UNA NOTA DE DANIEL MARIO TORRES

...Hoy les quiero contar algo nuevo que fui escuchando en unos de los viajes a la querida ciudad de Luján, rutina que ya me encanta y que practico cada 12 o 15 días, siempre con los micros veteranos pero firmes y con buena conducción, la Línea 57.
Nunca pensé que hubiese gente que tuviere un dictamen formado y que estuviese pidiendo resolución para el tema, que a mis años me resultó novedoso. Tomé como siempre el micro, y para más datos el chofer fue el 383 que conducía con un andar regulado y entrando en hora a Luján, estoy ansioso en encontrarme con mi amigo Juan.
La conversación que escuché y que sí por mí hubiese sido los hubiese seguido hasta la casa.
Bueno ya estamos en el bar bien conocido y el pedido como siempre para los dos es rutina y sin aguantarme más comienzo con una pregunta sobre ¿qué haría usted Juan si ahora fuese consultado sobre si existe o no existe Dios? Y sabiendo de antemano lo que usted me dirá, será que cree tiene fe.
Paso ya al tema que me quema y que a veces uno lo llega a ignorar y para colmo de males según hablaban los señores, un señor que nunca sentí nombrar de nombre Fernando Lozada, ingeniero mecánico que fue quien organizó un Congreso de Ateísmo, que a simple decir de lo que conversaban, habían participado filósofos, políticos y científicos que al día de hoy sumarían como 12.000 personas, aprovechando la presión nacional del por qué la Iglesia se metía y opinaba de política, y para colmo recordaban que Alfonsín, Kirchner y Cristina, juraron sus presidencias por Dios, Nuestro Señor y los Santos Evangelios y habían sabido cumplir los sagrados mandamientos. Hasta allí no me parecía nada malo, lo que llamó mi atención es cuando compararon los gobiernos militares entre 1977 y 1981, en que firmaron cuatro decretos que beneficiaron a arzobispos y obispos con una asignación monetaria equivalente al 80% de lo que gana un Juez a la vez que agregaban los pagos a las parroquias de frontera, jubilaciones graciables a los sacerdotes y decían que se pagaban otros beneficios como contribuciones mensuales por seminarista, partida para las causas de canonización, mantenimiento de tribunales y facultades eclesiásticas.
Según decía esa gente que conversaba en el micro el gobierno les pagaba a 140 obispos y arzobispos, 640 sacerdotes y 1200 seminaristas, lo cual, representaba algo así como 130 millones de pesos, que no eran el total, pues otros 18 mil millones anuales se pagaban para la educación primaria y la secundaria.
A la vez que agregaban que el Estado no se quejaba, puesto que con esos pagos se ahorraba edificios y también mantenimiento, dando a conocer que esa plata iba destinada a los docentes que están en escuelas cristianas y que por ello cobran cuotas bajas dando buena educación.
Le juro vecino Juan, que no hubiera imaginado que tanta bronca tendrían con la Iglesia, ya que también se quejaban que se pagara a las monjas y curas en los hospitales y geriátricos, donde dan asistencia y a la vez ellos reciben alojamiento, comida y ropa o las telas para la confección de las mismas, o sea, por lo que podía pescar al oír tan dura conversación esta gente quería voluntades para presionar que la Iglesia se mantenga sola y que no sea el Estado el que deba pagar los gastos de mantener la Fe Cristiana.
Vea Juan, yo le cuento que necesito otro café y que sea doble, por lo que estoy contando es bravo y me gusta poco y menos en estos lugares donde la tierra es santa, yo me quería morir cuando escuché cuando que pedían una reforma urgente, ya que ahora el Presidente, no tiene que ser católico y los chicos en los colegios no tienen por qué rezar ni recibir bendiciones durante sus años de estudio.
La verdad y con tanta turbulencia que afrontamos diariamente, me resulta y sueña extraño que busquen la separación, pues yo que estoy acostumbrado a respetar las ideas, las costumbres y el respeto por el sexo, me resultó un llamado de atención lo escuchado en este viaje y creo que lo peor es que no pude opinar para bien o para mal y aunque no quisiera hacer apología, no encuentro mejor remedio para encontrar solución a tan difícil situación ya que no puedo pedir a Dios ponga paz y luz entre la gente, ya que ayer hace poquito, discutió sobre el aborto y después de mucho hablar y expresando posiciones de las formas más diversas, no dejó conforme a nadie ya que la gente opinó y hasta la agresión llegó, pero no arribó a la verdad y cuando le tocó a los políticos opinar no esclarecieron en nada pues el bendito voto por una u otra posición no fue del todo sincero por qué escuché por allí que algún voto se cambió y no casualidad sino a cambio de prebendas, para el hombre o para la zona que el diputado o senador representaba,¡qué lástima que los hombres no nos pongamos en serio despojados de intereses y solo pensando en el bien y en todas las mayorías! Más ahora me voy dando cuenta que el interés, la prebenda, la falta de humanidad parecen que se aplican de manera espurrea, el avance de las ciencias no alcanza para que el hombre mejoré su tren de vida, pues me doy cuenta que nadie parece pensar en el otro, o buscar el equilibrio, tarea ardua y dura que sin quererle faltar a unos u a otros, sí me atrevo a decir que más vale me hubiese dedicado a leer un libro y no escuchar conversaciones ajenas que si bien me hicieron enterar lo que piensa mucha gente a mí me dejó una espina que detrás de todo problema siempre brota el interés del dinero, y después viene la gente.
Bueno vecino, Don Juan, me estoy yendo cariños a la Señora y que Dios nos guie e iluminé. Chau hasta la próxima.