Este mundo es un lugar inquieto. Vemos a la gente apresurada, buscando un sentido para sus vidas con mucha actividad. Muchos se dedican a buscar las riquezas. Otros quieren todos los placeres de la vida sensual. Todavía hay otros que quieren una vida de ocio, y arreglan su vida para trabajar menos y jugar más. Sin embargo, sus espíritus se quedan intranquilos. Con el tiempo, los aparatos, los placeres y las posesiones pierden su atracción. Cada nueva diversión captura la atención por un tiempo, pero pronto pierde su atracción; hay algo que falta.
Las decepciones son una parte de nuestras vidas. Los defectos físicos limitan nuestras actividades. La familia necesita cuidado constante. Nos sentimos atrampados en nuestro trabajo o vocación, porque carecemos de la pericia’ de otro trabajo. Gastamos dinero y nos endeudamos esperando que la compra siguiente haga la vida más tolerable. Nuestro matrimonio no ha llegado a ser lo que esperábamos. Buscamos la satisfacción y el propósito de la vida en vano.
¿Es eso todo que hay en la vida? ¿Debe de haber algo significativo que nos dé satisfacción, que no? ¿Algo más permanente? Seguramente hay una solución.

¿Qué es la vida?
La vida es un período precioso de tiempo que el Creador nos ha asignado. La Biblia dice que es como una sombra como flor de la hierba, la hierba se seca y la flor se cae como neblina que se aparece por un poco de tiempo (Mientras que estamos jóvenes, pensamos que la vida se extenderá por muchos años. A medida que nos envejecemos, parece que el tiempo se acelere. Ya no podemos lograr lo que antes esperábamos. Estamos decepcionados por una variedad de obstáculos que cortan los vuelos de nuestras vidas.

¿Qué es el problema?
¿Qué es lo que contribuye al descontento de nuestros espíritus?
La vida es una oportunidad y, a la vez, una responsabilidad. Estamos tristes cuando no hacemos lo bueno que sabemos hacer. Pecar contra nuestros prójimos nos trae inquietud y culpabilidad. Pecar contra nosotros mismos nos carga la conciencia. Nos sentimos responsables de nuestras acciones.
La mayor parte de la gente presiente que la vida tendrá consecuencias más allá de los pocos años aquí en la tierra. Para muchos, esto signifi ca que reconocen un poder espiritual más alto con un propósito más alto manifi esto en el universo. No siempre conocen quién o saben lo qué es.Muchas veces la gente está insatisfecha con la vida.