VALENTINA SANTOS, CANTANTE, INFLUENCER

UNA NOTA DE: HERNAN LEONEL
 “No es sano el hacerle creer a un pibe tan moldeable de mi edad que si no sos 10 no sos nada”.


Valentina además de ser una adolescente que está por cumplir 17 (el 22 del corriente) es una chica que canta cada día un poquito mejor y sueña con llevar su música a todo el mundo.

Su familia se divide entre Córdoba, provincia en la que vive y Luján, ciudad que fue cuna de sus padres y que aún visita cada vez que tiene la posibilidad ya que parte de su familia vive acá. “Luján es sinónimo de familia”, comenta mientras acomoda la guitarra. Además de la música, su gran amor son los animales, la naturaleza y la lucha sobre los derechos de la mujer. Su vida entre la adolescencia, sus amigos/as, ser influencer, la moda, el color amarillo, el veganismo, la escuela (párrafo aparte en este ítem; ya se darán cuenta al ir leyendo la entrevista), sus sueños y proyectos no hacen más que divisar que en algunos aspectos aún conserva esa frescura de la niñez y en otros muestra un temperamento de mujer.

Fuerte y voraz por dentro y algo tímida y perspicaz por fuera. Aniñada por momentos pero adulta y con ideales claros. En ambas, un mismo ser, una misma pasión, trabajo y dedicación. “Nosotros no nos quedamos estáticos en donde estamos hoy, nos movemos mucho, todos se mueven. Los lazos se unen, se enredan, se terminan, se cortan, se alargan se vuelven a enredar, se mantienen paralelos y eso es lo lindo de la vida”, parafrasea cual filósofo intenta darle sustento a eso que sentimos cuando respiramos. Esto y mucho más, es Valentina, una chica que sueña con vivir, con

cantar y que simplemente sueña con soñar.

-¿Cómo es la vida en San Antonio de Arredondo para una adolescente?

-Yyyy… por momentos está genial, no me gusta mucho el hecho de vivir en lugares con muchos ruidos y esas cosas. Pero los problemas empiezan cuando te tiran un “no voy a tu casa porque vivís lejos” o un ¿“che, por qué no venís vos”?, “Es que mi vieja no me quiere llevar hasta allá”. Hasta también me han dicho: “no te invitamos porque creímos que no ibas a poder venir”. Pero bueno, con el tiempo te adaptas y enconaras amigos cerca, amigos lejos y que todos nos movamos por todas partes por igual, no solo para el que le

conviene.

-¿Qué es lo más lindo de Córdoba?

-Creo que todos estamos de acuerdo con que, UN CORDOBÉS NO TE PUEDE CAER MAL (comenta con los ojos como plato). La gente acá suele ser copada y graciosa. Más de un cordobés borracho me ha hecho morir de la risa

en alguna salida (Risas). Pero nada se compara con despertarse a la mañana salir al patio y ver las sierras hermosas y respirar aire puro y sentir que un universo verde te rodea.

-Sabiendo que tus padres son de Luján y que tenés familia viviendo acá, ¿Qué significa Luján para vos?

-Luján representa familia.Tengo una parte de mi vida por allá, estos últimos años no hemos ido con tanta frecuencia pero desde que nací fuimos cada verano a esperar a Papa Noel, a los Reyes, a pasar año nuevo. Siempre con toda la familia junta ya que somos muy unidos todos.También las redes

sociales me ha hecho hacer amigos por allá que espero conocer en persona en algún momento.

-Venís de una familia de artistas. Papá y tíos bateristas, una tía que se dedica al full dance. ¿Qué rol ocupa la música en tu vida?

-Yo era y soy curiosa. Siempre anduve metida entre las piernas de todos chusmeando todo. Me gusta bailar, cantar, tocar instrumentos, pintar, modelar con arcilla o porcelana, escribir. Me gusta todo lo que sea con el cuerpo y el arte, no hay forma de que le diga q no a algo así. Y mucho se lo debo

a mi familia.

