Carlos Donantueno a la derecha, participando del Congreso Económico Argentino.

UNA NOTA DE HERNÁN LEONEL

Carlos Donantueno (37) es Analista Económico y CEO de CD&A Financial Services, este último es un bróker de asesoramiento financiero especializado en inversiones bursátiles, y un especialista en unir política y economía. Sabemos que de por sí, ambas van de la mano, pero durante las últimas décadas se mal utilizaron. Razón por la cual, intentaremos despejar algunas dudas sobre la economía que dejó el kirchnerismo y de qué manera, el macrismo pretende corregir el rumbo sin chocarse contra algo que nos lleve al precipicio. También, hubo tiempo para discutir sobre el plano local, la manera que el Municipio aborda su gestión y la opinión de algunos sectores opositores. Su manera de dialogar y encarar las preguntas será la base para que el lector disfrute de una cátedra económica de uno de los mejores analistas que tenemos en el país y en nuestra ciudad.
- ¿Cómo ves el rumbo económico del país?
- La actual conducción de Ejecutivo Nacional tuvo, y tiene, la difícil tarea de ordenar y estabilizar la macro-economía. Ese famoso “dotar de instrumental” a una nave que se encontraba sin rumbo y aislada del mundo.
Restaurar la confianza y credibilidad institucional, así como construir y afianzar un marco de seguridad jurídica y previsibilidad, crearán las condiciones adecuadas para establecer un puente entre nuestras necesidades de generar empleo genuino y de calidad, reducir la pobreza, crecer en forma sostenida y sustentable, y las inversiones necesarias para lograrlo.Los argentinos debemos inexorablemente abandonar el cortoplacismo y entender que las variables y modelos económicos que históricamente han regido nuestras decisiones sobre consumo, ahorro e inversión, quedarán obsoletas.El gobierno de Mauricio Macri ha elegido transitar este cambio de paradigma a través del gradualismo, y si bien restan aún muchas variables por corregir, claramente se buscó no cargar las tintas sobre los estratos más vulnerables de nuestra sociedad durante dicho proceso.El ambicioso plan de inversión en infraestructura que ha dispuesto y que ya se encuentra ejecutando el gobierno, implica no solo poner en marcha uno de los grandes motores de tracción en materia de empleo y crecimiento económico, sino además avanzar con una respuesta visible a las demandas y necesidades de los sectores económicos de nuestro país, sobre todo en las urgidas economías regionales, al mismo tiempo que construye una Argentina más atractiva de cara a los inversores extranjeros.2018 será un año donde la inversión directa extranjera -que históricamente elige mirar de afuera las decisiones de los empresarios locales antes de avanzar- crecerá en términos de PBI, y esto podría tener un impacto positivo dual, es decir, al gobierno le brindará herramientas para ir reduciendo el déficit fiscal, e implicará un alivio para el “sobre-calentado” balance del Banco Central.
- ¿Fue tan pesada la herencia que dejo el Kirchnerismo como dice el actual Gobierno?
- Resulta muy difícil explicar en términos coloquiales y de forma palpable, que Argentina se encontraba al borde de una de las peores crisis económicas y financieras por las que haya atravesado nuestro país, sin caer en tecnicismos. Se encuentran tan vivas y lúcidas las imágenes del 2001, que buena parte de la sociedad no admite hablar de crisis económica si la TV no muestra saqueos, o una Plaza de Mayo inmersa en una gresca.Quizás la inminente crisis institucional a la que se dirigía Argentina en 2015 si resultó más visible para muchos argentinos, porque esta última es, entre otras cuestiones, mucho más fácil de abordar por los medios y la opinión pública.
De todos modos el estado argentino se había convertido en una “cuenta imposible de pagar”, ya que se gastaba más de lo que se recaudaba, alcanzando niveles record de presión tributaria y desalentando inversiones productivas. Se destruyeron las estadísticas y las instituciones oficiales y se financió el gasto público corriente a través del impuesto más regresivo que existe… el impuesto inflacionario.Creo que esa famosa “herencia” recibida fue aún peor de lo que imaginábamos, y le llevará muchos años a nuestro país reparar los daños ocasionados por el des-manejo y la corrupción.
- ¿Íbamos camino a estar como en Venezuela si hubiese ganado Scioli?
- Creo que no existen dudas de que íbamos directo hacia ese escenario, el debate se presenta entre los analistas en torno a la velocidad de llegada.Los puntos más sensibles en común con la nación hermana, serían eventualmente la crisis financiera y falta de seguridad jurídica, que terminarían de cerrar la posibilidad de obtener financiamiento para el creciente gasto público, la consecuente crisis económica de la mano de la falta de recursos e hiperinflación, y el más grave de todos, un exuberante incremento de argentinos bajo la línea de pobreza.
- ¿Dónde crees que estuvo el mayor déficit del gobierno de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner?
