Sábado 1º° de abril por la mañana. Salón de sesiones del Concejo Deliberante. Presencia de concejales, funcionarios del ejecutivo municipal –incluido el Intendente- y numeroso público, entre el que se hallaban dirigentes sindicales y afiliados a los gremios de empleados municipales.
Como año tras año, el programa contemplaba escuchar las palabras que el Jefe Comunal habría de dirigir a los presentes, pero sobre todo a la comunidad.
Sin embargo, en alguna oportunidad el mismo Oscar Luciani se vio impedido de dirigir un mensaje al pueblo debido a la mala educación y a la actitud antidemocrática de los mismos representantes sindicales que este año mantienen un conflicto salarial con la Municipalidad.
En aquella ocasión el griterío, los insultos provenientes de los gremialistas que también reclamaban aumentos de sueldos –que pocos días después acordaron- culminaron con un hecho imprevisto: el Intendente Oscar Luciani se retiró del recinto sin que le permitieran hablar.
Quizás haya sido el repudio unánime de la sociedad lo que influyó para que, este año, los sindicalistas y sus seguidores guardaran silencio durante el tiempo que duró el mensaje del Intendente, un tanto incómodos por las palabras del jefe de la administración municipal.
Es que en medio de un conflicto en tregua por hallarse en período de conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo, aún continúan las negociaciones entre las partes, pero los anuncios hechos por Luciani impactaron en los oyentes y en los vecinos en general, por su importancia y magnitud.
Expresó el Intendente que, a partir de haberse obtenido la aprobación del Código de Ordenamiento Urbano, tras casi veinte años de trámite, se inicia una nueva etapa en el desarrollo de Luján, basada en el apoyo a las inciativas privadas, un gigantesco programa de obras públicas a realizar por el Municipio, y la modernización de la administración municipal.
Sostuvo Oscar Luciani que su gestión prevé que se potencien las iniciativas y la inversión privada para llevar a cabo proyectos que actualmente no pueden realizarse, entre los que destacó los desarrollos urbanísticos que ampliarán las áreas residenciales, y que también se evalúa que existirá una multiplicación de las unidades de vivienda a través de edificaciones en altura en áreas urbanas.
Desde el Municipio –anunció el Intendente- se facilitarán las inversiones permitiendo que los proyectos basados en el nuevo Código se presenten antes de su entrada en vigencia, para adelantar los trámites.
“Se viene una nueva etapa para Luján” –resonó en el recinto del Concejo Deliberante la afirmación del Intendente- mientras pudo verse a algunos concejales que se reacomodaban, inquietos, en sus bancas.
Luego - quizás en el tramo más impactante de su discurso- Luciani enumeró rápidamente un impactante listado de obras en marcha o en trámite, que se anuncian para este año.
Entre ellas citó la repavimentación y ensanche Avda. Beschtedt; la repavimentación y ensanche Avda. Cabred (Open Door); pavimentación calle San Roque; red de agua potable Barrio “La Loma”; desagües pluviales Barrio “Lanusse”; desagües pluviales Barrio “Parque Lasa”; desagües pluviales Barrio “El Trébol”; desagües pluviales Barrio “Padre Varela”; desagües pluviales Pueblo Nuevo; desagües pluviales Barrio “Zapiola”; pavimentación y ensanche Avda. Julio A. Roca; repavimentación y ensanche Fray Manuel de Torres; desagües pluviales calle Venancio Flores, Barrio “Sarmiento”; repavimentación y ensanche calle Alsina; repavimentación calle Las Tipas, Pueblo Nuevo;
trabajos complementarios Avda. Beschtedt; pavimentación calle San Roque, Etapa II; repavimentación y ensanche calle Pascual Simone; rehabilitación (después de 12 años) pozos agua Nº°2 y Nº 9; perforación nuevo pozo agua potable; repavimentación calle Alonso Criado, Torres; Casa de Abrigo; alumbrado público Barrio Ameghino; Plaza Hipólito Yrigoyen, Barrio “Ameghino”; nueva plaza, “Barrio Ameghino”; Nido, Barrio “Ameghino”; pavimentación calles, veredas Barrio “Ameghino”; 88 viviendas Barrio “Santa Marta”, Etapa II; 84 viviendas Barrio “Santa Marta”, Etapa III; obras de infraestructura 172 viviendas Barrio “Santa Marta”; 40 viviendas Olivera; infraestructura 40
viviendas Olivera; alumbrado público en varios barrios.
El total de la inversión pública anunciada por el Intendente, a realizar con financiamiento nacional y provincial, supera los cuatrocientos cincuenta millones de pesos para este año, al que se le agregaría un plan adicional de obras a llevar a cabo por el Municipio, con fondos propios, de otros setenta millones de pesos, previsto en el proyecto de presupuesto para 2017, que se halla en el Concejo Deliberante para ser aprobado.