-¿Qué instrumentos tocas? ¿Cuál te gustaría aprender? ¿Cuál es tu favorito?

-Toco desde los 12 la guitarra, y hace un par de años también aprendí a tocar el ukelele. Hace un tiempo armamos un estudio, acá en casa, en donde lo llenamos de muchísimos instrumentos, así que planeo aprender a tocarlos todos con el tiempo. Hay batería, guitarras de todo tipo, un piano…

-¿Qué es lo que más disfrutas al momento de cantar?

-Aunque en el momento diga que no, la adrenalina que se siente al cantar es lo mejor. Y más cuando te escucha otro, es un sentimiento incomparable.

-Imagino que en ese momento (me refiero a cuando estás cantando y tocando la guitarra) te olvidas del mundo. ¿Es así?

-Al principio me costó mucho, soy una persona altamente ansiosa y nerviosa, y siempre empezaba a tener síntomas por mis nervios. Me dolía la panza, me mareaba, no disfrutaba mucho, me equivocaba por estar tensa. Con el tiempo me  empecé a soltar más y hoy creo que el poder cantar y tocar…

me desconecta de todo.

-¿Has tocado en algún lugar con público? ¿Dónde?

-Toqué en mi colegio, en lugares públicos, en cumpleaños. Eso me ayudo a perder el miedo un poco.

-¿Sensaciones al cantar con público?

-Ese miedito mezclado con felicidad antes de cantar no se compara con nada. Es tan lindo el sentir que alguien puede sentir lo que les estás dando. Me hace sentir muy querida.

-¿Qué te dicen tus amigos?

-Creo que mis fans número 1 siempre van a ser mis amigas y amigos. Yo siempre les digo que cuando sea famosa les voy a dar entradas vip para que nunca se pierdan un concierto (risas) ya que los voy a querer cerca siempre.

-¿Y tu familia? Viniendo de un papá batero imagino que te debe de aconsejar mucho.

-Siempre están por ahí metidos ellos, si no fuese por mis viejos no hubiese hecho muchas cosas o no tendría oportunidad de otras. Me ayudaron muchísimo a mejorar y crecer personal y artísticamente.

-¿Cómo es la relación con tu familia? ¿Qué representan?

-Algunos te acompañan en el día a día en Córdoba y otros a la distancia desde Luján. En este momento extraño machismo a toda mi familia que tengo allá lejos, hace bastante no los veo. Mis viejos acá junto con mi tía y mi hermano me bancan en todas siempre. Son los que más ven todas mis facetas y

los que más me ayudan a crecer.

-¿Enseñanzas de tus abuelos?

-Todos me van dejando y me dejaron un montón de cosas, pero creo que el amor infinito de todos ellos es lo que más me llevo.

-¿Tu hermano menor toca también, o tiene otros intereses?

-El sabe hacer todo. Le pedís que te construya una casa de dulce de leche y no sabes cómo pero el pibe lo hace. Dibuja, pinta, usa la compu y sabe muchísimo. Es súper culto, a veces me siento atenazada por sus conocimientos porque

¿Cómo puede ser que con tan pocos años sabe más que yo? (Risas)

-Estás estudiando en una escuela Waldorf. ¿Qué te hizo cambiar de institución? ¿Qué diferencias encontras entre la escuela tradicional y una enseñanza totalmente distinta?

