Desde hace algún tiempo, se viene insistiendo en que ha ocurrido el fallecimiento de algunos pacientes, en el Hospital Municipal Nuestra Señora de Luján, por causas de mala praxis médica, según sostienen sus familias y allegados.
A raíz de estos hechos, el Intendente Oscar Luciani recibió a los familiares de las víctimas y ordenó que se sigan los procedimientos que correspondan para que se determinen las responsabilidades que en cada caso surjan.
Obviamente, el tema requiere pericias científicas, estudios de expertos, etc. y no es el Intendente quien pueda opinar sobre ello.
Las actuaciones ya están en manos de la justicia.
Sin embargo, los concejales de la oposición al gobierno municipal, pretenden que el intendente se presente en el recinto del Concejo Deliberante y, públicamente, de información sobre esos temas, sensibles, dolorosos, todavía investigados.
Para ello, a pedido de un grupo de concejales opositores, se convocó a una sesión extraordinaria para el pasado viernes 16 en horas de la tarde-noche, para tratar temas relacionados con el área de salud, sin precisar el temario a tratar. Seguramente el tema central sería el de los presuntos casos de mala praxis.
Explican desde el Ejecutivo municipal que, como la sesión extraordinaria sólo puede convocarse para tratar un tema de interés público y urgente, y no sólo no se lo justifica, sino que ni siquiera se precisa el tema a tratar, el Intendente no se halla obligado a asistir.
Y eso fue lo que hizo Luciani, no se presentó a la reunión, enviando un informe escrito en el que explicaba las razones de su no concurrencia y de la irregular convocatoria que le impedía conocer el asunto por el que se lo llamaba.
Pero, además, sostuvo el Intendente en su nota al Concejo, que no se prestaría a la maniobra de los concejales opositores de hacer política con el dolor ajeno, sometiendo a los familiares de las víctimas a la exposición pública para hacer un show mediático.
Pero la cuestión no terminó allí.
En medio de la situación suscitada, de difícil solución para el Concejo Deliberante, presidido por el concejal kirchnerista Silvio Martini, por ausencia del Presidente del Concejo, Nicolás Quarenta, se conoció una declaración pública del bloque Cambiemos, haciendo saber que no concurriría a la sesión extraordinaria mal convocada, porque formaba parte de un plan destinado a provocar una crisis institucional en el Municipio.
Según los concejales de Cambiemos, el concejal Jonatan Fattorini, a quien calificaron como el “vocero de la oposición”, había reconocido el plan opositor de enfrentar al Intendente Luciani con los familiares de las víctimas, para provocar su desgaste político.
En los pasillos del Municipio, funcionarios y empleados aseguran que el próximo año los concejales de la oposición le harán la vida imposible al gobierno municipal, tratando de deteriorar su imagen, sobre todo cuando se sabe que llegará ayuda económica para grandes obras en Luján, lo que dejaría sin chances electorales a quienes pretendan acceder al sillón número uno de San Martín 550, al menos contra Luciani.
Mientras tanto, los legisladores locales incentivan a los familiares de las víctimas a que concurran al Concejo Deliberante a reclamar resultados, responsables, sanciones, justicia. Nada de eso le dan quienes los convocan a asistir a las sesiones del Concejo, pues nada de eso puede resolver la Municipalidad.
Sin embargo, en lugar de dirigirse a las Fiscalías o a los Juzgados que intervienen, y en todo caso acompañarlos, los concejales opositores los hacen ir, inútilmente, al Municipio, usándolos para hacer política de baja estatura.
No pocos vecinos ven esto como una burla a quienes sufren y una muestra de dirigentes políticos impresentables.
¿Mala fe de quienes así actúan desde la función pública o extrema ignorancia sobre el tema de que se trata? Fuese una u otra razón, la oposición se incendia en la hoguera de su propia incapacidad, sostienen muchos vecinos.
Pero, en esta confrontación política sin cuartel, queda flotando la denuncia de los concejales de Cambiemos, afirmando que se quiere provocar una crisis institucional en la Municipalidad, de alguna manera confesada por el concejal Jonatan Fattorini.
Hay temas importantes para tratar por el Concejo Deliberante, que influyen en la comunidad en pleno, como el presupuesto, el nuevo Código de Ordenamiento Urbano, etc. Lo que ocurra de aquí en más, dará la razón a unos o a otros.
En la calle crece la disconformidad con algunos concejales que ya no se toleran por sus actuaciones teatrales en la banca, irrespetuosos, agresivos, a quienes sólo les importa aparecer como falsos adalides de la justicia.
La gente merece mejores representantes. De eso no hay dudas.