• “TOUR INTERNACIONAL DE PATRIMONIO HISTÓRICO 2017”: CAPITULO 7 - Leer más

  • “TOUR INTERNACIONAL DE PATRIMONIO HISTÓRICO 2017”: CAPITULO 7 - Leer más

  • EL INTENDENTE OSCAR LUCIANI ESTUVO PRESENTE EN LA APERTURA DEL ÚLTIMO TRAMO DE LA AVENIDA FERNÁNDEZ BESCHTEDT - Leer más

  • OBRAS EN EL HOSPITAL MUNICIPAL - Leer más

Lanzada la campaña electoral, sobrevienen las dudas en torno a los resultados de octubre. Y las dudas traen incertidumbre.
La actividad de cada búnquer partidario se muestra incesante, aunque en algunos casos no se note demasiado.
Más bien, las confrontaciones y disputas parecen sucederse en el cúmulo de reuniones que cada sector mantiene con seguidores y vecinos en general.
Allí las críticas –algunas muy duras- están casi unánimemente dirigidas al oficialismo gobernante, con el cual todos los participantes quieren acortar distancias y ser quienes le disputan supremacías.
Porque, si en algo están todos de acuerdo, es que la lista local del Frente Cambiemos está, claramente, por encima de todas las otras expresiones políticas, lo que afirman y reconocen propios y extraños.
En ese sentido, los resultados de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias que se llevaron a cabo el pasado mes de agosto, lo confirman visiblemente.
En esa oportunidad, la competencia electoral mostró un claro ganador, como fue el sector liderado por el actual Intendente municipal, Oscar Luciani, posicionándose como la fuerza política que se coloca al tope de las preferencias de los votantes locales.
La gran expectativa de las P.A.S.O. era la disputa –por momentos sin cuartel- que se produjo entre el ex jefe comunal Miguel Angel Prince y el actual concejal Leonardo Boto, ambos como expresiones del mismo bando, es decir, constituyéndose en la expresión local del kirchnerismo.
El choque entre ambas listas arrojó un claro vencedor: el veterano caudillo que fuera varias veces Intendente, quien –como consecuencia del resultado obtenido- posterga una vez más las aspiraciones de Boto, de liderar ese espacio político.
Sostienen algunos militantes cercanos al Prince, que el principal objetivo del conductor ya se cumplió, aun cuando –como parece lo más probable- pierda las elecciones ante las huestes de Luciani.
Es que, para muchos, la obsesión del vencedor era la de desplazar a su contrincante –a quien denominó “el foráneo”, como lo hizo con los funcionarios de la ex Intendenta Graciela Rosso.
Recordemos que el aluvión de desconocidos que designó Rosso para ocupar los principales cargos de conducción en la Municipalidad, fue repudiado por la ciudadanía local, algo en lo que participó activamente Prince.
Hoy por hoy, vuelve a reeditar –en su disputa interna con Boto- la misma estrategia. De allí su slogan de campaña: “Somos de acá”, que parece haber acompañado su victoria.
Pero la fiesta quedó atrás, y el resultado obtenido dejó sus secuelas. Sobre todo mirando a octubre. Porque –se especula y algunos sondeos parecen confirmarlo- no todos los seguidores de Leonardo Boto estarían dispuestos a votar por Miguel Prince en las elecciones generales.
El caudillo lo sabe e intenta una tarea silenciosa de captación, nada fácil. Sobre todo porque también de otros sectores políticos sueñan con obtener algunas adhesiones provenientes de los seguidores de la lista derrotada.
Mientras tanto, el tiempo transcurre aceleradamente y algunos esfuerzos están dirigidos a conocer qué piensan los votantes. Sondeos de opinión, les llaman de algún sector, encuestas desde otro.
En esa tarea intervienen las estructuras partidarias provinciales –fundamentalmente- y nacionales, que suelen medir tendencias en los distintos distritos bonaerenses.
Según los trascendidos, los guarismos difieren según quien los haya pedido, pero hay una coincidencia unánime: el triunfo de octubre parece estar sellado a favor de la lista del Frente Cambiemos, que encabeza el actual concejal oficialista Fernando Casset.
Esto lo sabe Prince y sus más estrechos colaboradores, y lo presienten los militantes del sector, todo lo cual suma preocupaciones al líder.
También sufren predicciones pesimistas los integrantes del sector que responde a Sergio Massa, los que no sólo no crecen en las encuestas, sino que estarían padeciendo los efectos negativos de una preanunciada polarización entre el sector gobernante y el kirchnerismo.
Algunos resultados de los sondeos que se comentan, ponen en riesgo la obtención de alguna banca por parte del antes denominado Frente Renovador. Y este pronóstico hasta es compartido por un actual concejal de ese sector.
En base a compulsas más o menos reservadas y, en otros casos, a predicciones más adivinatorias que comprobadas –pero que se apoyan en el clima político que se percibe- los participantes echan mano a las calculadoras para intentar un pronóstico posible.
Nada es seguro hasta después de haberse practicado el escrutinio definitivo de octubre, pero las encuestas y el resultado de las elecciones primarias, son elementos que los dirigentes políticos tienen presentes.
No pocos pronostican que las elecciones generales no sólo confirmarán el triunfo del sector que resultó primero en las P.A.S.O. –es decir, Cambiemos- sino que se aumentará la diferencia con el segundo, que –nadie lo discute- seria Miguel Prince en su –para algunos- tardío retorno.
El oficialismo, en tanto, se muestra sólido, mantiene una actitud cuidadosa y exhibe un plan de obra pública nunca antes visto en nuestro medio.
Muchos vecinos reconocen que se está transformando el distrito con obras verdaderamente importantes y, sobre todo, necesarias.
Hasta la criticada obra de mejoramiento del centro de la ciudad –que recién muestra su primer tramo de ejecución- comienza a ser apreciada hasta por quienes se manifestaron en contra.
La realidad parece desmentir a quienes –con una clara intencionalidad política que no pasa inadvertida- atacan al gobierno municipal –y especialmente al Intendente Luciani- atribuyéndole inacción.
Desde el oficialismo responden con resultados. Los logros de la actual gestión, en materia de obras, equipamiento, pago de deudas, y otros tantos aspectos que la gente conoce- superan las sucesivas administraciones de Miguel Prince y de Graciela Rosso, sumadas.
El contraste es evidente y juega a favor de la lista que resultó mejor posicionada en las elecciones primarias del mes de agosto. Es un dato objetivo, no una especulación, que todos los competidores conocen.
Por lo que puede apreciarse en la calle, la gente también.