-La pedagogía Waldorf es algo que me cambio la vida. Siempre digo que si hubiese sabido antes de su existencia hubiese sido muy diferente todo. Durante 10 años (de los 4 a los 15) fui a un colegio privado religioso y con enseñanza común, y debo decir que ni en pedo tuve la infancia que tienen los chicos en la Waldorf. La pase muy mal en el otro cole, las personas que me apoyaban en mis problemas las contaba con los dedos de la mano. Me sentí muy sola y poco acompañada y direccionada en situaciones de bullying y acoso. Siempre hicieron vista gorda con problemas reales, y recalcaban mucho las apariencias. Los chicos así, las chicas asá. Con las uñas bien pintadas, los chicos con el pelo bien corto, sin piercings ni tatuajes, sin maquillaje. NOSOTRAS sin pollera, porque se mostraba mucho y provocábamos a los chicos. La exigencia que tenían hacía nosotros y siguen teniendo era brutal, algunos la toleran y otros no. Pero bueno, en partes no es sano el hacerle creer a un pibe tan moldeable de mi edad que si no sos 10 no sos nada. Tuve episodios de ansiedad, gastritis nerviosa, y autolesión, por muchas de las situaciones que viví ahí. Y creo que hoy pude superar muchísimas de todas esas cosas gracias a todas las personas que conforman “Sol de Oro” mi escuela Waldorf. Mis profesores, mis compañeros, la forma de vivir la escuela es diferente. Me hubiese gustado poder disfrutar de eso desde chica, pero a todos se nos allana el camino a su tiempo. El mío es este y por eso estoy acá, y amo el lugar en el que estoy.

-La mayoría de tus canciones las escribís en Inglés. ¿Por?

-Desde muy chica siempre fui de escuchar todo en Inglés: las pelis, las series, las canciones. Me familiarice mucho con el idioma, tanto que cuando estoy en ambientes familiares o de amigos les hablo en los dos idiomas (risas), a veces mis amigos me miran con cara de “esta piba esta re loca”. Amo mi idioma, de hecho escribo poesía en español, pero con las canciones, me llevo mejor con el Inglés.

-¿Qué canción de tu autoría es la que más te gusta cantar?

-La verdad, muy humildemente, debo decir que amo todas mis canciones porque son muy sentidas. Pero mis favoritas por el momento son: “I’m writing to you” y “Dream of a teenage heart”.

-¿De qué tratan?

-Las dos tratan más o menos de lo mismo, un poco de amor y desamor, lo triste de la distancia cuando existe ese amor y también lo triste de cuando no está. Esa necesidad de dejarle  saber al otro que es amado, que nada está escrito, que todo cambia y todo es trascendental. Nosotros no nos quedamos estáticos en donde estamos hoy, nos movemos mucho, todos se mueven. Los lazos se unen, se enredan, se terminan, se cortan, se alargan se vuelven a enredar, se mantienen paralelos y eso es lo lindo de la vida.

-¿Cuántas canciones has escrito?

-Más o menos las conté y son como 20 pero, sin terminar…hay tantas otras…. (suspira). Hay tanto de mí, pero no es el momento de terminarlas ahora.

-¿En qué momento u ocasión logras la inspiración?

}

-No voy a mentir, no hay nada más artístico que el artista triste o roto, creo que mis mejores canciones las he escrito en momentos de estar en el fondo del pozo. Por eso, mi momento de inspiración es el momento de mi mayor tristeza.

-¿Quiénes te ayudan a componer, en los arreglos y demás para que una canción sea denominada como tal?

-Siempre voy pidiendo ayuda por ahí. Muchas amigas me han tirado algunas líneas, otros me han ayudado a escuchar, a ordenar las palabras. Muchos me ayudaron a escribirlas, otros tanto con el idioma. Por suerte, estoy rodeada de gente que me ayuda.

-¿Qué canciones de otros cantantes te gusta interpretar?

-No hay alguien especifico, si algún tema me gusta lo hago, no importa lo difícil que sea. Pero sí tengo artistas que me quedan “cómodos” o “fáciles” como: Alessia Cara, Julia Michael’s, Shawn Mendes, Coldplay, Harry Styles, Billie

Eilish, Cavetown, Mac Miller. De hecho hay muchos cobres míos de ellos en mi instagram.

-¿Banda favorita?

-Siempre que me preguntan esto se me hace un mar el cerebro porque hay tantas bandas y cantantes que me marcaron mucho… nunca se que elegir. Creo que podría ser Imagine Dragons, Cavetown o Coldplay.

-¿Cantante favorito/a?

