RECUPERANDO LUJÁN, CASTIGANDO A LOS LUJANENSES

El Presidente de la Nación anunció medidas de restricción en relación a la pandemia de COVID-19. Estas medidas, lamentablemente, apuntan a la misma estrategia que se implementó en marzo del 2020: más toque de queda, cierre de escuelas y menos horario comercial. Pero, ¿qué ocurre en Luján?

El contexto de crisis económica y social que nuestro país está viviendo no es ajeno a nuestros vecinos lujanenses. Después de un año sin clases y con una cuarentena eterna, tenemos menos trabajo y menos educación. El saldo son cientos de familias sin trabajo, y pymes, comercios, restaurantes y bares cerrados. Como devolución a ese sacrificio, hemos tenido que observar testeos insuficientes, la falta de las de vacunas prometidas y una palabra devaluada y débil de las autoridades políticas. Nos indignamos, además, con los presos liberados en las calles, robando y matando impunemente en todo el país, y con la vacunación de los amigos del poder que motivó la renuncia de Ginés González García, pero que está lejos de haber terminado.

También, hemos tenido que soportar escándalos que el Gobierno Municipal del Intendente Boto nos regaló, como las compras sospechosas de alimentos de emergencia por 56 millones de pesos al comienzo de la cuarentena y que terminó con una denuncia penal y la renuncia del entonces Secretario de Economía. Tuvimos que observar la falta de insumos en nuestro Hospital Municipal y escuchar promesas faraónicas de obras que, hasta el momento, brillan por su ausencia y que cuestan creer en medio del caos en que vivimos.   Nuestros vecinos sufrieron por semanas la falta de agua corriente en medio del verano. Como corolario, hemos visto fiestas clandestinas multitudinarias y descontrol total, incluso en espacios públicos, siendo la más escandalosa aquella realizada en la localidad de Jáuregui, en la que los cientos de asistentes se encontraron en el predio de la Estación y que el Intendente Boto decidió ignorar con toda claridad.

Después de todas estas burlas a la ciudadanía, vuelven a culpar a los vecinos de esta segunda ola de contagios por COVID-19, y nos piden un esfuerzo más. ¿Un esfuerzo más para qué? ¿Para que nos sigan desprotegiendo? ¿Para que sigan improvisando? ¿Para que nos digan que “recuperan Luján” mientras nos castigan permanentemente? No. Decimos basta a este juego que profundiza la decadencia en la que estamos sumergidos. Necesitamos medidas razonables que equilibren el trabajo, la educación y la salud, y un Intendente coherente, transparente y creíble que las aplique. Hasta el momento, hemos recibido todo lo contrario.

Desde Juntos por el Cambio Luján creemos que es inadmisible no escuchar autocríticas por parte del gobierno nacional, provincial y municipal, en cuanto las medidas tomadas con anterioridad y que pretenden volver a aplicar. Hoy ya no tenemos margen de equivocación. Con estas medidas estamos presenciando la destrucción definitiva de cientos de puestos de trabajo en Luján, la profundización de la falta de instrucción en nuestros chicos y la consecuente pobreza económica y educativa. Ante esto, nos estamos encaminando nuevamente al fracaso. No lo podemos aceptar. No lo vamos a aceptar..

Protocolos para cada actividad, controles estrictos de los mismos y dar el ejemplo desde las autoridades para recuperar credibilidad fomentando la responsabilidad. LAS ESCUELAS ABIERTAS Y LOS LUJANENSES TRABAJANDO. TODOS CUIDÁNDONOS Y LUCHANDO CONTRA EL COVID-19. ESE ES EL ÚNICO CAMINO.