor, perdón, arrepentimiento, en una palabra basta de grietas, basta de heridas,  de desencuentros, los necesitamos a todos y es urgente, será beneficioso ya que volveríamos a comenzar, pero no dejando todo de lado sino defendiendo lo bueno de las medidas que nos hicieron y que hicimos.

Pisar sobre seguro y recordar aquello de que aquel que las hace, las debe saldar, pero sin escándalos, con Justicia verdadera donde cada uno ponga lo mejor de si y no busque o rebusque que me podría tocar a mí, quizás parezca difícil pero no imposible, solo se necesita que todos nos sinceremos y quizás tengamos que arrepentirnos de alguna situación, pero todos nos pondremos a revisar el Sistema Productivo, diciendo basta de impuestos por el contrario revisar y quitar, o sea, de una vez y para siempre realizar la Reforma Tributaria, buscar que la Legislación Laboral sirva a los que emprenden  para poder crecer accediendo a Mercados que están ávidos de recibirnos, solo tenemos que borrar la imagen de no invertir en Argentina, ya que es insegura y no por su pueblo, habiendo dejado sin valor su moneda.

Estudiar todos los mercados, no dejar ninguno porque esa mentalidad de proyectarnos solo con lo que brilla mucho, no nos hace bien.

Sería bien poco, ya que, con ver los puertos, las rutas, las autopistas, los recursos humanos y naturales, sería la mejor palabra de confianza a otros países, aunque somos Argentina, pero no nos podemos quedar en los números siniestros donde nos enteramos que cerraron 25 mil comercios de todo tamaño y por ende la gente perdió casi 300 mil puestos de trabajo. Sabemos estimadamente lo perdido hasta ahora y podrá ser peor, salvo que entre nosotros nazca un verdadero Plan de Progreso sin tanto discurso y mucha crítica, que el hablar sirva para darnos a conocer y difundir lo que se va proyectando sin dejar a nadie al costado, recordemos aquellos inmigrantes que junto a los nuestros poblaron y no les pareció lejos ninguna provincia, basta con solo mirar la Capital del País y veremos el cambio de aquello donde faltaba casi todo y sin embargo crecieron muchas Empresas, con lo que tenemos podemos defendernos y así los que sigan  no solo se van a  mantener sino hasta se van a agrandar.

Es imposible hoy, que nuevamente nos vayamos a conformar con no avanzar, con no pretender que todo empresario, comerciante o trabajador de acuerdo a lo que trabaje podrá crecer y prosperar, solo hace falta la Honestidad y querer a esta hermosa Patria que puedo asegurarle en cuantos tendrá proyectos que nadie quiso escuchar, sumado al poder sindical que no deja crecer ni al obrero  ni al empresario, para ello deberá cambiar para ser una entidad realmente defensora de los trabajadores y no solo con poder que muestre las manos a pedir, el Sindicato deberá ser tribuna y Juez de los trabajadores, pero no muestrario de poder.

Sobre el Empresariado valdría la pena decir que debe dedicarse a la política social y defensa hermanada de decisiones siempre con el destino La Patria.

Con referencia a los cargos políticos se hace imprescindible el Sistema de Ficha Limpia, o sea, que deban ajustarse a Proyectos de Funcionamiento normal sin mezclar su actividad política con los negocios empresarios.

Quizás parezca mucho lo que se pide, pero estoy seguro que no es así, la mayoría de la gente aun tiene voluntad de sacrificio y entre todos podemos poner en prácticas las experiencias y nuestro pasado que fue trabajar por y para el país. Para ello hay que establecer reglas claras, en tanto, mientras algunos pensamos con estos dichos vertidos en la letra para volver a comenzar  desde el Gobierno Central no acompañan, se ha emprendido una campaña agresiva y casi pensando en la venganza, situación que al público en general no le agrada y no esta disputando ninguna otra cosa que buscar la felicidad sintiéndose orgullosos miles de ciudadanos que aun sin vivir en plena ciudad disfrutan su crecimiento y sienten orgullo de que sea la Capital de la Argentina, ya que solo ver la cara de satisfacción de los turistas que nos visitan, habla de lo bien que esta nuestra querida Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero ahora la quieren ahogar sacándole millones de pesos, que según el presidente y su vice reciben dineros que no le corresponden, sin darse cuenta que están avasallando lo dispuesto en nuestra Ley Suprema, La Constitución Argentina, y lastimosamente los hombres que deberían ser imparciales y que llenan el Congreso Nacional se apuran por votar lo que manda el oficialismo y así surgen aliados que son soldados de los señores gobernadores y que pareciera han vendido su alma al diablo, dado que las medidas tomadas no son bien vistas incluso por otras provincias, las cuales piensan hoy le toca a la Ciudad Autónoma, mañana el ataque puede ser a cualquier provincia de la República que no responda a los intereses oficialistas.

No hay respeto alguno y el arrebato sufrido solo la Suprema Corte de Justicia lo podrá esclarecer, lo cual da muestra de tristezas porque no crecemos y por el contrario con planes totalitarios y la falta de ética y valor mostramos al Mundo que somos un país sin destino.

Cuando pararemos esta joda.