La Santa Rita crece con toda su belleza y colorido en San Martín al 900 al cuidado de Cristina Polizzo que aparece orgullosa en la foto junto a dichas flores, que eran el amor de su madre Gerónima Alicia Salvarezza de Cámara. El poema que sigue a continuación es de autoría de Cristina.

Diariamente compruebo mamá
que nos cuidás igual
desde el más allá.
Veo tu sonrisa
cuando nos saludas,
en la Santa Rita
que día a día
más bella está.
La amaste
hasta tu final.
Defendiste de las podas,
de venenos que por
eliminación de bichos
quisieron ultrajar.
Demostrabas con palabras
lo que hoy repito
en general, no bichos,
no molestias, solo,
lo que todo hermoso ejemplar
será mientras yo viva
y ella lo quiera también
la señora que en la puerta,
reciba a todos por doquier.
Hoy días Señoras y Señores;
detienen coches a mirar,
filmar o sacar fotos,
para luego comentar.
¡Esto es un regalo
de la maravillosa naturaleza!
Y yo sonriendo contento,
¡Sí, ya lo sé y también
de mi mamá!