- Creo que no podemos hablar de déficit, cuando los objetivos del gobierno que Cristina Fernández elaboró y proyectó en su fuero íntimo, fueron logrados. Creo que el objetivo del Kirchnerismo fue íntegramente la acumulación de poder, y la obtención de los recursos económicos necesarios para sostener ese poder en el tiempo.Pero para no dejar de contestar la pregunta, podría decir que el mayor déficit de Cristina Fernández fue la idoneidad y capacidad intelectual para conducir el destino de una nación.-El gobierno actual aumentó prácticamente todo y de igual manera ganó las pasadas elecciones legislativas.
- ¿Cuál es tu visión?
- Creo que lo que se planteó no fueron aumentos, sino una corrección, lo que en términos técnicos implica una gran diferencia.El congelamiento de tarifas que impulsó el Kirchnerismo solo generó que los balances de las empresas de servicios entraran en quebranto, y que la única vía de ingresos sean los subsidios del estado nacional.Con el afán de crear una falsa ilusión de bienestar económico, se destruyó la capacidad de brindar un servicio de calidad a los usuarios, y asimismo colocó al país en una delicada situación de dependencia en términos de importación de energía, entre otros.Creo que la sociedad maduró, y que actualmente Argentina goza de un padrón electoral más inteligente y comprometido con sus decisiones, sobre todo con la construcción de un país que trascienda a los gobiernos de turno. Los resultados de la última elección de medio término entiendo es una consecuencia de este cambio de paradigma, y ve en el actual gobierno el medio más eficiente para desarrollarlo.
- Este gobierno apuesta mucho a bajar la inflación y la pobreza. ¿Podrá lograrlo?
- Sin dudas al Banco Central no le está resultando tan fácil como pensaba bajar la inflación, aunque claramente ha logrado colocarla al menos dentro de un contexto de previsibilidad, toda vez que la reinstauración y credibilidad de las estadísticas oficiales, permiten contar con herramientas básicas de análisis. No dudo que en los próximos años la el gobierno logrará bajar la inflación a un dígito, y la reducción de la pobreza se encontrará directamente “linkeado” a este último.Parte de la solución vendrá de la mano de las medidas que el gobierno adopte, dentro de sus posibilidades, en torno a reducir la presión impositiva en la cadena productiva, para que finalmente el consumidor también se vea beneficiado a partir de un mayor poder adquisitivo que provoque una caída en los precios, sobre todo de los bienes básicos.Claro que para lograrlo, es necesario contar con el compromiso de los diferentes sectores económicos, es decir que el esfuerzo no solo provenga del estado y los consumidores, sino además de las grandes empresas.
- ¿Ves un progreso en materia laboral?
- Sin dudas el sector de la construcción, traccionado en gran parte por la obra pública y en forma creciente por un aumento en el crédito hipotecario, es actualmente uno de los principales generadores de empleo genuino, acompañado por el sector automotriz que también presenta una marcada recuperación.Aún resta mucho por hacer en materia de empleo, y su evolución dependerá principalmente de la capacidad que desarrolle Argentina en términos de atraer inversiones.
- ¿Es confiable el INDEC actual? ¿Por qué se lo trató de manipular durante la anterior gestión?
- Si, la gestión actual del instituto ha demostrado ser confiable, pero sobre todo independiente. Esto último se puede fundamentar a la luz de varias publicaciones que ha emitido el organismo conducido por Jorge Todesca, siendo la más representativa el sinceramiento del índice de pobreza de nuestro país.Justamente esto último fue lo que el gobierno anterior buscó ocultar, la cantidad de pobres. De allí no solo la intervención del organismo encargado de medirla, sino además otras medidas que buscaron “disciplinar” a las consultoras privadas, quienes por un tiempo lograron continuar publicando estadísticas que claramente contrariaban los objetivos del Kirchnerismo.
- ¿Hay atraso cambiario?
- La respuesta es que si, hay atraso cambiario, pero no todos los sectores lo afrontan en iguales condiciones. La eliminación de retenciones a las exportaciones de ciertos productos agropecuarios coloca a determinados actores de nuestra economía en una situación de menor vulnerabilidad en los niveles de precio actual del dólar. No podríamos decir que están cómodos con este nivel de precios, pero si más aliviados que otros sectores, como por ejemplo las fruticulturas de las economías regionales.
Argentina sigue siendo un país caro en dólares, y un claro reflejo de esto es el déficit en la balanza de turismo, donde se mantiene firma la tendencia de mayor cantidad de argentinos que salen del país por turismo o compra de bienes, que extranjeros visitando nuestras tierras.
- ¿En qué precio debería estar el dólar? ¿Va a subir a fin de año o permanecerá estable?
- El propio mercado es quien hoy dicta las condiciones de negociación y determina el precio del dólar, con intervenciones del Banco Central, tendientes a atenuar el componente especulativo en cada rueda de negociación y estabilizar el impacto estacional.La zona de $ 20 es quizás el valor que conforme a varios sectores, y creo que sin dudas nos acercaremos a ese nivel de precios más temprano que tarde durante 2018.No creo que el Banco Central permita que existan “sorpresas” en lo que resta del año, buscando que el cierre y las fiestas transcurran sin demasiados sobresaltos en los precios, más allá del componente estacional habitual pro estas fechas.El dólar aún mantiene una fuerte injerencia en los precios, por lo que la autoridad monetaria buscará llevar tranquilidad al mercado.