-Definitivamente hay tres personas que me marcaron para siempre. Uno es Shawn Mendes, lo tengo en un pedestal altísimo, ya que además de admirarlo mucho tuve la posibilidad de verlo en conjunto a Alessia Cara, quien es la segunda. Tremenda mujer, súper original, muy yo. Y el tercero, es bastante nuevo pero ya lo incorporé en mi vida, es Harry Styles. Toda su trayectoria musical, él cómo se muestra, su música, es todo de otro mundo.

-Tuviste la oportunidad de ir a Francia, recorrer París y hasta cantaste en las calles parisinas. ¿Qué nos podes contar sobre esas sensaciones de estar en la cuna de lo que fue la “belle époque”? ¿Volverías?

-Dios, que sensación hermosa. Fue la primera vez que volé en avión así que debo decir que tenía el corazón en la mano. Pero nada se va a comprar nunca con el sentimiento de ver por primera vez la Torre Eiffel, o el London Eye, los paisajes hermosos, los departamentos detenidos en el tiempo, esa imagen de luz y amor, me sentí en casa, en todo momento, más que nada en Paris. Conocí gente hermosísima con la que hoy sigo teniendo contacto, canté en las calles, conocí mucho y poco al mismo tiempo. Y todo encima con mi mamá,

que es una genia. La pasamos muy bien. Definitivamente volvería, hasta te digo, volvería a hacer el mismo recorrido de países que hice, y también con mi vieja.

-¿Dónde más te gustaría viajar y por qué?

-Me gusta mucho Europa, siempre voy a querer empezar a recorrer el mundo desde ahí. Me gusta mucho la historia de allá, lo viejo de allá, la cultura perla sobre todo, los paisajes.

-Por Argentina también has viajado. ¿Qué te sorprende de nuestro país? ¿Qué te gusta?

-Creo que lo que más puedo destacar de Argentina, y lo que más me gusta, es la gran e infinita variedad de climas y paisajes que hay. Tenes montañas y llanuras, nieve y playa, calor y frío y aún así sigue siendo hermosa.

¿De dónde nace tu pasión por los animales? ¿Te gusta ir a cabalgar con tu papá no?

-Desde chiquita, amo a todos los animales. Mucha gente cree que son inferiores pero, son tan iguales a nosotros, sienten tanto igual a nosotros, solo que más al palo, mas en el ahora y sin emociones negativas. Tu perro aunque lo retes por morderte la zapatilla no te guarda rencor y siempre que te vea te va a ver con unos ojos de amor incondicional enorme. Ahora retomamos la vida con los caballos con mi papá, había pasado mucho que no los veíamos y ahora que volvimos al rodeo me siento muy bien.

-¿Qué significa ser una influencer?

-Creo que hay tantos conceptos de esta palabra que ya no se cómo definirla. Pero hay tantas definiciones como personas influencers en el mundo. Son todos muy diferentes. Lo más concreto sería que es una persona que cuenta con varios conocimientos o gustos que le llama la atención a otras personas en las redes sociales, eso es lo que lo hace interesante e importante. Los mensajes que da a la sociedad y su forma de pensar pesa mucho entre la gente, por eso hay que ser cuidadoso con lo que uno aconseja.

-Se nota que estás muy activa en las redes sociales. ¿Qué es lo que te atrapa? ¿Potenció la cuarentena esta actividad?

-Sí, me gusta mucho interactuar con mis seguidores, los amo, siempre me tiran muy buenas vibras y me recuerdan en donde estoy y por que hago lo que hago, que es lo que amo. Todo esto de la música, mis poesías, mi amor por el amarillo, por las plantas, las manualidades, mi perro, mis amigos, mi

familia. Creo que la cuarentena no potenció mi actividad, siempre me mantuve en la misma línea de uso.

-¿Por dónde te puede seguir la gente?

