Usamos internet a diario… realizamos compras, leemos los mails, entramos a facebook u otras redes sociales, hacemos transacciones con el banco, leemos el periódico o la revista, etc. Pero que tan seguros estamos de que las cosas que hacemos son solo nuestras y que no las están espiando otros? O que la conexión de internet es para solo nuestro uso y no para los vecinos de la cuadra también?

Aquí les proponemos algunos consejos para poder estar un poco más tranquilos, ya que siendo realistas no hay ninguna barrera que sea infranqueable (de hecho hasta el Pentágono o las grandes empresas que invierten mucho dinero en seguridad informática han sido vulneradas).

  1. Cambiar el tipo de seguridad en el router: habitualmente es común tener un modem (que es el aparato que instalan las empresas de internet para proveer del servicio) que en vez de estar conectado a una sola máquina esté conectado a un router para poder tener conexión por wifi (es el que usan por ejemplo los teléfonos) y hasta cuatro máquinas conectadas por cable (como se puede ver en el gráfico). Si cuando compramos e instalamos el router no le pusimos clave de acceso cualquier dispositivo que tome señal wifi puede tener acceso. En el mejor de los casos será solo para conectarse a internet (lo que hará más lenta nuestra conexión), pero en el peor escenario podrá tener acceso a las carpetas que tengamos compartidas en nuestra red doméstica. Para subsanar este inconveniente hay que ponerle clave de acceso. Esto se hace ingresando desde cualquier navegador (Mozilla Firefox, Google Chrome, etc.) a la dirección IP del router como si entraramos a cualquier página. Esta suele ser 192.168.0.1 o 192.168.1.1, que son las que vienen de fábrica según el modelo (puede consultarse en el manual), ingresar el usuario y clave (que suelen ser la palabra “admin”) en la pantalla de acceso y hay un botón que dice “Wifi Security” o “Seguridad Wifi”. Desde allí se cambia la contraseña y el tipo de seguridad (puede ser WPA, WPA2-PSK o WEP, personalmente recomiendo esta última). Guardar y salir. Esto va a hacer que cuando querramos conectar cualquier dispositivo al router por wifi para tener acceso a internet nos pida la contraseña.
  2. Las contraseñas deben ser seguras: hoy tenemos que usar contraseñas para todo… para acceder a la cuenta del banco, la del cajero, la de AFIP, la del mail, la del facebook, la de twitter, etc. Y en muchos casos pide cambiarla cada mes (justamente por una cuestión de seguridad) y/o tiene que tener ciertas características (letras mayúsculas y minúsculas, números y/o signos de puntuación). Lo aconsejable es no usar las consabidas 123456 o la fecha de nacimiento o el nombre y el año ya que son fáciles de deducir por cualquiera. Lo ideal es utilizar alguna regla mnemotécnica que combine (por ejemplo) nuestros gustos o palabras fáciles de recordar por nosotros. En mi caso que soy hincha de River y del Real Madrid una buena clave podría ser “Monumental.1986.Bernabeu” (el nombre de los dos estadios con mayúsculas y el año en que River consiguió la primera copa Libertadores separados por puntos). Como verán esa clave cumple el requisito de tener todo tipo de caracteres. Otra cosa que es fundamental es anotarlas en un lugar seguro y al cual solo tengamos acceso nosotros!!! Suele pasarme que cuando tengo que reinstalar alguna máquina y pregunto si tienen todas las claves me miran como diciendo: “-Qué pregunta difícil que hacés!!!”. Tengamos presente que NUESTRAS claves de acceso son pura y exclusivamente NUESTRA responsabilidad.
  3. Tener en claro cuales webs son seguras y cuales no lo son: es muy común encontrar infinidad de páginas que nos ofrecen gratis lo que es pago y que son un campo minado para nuestra seguridad informática. Por ejemplo (y previniendo lo que va a ser habitual por la próxima desaparición de “Futbol Para Todos”) son los sitios que te ofrecen ver gratis los partidos. Muchos de esos sitios que podemos encontrar con una consulta de google solicitan que descarguemos un plugin (un programita agregado) para poder acceder al tan deseado partido. O con las páginas que ofrecen ver los últimos estrenos del cine sin pagar ni un centavo… en la mayoría de los casos suele ser falso y el único objeto es descargar eso que nos puede infectar la máquina o inundarnos de publicidades. Solo debemos descargar programas y plugins de sitios seguros (por ejemplo de adobe.com, microsoft.com, sun.com). Ante la duda es mejor consultar con alguien que sepa más que nosotros  y no correr el riesgo. Otro tema en cuanto a las páginas seguras es que si vamos a hacer alguna transacción de dinero o poner los datos de nuestra tarjeta de crédito para alguna compra el sitio debe comenzar con https:// y no con http:// . Esa letra S de diferencia implica que tiene un certificado de seguridad. Otra opción es que tenga a la izquierda de la dirección un candado cerrado.

En próximas notas seguiremos con más consejos para que todos podamos tener una internet más segura. Como siempre cualquier duda, consulta o comentario pueden hacerla a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o entrar en http://www.jasoninformatica.com.ar