- ¿Está bien que el precio sea flotante?
- Es el modelo que adoptaron los países desarrollados, y en vía de hacerlo, ya hace muchos años atrás. Argentina solo se está poniendo en sintonía con lo que viene sucediendo en el resto del mundo mientras nosotros mirábamos nuestro propio ombligo.Claro que para que exista un total y genuino modelo de “flotación administrada”, es necesario reducir visiblemente la inflación.
- ¿Van a llegar inversiones como se promete o es un slogan?
- 2018 será el año donde las inversiones llegarán en forma contundente. Hay un exceso de liquidez en el mundo, pero aquellos inversores que hoy miran Argentina, estaban aguardando los resultados de las elecciones de medio término para definir sus acciones. No hay inversión sin seguridad institucional ni reglas claras.
El costo del dinero permanecerá bajo a nivel global, por lo que nuestro país será destino de inversiones en diversos sectores, principalmente el energético, durante los próximos años.
- Cómo ves la situación a nivel local?
- Creo que nuestra ciudad tiene un gran potencial turístico que no se está explotando. Muchas ciudades darían lo que fuera por contar con un río atravesando una zona turística, o los invaluables recursos que posee Luján en materia de historia. Solo con esto último, se podría desarrollar una industria de turismo que genere cuantiosos y necesarios ingresos a las arcas municipales,.Lamentablemente hoy nuestra cuidad luce antigua y estática en el tiempo, y con una precaria oferta cultural que incluso se podría desarrollar con buenas ideas si no cuenta con presupuesto.Siguiendo la tónica que propone el gobierno nacional, el municipio de Lujan debería impulsar proyectos de inversión público-privada, y fomentar la capacitación a potenciales emprendedores y el acceso al financiamiento.Es una ciudad con un enorme déficit de obra pública, que podría ser atendido con los recursos que genere un turismo de calidad, al que se le ofrezca una variada oferta gastronómica, hotelera y cultural.Es una ciudad a la que le urge modernizarse.
- ¿Qué crees que debería hacer el Municipio para recaudar más?
- Sin dudas lo mencionado anteriormente es vital, pero además debería apoyarse en el sector privado y sobre todo en los jóvenes. Fomentar la innovación y el emprendimiento es primordial para lograr un crecimiento sostenido, al mismo tiempo que las acciones públicas deben estar orientadas a modernizar y simplificar la accesibilidad y reducir la burocracia.
- Hace años que Luján tiene déficit financiero, ¿se puede mejorar?
- Se puede mejorar con buenas ideas y capacidad de gestión. Explorar alternativas que generen nuevas fuentes de ingreso y financiamiento al municipio, debe estar a la orden del día.
- ¿Está mal tomar deuda para gestionar?
- Depende que, y como se quiera gestionar. Si lo que se pretende es cubrir necesidades de gasto corriente, es un pésimo negocio. Por el contrario si los fondos serán orientados a atender proyectos de desarrollo en infraestructura, o a financiar acciones comerciales público-privadas, es una excelente decisión financiera.
Cuando se toma deuda la premisa es tener claro el destino de los fondos, por sobre si se tiene o tendrá capacidad de repago.
- Según el partido de Izquierda, la solución es dejar de pagar la deuda externa. ¿Estás de acuerdo?
- Me gusta decir siempre que “para destruir solo se requiere habilidad, pero para construir además es necesario capacidad intelectual”.Esa afirmación carece de lógica, y es tan ridícula como decir que para curar una enfermedad la solución es dejar de realizarse estudios médicos.Es muy cómodo opinar desde un absoluto desconocimiento sobre cómo funcionan la economía y las finanzas de un estado.
- ¿Pueden llevar a cabo su proyecto de 6 horas laborales y 25.000 $ de sueldo?
- Depende en que sector se busque implementar una medida de esta naturaleza. Si hablamos de empleos en el área de IT o servicios, por ejemplo, podría tener lugar el debate, ahora si nos referimos a empleos en el sector productivo, no creo que sea viable.
- ¿Te gustaría trabajar en la función pública?
- Me siento más cómodo desarrollándome en el sector privado. Solo lo haría si de verdad sintiera que puedo aportar algo a la sociedad desde ese lugar, de lo contrario preferiría continuar donde estoy.
- ¿Cómo te gustaría, en materia económica, ver al país en 20 años?
- En un panorama global quisiera ver un estado moderno e integrado al mundo, con reglas claras e instituciones fuertes pero que no asfixien. Un estado presente, pero no gigante.Desde lo personal… sueñocon ver una Argentina sin pobreza, esto es en lo que más pienso cada vez que me toca el deber de votar, con niños que puedan desarrollarse física e intelectualmente, con igualdad de oportunidades y acceso a educación gratuita y de calidad.La pobreza es sin dudas lo que más me afecta y moviliza, y espero sinceramente que para entonces sea una enfermedad del pasado.