UNA POESIA DE H.G.

Si vos no te portás bien le digo a los Reyes Magos
que te dejen sin regalo. Las palabras de mi vieja
sonaban a intimación. Hice todos los mandados,
me lavé hasta las zapatillas
dejé todo prolijito y hasta las orejas me lavé
así los Reyes veían
de que era un chico aplicado. Es que estaban por llegar
los tres Reyes de Belén.
La carta creo la hice sin falta de ortografías
al otro dia sería un radiante 6 de enero.
Mi vieja se aprovechaba
y me buscaba la lengua,
a la vez que me decía que por algunos lugares
ya no podrán pasar
porque en esos lugares
hay guerra según lo decía el diario.
Esa noche me fuí temprano a dormir
y mirando a Dios en la Cruz
le dijé: Señor yo te aprendía a rezar
arrodillado con mi vieja si nunca te fuí con quejas
hoy me tenés que escuchar
porque hoy tienen que pasar
los tres Reyes de Belén,
hoy tenés que parar la guerra
porque ellos, los chiquitos
andan por los caminos buscando
lo que no encuentran,
con los ojitos hundidos y los piecitos con grietas.
Vencedores y vencidos los arrancó la tormenta
y el viento de los caminos arrastra sus almas muertas.
Por eso que yo te pido por los pibes de mi tierra.
Ellos nos saben de guerra, ellos
quieren Reyes Magos y a cambio
tienen un miedo que aterra.
Ellos no piden juguetes solo
te piden comida puesto todo lo que tenían se lo ha
llevado la muerte
Gracias Diocito querido
que en mi Argentina no hay guerra