ESCRIBIÓ¨: MATILDE BERUTI BASADO EN “SOBRE EL ÉXODO” DE MARIO BENEDETTI AÑO 2001

Preguntaba genuinamente el ex presidente.
Que nos pasa, responde el pueblo después de décadas de letargo: Nos, los representantes del pueblo de la Nación Argentina, reunidos en congoja por la insensibilidad y la indiferencia, postergados por la falta de trabajo, convocados por nosotros mismos, frente a la Casa de Gobierno, esperamos se abra la ventana de hierro de su corazón y responda a nuestras inquietudes y necesidades.
Queremos comunicarle, Señor Presidente, que el pueblo tiene hambre y sed de justicia: que los héroes de la Patria, los Delincuentes, transitan por las calles de Buenos Aires como señores entre Señores que roban, violan y masacran.
Quisiéramos saber si en estas actitudes repudiables hay un doble mensaje o ésta es la consigna de los buenos goberrnantes.
Que un barco sin timón parte sin rumbo. Los tripulantes son intelectuales y empresarios, con el objetivo de plantar un árbol en cualquier lugar.
En este remanente de desesperanzados, a diferencia del Arca de Noé, se preservan a sí mismos de la humillación, de la degradación, invalidez y la impotencia.
¿Qué nos pasa? Que ni las palomas quieren habitar más en este paisito. Antes depositaban sus excrementos en los monumentos de las plazas, ahora prefieren hacerlo en otros países.
Que en este mundo tan compulsivo todo se confunde, comemos basura por comida, confundimos personas por bultos y como dice el refrán: “Cuanto menos bulto más claridad”.
Cuando nos damos cuenta de que los bultos son bolivianos, los arrojamos a las vias del ferrocarril: consideramos que los sordomudos, aunque trabajen honestamente, no tienen derecho a vivir, porque dan mala imagen, entonces decimos matarlos; quremos recordarle que los ex combatientes de Malvinas, los que volvieron, están trabajando para subsistir, otros quedaron con secuelas, discapacidades físicas y mentales, los más vulnerables decidieron quitarse la vida porque se dieron cuenta: que la patria que ellos defendieron, no tiene nombre ni sentimientos.
¿Tenemos mal concepto de nosotros mismos o nos estamos deshumanizando?
Para tranquilidad suya y de sus colaboradores , cada vez somos menos, por la tanto le va a ser más fácil gobernar. Los de bajo perfil nos quedamos aquí, no sé si somos más valientes que los que se fueron.
Los piojos se quedan para cobijar la cabeza de los pobres. Las prostitutas se suman a la emigración para cotizarse más; a la servidumbre no le queda otra cosa que quedarse colgada de franelas y lampazos.
Y por último, quisiéramos que nos devuelvan la paz y tranquilidad ya que el dinero que se robaron sabemos que los gastaron y disfrutaron.
Cuando volvamos a recupera la dignidad y el motivo para vivir, le pedimos que nos ayuden a resucitar la Patria que sepultaron.
Entonces luciremos con orgullo la escarapela en nuestras solapas y adornarmeos como antes la bandera en nuestros hogares y los símbolos volverán a identificarnos como argentinos.
Ahora que sabe todo lo qe nos pasa, como en 1810, “El Pueblo quiere saber de qué se trata”.