UN VIAJE HACIA LO DESCONOCIDO

Escribe: Hernán Leonel
Bien podría ser el título de un cuento de ciencia ficción o de alguna serie o película de Hollywood pero creo que desde el Gobierno ya se instaló la forma de ir viendo cómo se van dando las cosas para tomar medidas. Dije la forma, porque la actual administración no tiene idea ni plan para afrontar la crisis sanitaria, económica y social que está atravesando el país. Ni siquiera regalar plata supo hacer el gobierno de científicos a quienes se les desarmó el castillo de arena, como era de esperar, ante el primer vientito que sopló cerca. Ahora, la brisa veraniega pareciera que consigo puede llegar a traer algo de tranquilidad.

El problema es que el vientito no se transforme en una tormenta de verano de esas bravas que parecen un tornado porque si es así… el castillito de arena dudo de que pueda resistir. Como tampoco pudo resistir mucho el discurso de Alberto Fernández en la primera extensión de la cuarentena cuando dijo: “:Muchos me decían que iba a destruir la economía con la cuarentena. Si el dilema es la economía o la vida, yo elijo la vida.

Después veremos cómo ordenar la economía”: remarcó el 23 de Marzo. Ahora y luego de casi liquidar las reservas, con el riesgo país en los niveles más altos de la historia, con un clima cambiario que parece no estabilizarse y una inflación que vuela, el Presidente cambió de planes y decidió volver a los brazos del Fondo Monetario Internacional, y realizar un ajuste feroz que tiene como principal objetivo la caja de la Anses. Otra vez los jubilados van a perder dinero pero esta vez será por un gobierno nacional y popular.

  Eso que en campaña Alberto Fernández dijo que iba a aumentar el 20% a los jubilados. ¿Te acordás las toneladas de piedras que se tiraron contra el Congreso de la Nación porque la fórmula de Mauricio Macri les quitaba dinero a los jubilados? Bueno, este año congelaron la fórmula y el año que viene no se ajustarán por inflación. Un jubilado de la mínima cobra $18 mil. El periodista y conductor Luís Novaresio recordó en su editorial que realiza para el programa “Animales sueltos” por el canal América que en su momento: Acusaban, y con razón, al gobierno de Macri, y hoy el gobierno de Alberto Fernández hace lomismo. Sería muy interesante que el Presidente diga que no puede cumplir lo que prometió en campaña, por algún motivo: porque no pudo, porque no supo o porque no quiso, ya que tanto cita a Raúl Alfonsín”, concluyó.

No puedo más que adherir a cada palabra con las que Novaresio explicó lo que se quiere hacer desde la Quinta de Olivos, ergo el Instituto Patria, ergo Washington o desde la torre de marfil donde la casta política habita. ¿Cuándo entenderán que ya no se le puede sacar más guita a los jubilados para mantener planes sociales? Creo que es tiempo de dejar que los que pueden ir a trabajar y dejar de mamar la teta del Estado se levanten de la cama y comiencen a pelearla como el resto de los ciudadanos. Que dicho sea de paso,

cada vez son menos los que aún no reciben nada a cambio más que su sueldo y así y todo pagan sus impuestos. Hablando de impuestos, se tratará el impuesto a las grandes fortunas. Ahí también el gobierno entra a la dimensión desconocida ya que apunta a sacarles a los que más tienen para que se lo lleve el que más tiene, o sea, les sacamos a los empresarios argentinos, no así a los extranjeros, para que se lo demos al FMI. ¿Raro no? Tan raro que me hace coincidir con el diputado nacional por el Frente de Izquierda, Nicolás del Caño quien comentó que: “Un impuesto a las grandes fortunas no puede ser

utilizado para cubrir el ajuste del Fondo Monetario Internacional”.

  Sin embargo, se diferenció de Juntos por el Cambio y planteó que su

proyecto “es parte de un programa integral que plantea el desconocimiento de la deuda externa fraudulenta, ningún pacto con el FMI, la nacionalización del sistema bancario para poner en resguardo los ahorros y tener crédito barato para la construcción de viviendas, el monopolio del comercio exterior para cuidar las divisas y evitar las maniobras fraudulentas de los importadores y exportadores”.

  A su vez,  Romina Del Plá, dirigente del FIT y diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, señaló que el proyecto oficialista :”viene a encubrir que en este momento se toman todas las medidas del FMI: robo de la movilidad jubilatoria mediante otro decreto en diciembre y una fórmula divorciada de la inflación que recrudece, se anula el IFE, se suben las tasas de interés y se le ofrece al FMI un presupuesto de ajuste”.

Dentro de la burbuja que rodea al gobierno, se encuentra el dilema de qué hacer para generar dinero sin emitir. Una fuente oficial cercana e influyente en la Casa Rosada me comentó que estuvieron debatiendo esta incógnita durante días pero no se les cayó una idea. “Lo vamos a ir a buscar a Caruso (por Ricardo Caruso Lombardi, Director Técnico de fútbol y experto en sacar equipos chicos de la pelea por la promoción), para llegar a un buen acuerdo con el FMI”. Como sabrán, un periodista no puede revelar sus fuentes pero visto y considerando la situación no me parece tan descabellado.

   En el mientras tanto, mandamos a imprimir billetes de mil pesos a España y a Brasil para evitar emitir billetes de cinco mil pesos y así no hacernos creer que se está devaluando. ¿No es genial?, el único problema es que cada billete cuesta más caro comprarlo que el valor nominal que en sí tiene. Es como escribí hace no mucho tiempo atrás, si vendes la moneda como bronce te pagan más que lo que podes comprar con la moneda en sí.

  De una u otra manera, la crisis económica pudo más que la sanitaria y el DISPO (Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio) se impuso en parte del territorio nacional. No es el caso de Formosa que parece ser que fuera un país en guerra. No se sale. No se entra. Pero para el gobernador Gildo Insfrán la culpa es de… sí, adivinó; de los medios hegemónicos y de las redes sociales que atentan contra un golpe de Estado. El golpe lo dio él cuando asumió al cargo en 1995 y nunca se retiró del mismo.

    Mientras la pandemia y los casos crecen, la economía de devalúa.

   Mientras los Casinos abren sus puertas, las escuelas aún siguen cerradas, mientras el mundo busca la tan ansiada vacuna para ponerle fin al COVID 19 si es que llega antes de que terminemos todos contagiados, que visto desde mi punto de vista, es lo que pasó o terminará pasando quiérase o no, desde la torre de marfil los inquilinos de la Casa Rosada ya piensan en el armado de los bolsones de Navidad que se les dará a las familias y en el armado de listas del

próximo año el cual seguramente nos lleve sin ritmo pero sin pausa hacia lo desconocido, lo incierto y al vemos como la vamos manejando. Por las dudas, estimado lector, lectora, lectore, lectorx, le recomiendo que se ajuste bien el cinturón y disfrute.