A fin de mitigar las inunda ciones en la cuenca del río Luján, el gobierno de la provincia de Buenos Aires tiene prevista una serie de obras hidráulicas que surgieron de un Estudio elaborado por la Consultora Serman & Asociados S.A., entre los años 2014 y 2015, llamado “Plan Integral y Proyecto de Obras de Regulación y Saneamiento del río Luján”.
La primer obra a llevarse a cabo sería en el partido de Campana y consistiría en el ensanche del Canal Santa María, que une artificialmente los río Luján y Paraná recorriendo 7 km, parte de los cuales son humedales correspondientes a la Reserva Natural Otamendi (Área Protegida Nacional). Según el Estudio, ello favorecería la evacuación del agua hacia el río Paraná durante las crecidas. A esto se sumaría otro canal, no contemplado en el Estudio, que partiría desde el Canal Santa María y correría paralelo a éste. Los barros extraídos para la obra servirían para rellenar la traza de un camino, a través de la Reserva Natural de Otamendi, que permitiría acceder a terrenos privados donde se anuncia un futuro emprendimiento inmobiliario.
Éste ha sido seriamente cuestionado, ambiental y jurídicamente, por encontrarse en zona de humedales catalogada como área de amortiguamiento de la Reserva Natural Otamendi. De acuerdo a diversos estudios estos barrIos están contaminados con diferentes metales pesados, hidrocarburos y otras sustancias vertidas por numerosas industrias asentadas a lo largo de la cuenca.
Respecto del Estudio de la consultora Serman & Asociados S.A., es relevante señalar que no busca erradicar algunas de las causas que provocan las inundaciones, como son los rellenos de humedales por desarrollos inmobiliarios, ni tampoco tiene la finalidad de recomponer el ecosistema, acorde lo ordenado en el art. 41 de la Constitución Nacional y recomendado por especialistas y organizaciones de la sociedad civil.
Frente a esta situación nos preguntamos:
- ¿Qué efectividad tendrá la obra para evacuar el agua en un área donde la pendiente del terreno es casi nula y que se encuentra afectada por las crecidas del Paraná y las sudestadas? Esta zona de humedales (entre el río Paraná y la ruta Panamericana) es una gigantesca esponja que absorbe los excedentes hídricos en épocas de lluvias intensas y es parte del Delta del Paraná, que constituye el principal reservorio natural de agua a nivel nacional. Por lo tanto, debería ser conservada como tal por éste y otros numerosos servicios ambientales que presta. Exactamente los mismos humedales, pero ubicados aguas arriba de la ruta Panamericana, han sido protegidos por la ordenanza No. 6374/2015 del Partido de Campana y declarados como no urbanizables ¿Entonces, por qué no reciben el mismo tratamiento normativo los humedales a ambos lados de la Panamericana si se trata del mismo ecosistema? ¿No es totalmente contradictorio planificar la ampliación del canal Santa María, para supuestamente desagotar el río Luján, y simultáneamente construir un camino que significará rellenar parte de esos humedales y eliminar su capacidad de acoger el agua de las crecidas?
-¿Cómo evitarán los daños ambientales y sanitarios de disponer miles de metros cúbicos de barros contaminados en una área que afecta directamente a una reserva natural? La respuesta es clara: no se pueden evitar. Esos barros deberían tratarse como residuos peligrosos y disponerse adecuadamente (en un relleno de seguridad, incinerados, etc.). Al de por sí ya conflictivo camino atravesando una reserva natural para llegar a un emprendimiento inmobiliario privado, se sumaría un impacto ambiental enorme si se rellena con estos barros tóxicos. También nos preguntamos qué sucederá con la salud de las personas que adquieran un terreno en ese barrio privado si se habilita su alteo con esos barros.
-¿Cuentan estas obras con una Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) y su respectiva aprobación (Declaración de Impacto Ambiental-DIA) como norma la Ley General del Ambiente? El Defensor del pueblo de la Provincia de Buenos Aires ha solicitado información al respecto , pero todavía no ha tenido respuesta. Tampoco se ha realizado aún la audiencia pública que establece la legislación vigente, para que la ciudadanía tenga oportunidad de conocer en detalle las obras y opinar acerca de ellas, Las obras hidráulicas a lo largo de la cuenca del río Luján están entre las más costosas que la provincia propone para intentar solucionar la problemática de las inundaciones. Este proyecto de tamaña envergadura debe iniciarse a través de un proceso transparente, donde estos interrogantes puedan ser respondidos, y las opiniones de la ciudadanía y distintos especialistas ser considerados.