Estamos en una de las ciudades más bella de la Argentina, que con gran dolor debemos reconocer que está inmersa en una espiral de decadencia y que si queremos darle un final debemos reconocer esta situación.
Estos son los diez principales problemas que debemos enfrentar para cambiar nuestra realidad.
1) Inseguridad. A pesar que la población hace un esfuerzo de pagar el fondo de Seguridad Ciudadana (ordenanza 6560) en nada se ve reflejado los resultados de dicha contribución. Hechos delictivos sin precedentes en nuestra ciudad (entraderas violentas, vaciamientos de comercios céntricos, robos e incendios de viviendas). Fondos millonarios sin ser invertidos, cámaras de seguridad sin monitoreo, patrullas municipales conducidas por civiles, hechos de corrupción en la compra de combustible ( sin ser denunciados) . Una Policía local sin capacidad de acción y un estado ausente ante el reclamo de miles de víctimas que sufren a diario en mayor o menor medida hechos delictivos de todo tipo.
2) Salud. En nuestra ciudad también se contribuye con una tasa de Servicio Asistencial y Acción Social (ordenanza 4461) En contrapartida, muchas son las quejas de la población, las falencias que se observan son un hospital con problemas edilicios, días sin guardias pediátricas, personal médico escaso hacen que el servicio de salud esté colapsado. Además carecemos de un servicio eficiente en atención de personas en estado de calle.
3) Infraestructura. En este tema muchos son los reclamos de la ciudadanía, calles intransitables, la recolección de los residuos domiciliarios, falta de agua corriente, basural municipal a cielo abierto, sin inversión en cloacas y planta de tratamientos cloacales. También todos pagamos la tasa de Infraestructura (ordenanza 2261) como las anteriores ya que vienen incluidas en la factura de Cooperativa Eléctrica de Luján.
4) Vivienda. El gran déficit que tiene la ciudad es la falta de vivienda propia y por consiguiente el gran aumento que sufren los alquileres por la gran demanda. Nunca los funcionarios municipales pudieron resolver esta falencia habitacional, y se perdieron muchos beneficios nacionales como los planes Procrear por no ceder espacios públicos o compra de macizos.
Por otro lado se votó un Código de Ordenamiento Urbano que beneficia más a los emprendedores inmobiliarios que a la población en general.
5) Medio Ambiente. Son muchos los barrios con graves problema de salud debido al consumo de agua con napas contaminadas, convivencia de familias en estado de indigencia, perros callejeros que atacan los transeúntes y desinfección de zonas vulneradas por las inundaciones.
6) Inundación. Muchas son las familias que sufren cada vez que llueve y a pesar de las promesas hechas hace más de un año por la provincia de Buenos Aires todavía no se vislumbra ninguna solución, y el municipio tampoco pudo implementar ningún tipo de alerta temprana ni tampoco planes de contingencia ante estados de emergencia.
7) Transporte. El transporte público es un déficit importante que sufren sobre todo los barrios periféricos. Esto hace que aumente en forma exponencial el tráfico en la ciudad y por ende los accidentes vehiculares. Se implementó un estacionamiento pago que a los únicos que beneficia es al concesionario a cargo del mismo y no soluciona en nada el ordenamiento automovilístico. Además tenemos una terminal de ómnibus en un estado deplorable.
8) Educación. Amén de los conflictos salariales de los docentes, nuestra comunidad no puede resolver el vandalismo de las escuelas y el control de las batucadas que generan disturbios y destrozos a su paso.
9) Turismo. Es muy largo de enumerar la infinidad de puntos que los gobiernos municipales nunca supieron resolver.
Los más destacados son: no hay planificación ni proyecto turístico, no se regulan las concesiones vencidas, hay un desgobierno en el aérea histórico-basilical donde más de 10 “sociedades” hacen su negocio sin que la municipalidad reciba ni un solo peso de lo que ellos recaudan.
Ni siquiera hay una sola persona de las miles que trabajan en la municipal que asesore al visitante, siendo Luján unas de las ciudades más visitadas del país.
10) Protección del patrimonio histórico. Es notorio y alarmante el deterioro edilicio que sufre nuestra ciudad, especialmente en los edificios históricos, donde los graffitis son las imágenes que se lleva el turista. Farolas donde es casi imposible de encontrar una sana, mampostería que se cae a pedazos. Adoquines salidos que generan infinidad de accidentes al transeúnte. En fin, es difícil encontrar algo que sea agradable de ver sin que esté vandalizado.