Hace unos años participé de un proyecto pedagógico de informática en escuelas públicas del partido de Tres de Febrero. Consistía en enseñarles a chicos de escuelas primarias a usar la computadora como herramienta. No de la forma tradicional de enseñarles programa por programa, sino utilizando cada programa en función de lo que estaban aprendiendo en ese momento con la maestra. Por ejemplo, si estaban viendo la revolución de Mayo usábamos Word para escribir una carta dirigida a Cornelio Saavedra. De esa forma integrábamos historia, práctica del lenguaje e informática. Dentro de ese proyecto (aparte de trabajar con los docentes) cumplía la función de ser el soporte técnico del grupo. Una de las cosas que más rescato de esa etapa fue comenzar a tomar en serio al Linux. Lo que queríamos mostrarles a los chicos era que había más de una opción. Aquellos que tenían la fortuna de tener alguna pc en la casa (que no eran muchos) lo único que tenían era acceso a Windows. En ese tiempo estaba recién en formación el programa Conectar Igualdad por lo que no era tan común la presencia de una netbook en las casas. Y como técnico una de mis funciones era poder hacer el mantenimiento y la instalación de los programas en las máquinas que tenían Linux en las salas de las escuelas. Y al principio (lo confieso) me causó algo de extrañeza meterme en ese mundo distinto para mí. Yo estoy en contacto con la informática desde 1990, cuando en mi trabajo de ese entonces compraron la primera computadora con pantalla ámbar (una especie de amarillo/naranja que te rompía la vista!!). Puedo recitar del derecho y del revés las versiones de Windows desde esos años. Pero Linux era desconocido, era “otra cosa”, era algo para “hackers”, era el sistema operativo del simpático pingüinito... y me animé y no me arrepiento.
Bien. Comencemos por el principio, por lo básico. Qué es Linux? Lo primero que hay que decir es que es un sistema operativo al igual que Windows. Un sistema operativo es el software esencial que debe tener la máquina. Es el que sirve de nexo entre la máquina y el usuario y que permite a los programas que utilizamos (como por ejemplo el navegador de internet) que puedan funcionar. En el caso de las computadoras (sean de escritorio, netbooks o notebooks) puede ser Windows o Linux. En el caso de los celulares puede ser Android (lo usan los LG o Samsung por ejemplo), Windows Phone (de los Nokia) o iOS (de los celulares Apple).
La segunda pregunta es: es el sistema operativo adecuado para mí? A esa pregunta no hay una sola respuesta ya que es según el uso que le dé a mi computadora. La mayoría de los usuarios el uso que les da es para navegar por internet, mirar el correo electrónico, usar un procesador de texto, alguna planilla de cálculo, mirar alguna película o escuchar música. Me animo a decir sin ningún temor a equivocarme que para esa gran mayoría de usuarios el Linux es el sistema operativo adecuado. La mayoría de las distribuciones de Linux que encontramos (que vendría a ser algo así como el tipo de versión) traen el Mozilla Firefox para navegar, algún gestor de correo y el Libre Office (que es el equivalente al Microsoft Office e incluye aparte del procesador de textos y planilla de cálculo una base de datos y programa para editar imágenes). Y todo esto sin tener que instalar nada extra porque ya viene incluido en el paquete!!
La tercera pregunta que me puedo hacer es: para que cambiar si ya estoy acostumbrado a Windows? ¿Qué ventajas tiene? Acá podemos resaltar algunas de las virtudes de Linux. Por un lado la facilidad de uso: en sus primeras versiones Linux se manejaba (posibilidad que aún continúa como alternativa) por medio de comandos que había que memorizar y escribir manualmente, no por un entorno gráfico como en Windows. Actualmente cuenta con muy buenos entornos gráficos que facilitan al usuario su manejo. Y quien tenga experiencia en Windows no le va a resultar dificultoso su aprendizaje. Como segunda ventaja podemos mencionar la seguridad. Generalmente en Windows el mismo usuario que uno utiliza para manejar normalmente la computadora es el usuario administrador, que permite instalar y modificar cualquier cosa. En Linux el usuario tiene los privilegios limitados para hacer modificaciones y existe un usuario (llamado root) que es el que puede hacer todo tipo de cambios.
Pero por ahora dejemos aquí... en la próxima nota voy a seguir enumerando las ventajas y mostrarles como probarlo sin necesidad de instalarlo.
Como siempre cualquier duda, consulta o comentario pueden hacerla a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o entrar en http://www.jasoninformatica.com.ar