Con más de quinientos millones de pesos volcados a inversiones, nos encontramos – afirmó Luciani- ante “el mayor programa de obra pública de Luján en toda su historia”.
Siguiendo su alocución, el Intendente se refirió a la modernización del Estado municipal encarada, que persigue simplificar, dar celeridad y brevedad a los trámites municipales, recordando que hace un año había anunciado –y ya fue concretada- la primera etapa,“abriendo la información pública a los vecinos interesados por conocer la marcha de su Municipio”. “Se alcanzó el primer objetivo establecido por este Departamento Ejecutivo –dijo Luciani- con el lanzamiento a fines del año pasado del plan de Gobierno Abierto, inédito en la historia de nuestro distrito y tercero en la Provincia de Buenos Aires”, garantizando la accesibilidad a la información pública para todos, mostrando toda clase de indicadores de gestión.
Agregó el Intendente que para mejorar la atención al público se generó un sistema de turnos digitales para la Tesorería Municipal, como así también para el Servicio de Guardia del Hospital, y nuevos sistemas de mejoramiento de la administración.
Hizo también mención a que este año se están desarrollando las plataformas y sistemas que harán dar un salto cualitativo a la Comuna, con efectos internos y externos, al mismo tiempo de hallarse en preparación la nueva página web municipal, todo en base a herramientas de programación de última generación, que permitirá la obtención de información, la descarga de formularios municipales, guía de trámites y turnos, entre otros beneficios para los vecinos.
Durante este año –anunció el Intendente- “se llevará a cabo la segunda etapa de un proceso de cambios trascendentales en la administración municipal”, refiriéndose a un “nuevo sistema de expedientes digitales y virtuales” que permitirá al vecino no sólo saber dónde se encuentra su expediente y conocer el estado del trámite, sino verlo como si lo tuviera en la mano.
“Estamos ante un gran desafío de cambio con miras al futuro” – sintetizó Luciani. “Y apostamos a hacerlo posible, conscientes de que el futuro no pertenecerá a quienes sepan esperar, sino a quienes sepan prepararse. Lo estamos haciendo”.
Antes de concluir su mensaje, y como gran parte del público presente lo esperaba, el Intendente hizo algunas referencias al conflicto gremial planteado por los Sindicatos de empleados municipales, recordando a los dirigentes sindicales que la Municipalidad no cuenta con el Presupuesto para este año 2017, como no contó tampoco con el Presupuesto para el año pasado, 2016 y que por lo tanto continúa administrando los servicios públicos con el Presupuesto del año 2015, prorrogado, destinando al pago de las remuneraciones de los empleados del Municipio prácticamente un 70% de los ingresos con que cuenta la Comuna, y con el 30% restante se deben afrontar los gastos en combustibles, reparaciones, medicamentos para el Hospital, alimentos para la Casa del Niño y el Hogar Granja “Padre Varela”, consumos de energía eléctrica, gas natural, el costo del alumbrado público, útiles para las tareas administrativas, el pago de becas, pensiones, ayudas sociales, la cancelación de viejas deudas, etc. con tasas y derechos que no se ajustan desde abril de 2013, por lo que han quedado superados por el tiempo.
Recordó también el Intendente Luciani que su gobierno mostró sensibilidad social para con los trabajadores, reconociéndoles derechos que durante años no les habían sido respetados, como el pase gradual a la planta permanente de todos los agentes que permanecían como trabajadores temporarios, algunos desde hacía más de quince años, dándoles la estabilidad que se les había negado, beneficiándolos en el cobro de las bonificaciones y otorgándoles mayores categorías de revista, para mejorar su futura situación previsional. También hizo referencia a que desde el inicio de su gestión, en diciembre de 2011, y hasta la fecha, se les abonaron mensualmente los salarios en
tiempo y forma, otorgándoseles aumentos salariales que, en los últimos tres años, fueron los más altos de la región y estuvieron entre los más altos de la Provincia (alrededor de un 40 % por año) y que actualmente, las escalas de retribuciones de los agentes municipales de Luján, están entre las cinco más altas de la Provincia, de los 135 distritos que la componen.
Luciani compartió la necesidad de mejorar aún más los sueldos de los empleados municipales, pero por el camino del diálogo, no de las huelgas que se toman como la primera medida de reclamo, en lugar de ser la última. Invitó a los gremialistas a continuar las negociaciones, explicó la propuesta del Municipio que no recibiera ninguna contrapropuesta sindical, y fue categórico al expresar que no comprometerá algo que no podrá cumplir.
Con algunos abucheos del sector sindical, el Intendente se retiró, tras el anuncio histórico de un plan de obras, del que todos hablan.
Felizmente, la protesta ensayada, bajo el paraguas de una acción política subalterna y muy evidente, no logró empañar lo más importante: los pasos de la verdadera política, la del bienestar de quienes vivimos en este suelo.