-Por instagram: @salenvantos, twitter: @salenvantos_, tiktok: @salenvantos y Vsco: @vallsantoss. También me pueden buscar en spotify en donde tengo playlists de música muy copadas: @valensantos22

-Al mismo tiempo también te gusta mucho estar rodeada de amigos/as. ¿El cara a cara te inhibe o te muestra tal cual uno es?

-Siempre, en todos lados, muestro mi versión real de mí. Y mucho más con mis amigos. Despelotada, bilingüe, media rara, cantando por todas partes, siempre vestida de amarillo. Y ellos me hacen saber siempre el amor que me tienen y yo el que les tengo a ellos. Los extraño mucho a todos.

-¿Qué consejo le darías a los que muestran gran parte de su vida en las redes? Digo, por la exposición social y todo lo que eso conlleva.

-Hay que tener cuidado siempre, las redes son un arma de doble filo, hay que disfrutarlas y tenerles un cierto respeto. Como hay gente muy genial también hay gente no tan genial, y hay que cuidarse con eso.

-Hay muchas chicas que se exponen al subir videos y fotos. ¿Crees que es así?

-También existen hombres que se exponen, pero ninguno se lleva la misma atención que una mujer. A la mujer se la critica más, se la mira más de cerca, se le ven los detalles. Creo que cada uno es libre de subir a las redes sociales lo que quiera, aceptando las consecuencias del acto de postear algo que todo el mundo pueda ver. Pero existe un miedo que todas las mujeres tenemos (entre muchos otros), pero es, si voy a la playa o me junto en la pile con alguien y tengo ganas de subir fotos en malla, ¿por qué tengo el miedo de terminar en una pagina porno y un hombre no? Esto es algo que pasa mucho y no solamente en páginas porno, sino que también en las mismas redes, repostean fotos de chicas disfrutando en bikini, como si fuéramos un producto u objeto.

-¿Apoyas los movimientos feministas?

-Totalmente, estoy a favor de que la mujer no tenga que sufrir más lo que hoy sufre, lo que hoy sufro. Todas tenemos diferentes luchas pero creo que todas tenemos una en común que es buscar encajar en la sociedad de la misma manera que los hombres. Sin violencia, sin acoso, sin desigualdad, sin minimizar y más que todo sin hacernos creer que somos  inferiores. Creo en el feminismo, en las mujeres, en toda persona que se sienta mujer, en toda persona aliada del movimiento. Creo en todos ellos, porque son quienes me

llevaron a que hoy pueda tener este pensamiento.

-¿Ser vegetariano es una moda o una elección?

-Hay gente de los dos tipos. Yo creo que no es como ir a comprar unas zapas q están de moda. Creo que es un compromiso enorme, y creo que se puede hacer más. Mis papás y yo somos vegetarianos y estamos haciendo el paso al veganismo hace varios meses. Cuando tenés conciencia, ya no es difícil, cuesta tan solo darse cuenta de que los animales no deberían servir para un capricho cultural como lo es el comer carne o como explotación que viven día a día para nuestro consumo.

-¿Miedos?

-A quedarme sorda, definitivamente.

-¿Creencias?

-Creo en la vida (risas), es muy amplio pero si. Creo en los astros, en el amor, en mi gente, en el color amarillo. Creo en el sol, en la luna, en los árboles.

-¿Fortaleces y debilidades?

-Tengo varias pero todas me hacen yo, así que todo es válido.

Una fortaleza: Siento mucho todo. Una debilidad: Siento mucho todo.

-¿Virtudes?

-Soy leal hasta la muerte.

-El amarillo y el naranja han de ser tus colores predilectos. ¿Es así?

-El naranja es más que nada por mi pelo, pero el amarillo es mi sello de vida, lo llevo en todo.

-¿La moda hace a la persona o la persona hace a la moda?

-La persona hace a la moda! servir para un capricho cultural como lo es el comer carne o como lo es la explotación animal.

-¿Proyectos?

Grabar mis canciones con mi Viejo

-¿Sueños? -Hacer música sin importer que y llevarla a todo el mundo