Estamos en el último mes del año , dentro de unos días habrá finalizado el 2017.
Miremos con confianza, con optimismo, Jesús nos tiene preparado un excelente fin de año, la expectativa debe ser de alto logro, mantengamos la esperanza solo debemos proponernos pasarla bien.
Los valores son espirituales, Dios nos quiere unidos para que cada reunión sea una verdadera fiesta, no importan las bebidas, los manjares de comidas, ni tampoco los regalos, miremos con afecto, con amor, sin malicia.
Reconozco que hay situaciones díficiles, por intereses, por palabras graves y agraviantes de uno contra el otro, pero aún así, vale la pena el intento de lograr la ansiada paz.
Se puede, no seamos indiferentes, vivamos en plenitud la familia. Piensa en un amigo, en un pariente y verás que tienes lo mejor con esa gente.
No debemos permitir que la mentira haga sucumbir a la verdad, aún si la mentira es apoyada por un conjunto de personas débiles y obsecuentes, se puede transformar en un arma poderosa, no podemos permitirlo.
Decir la verdad es uno de los peores defectos para algunos, duele y mucho, cuantos seres humanos tienes que aprender a ser puros como los infantes y nobles como los caballos y los perros.
A todo esto el ser humano lo está dejando de lado, no es bueno.
Ama la vida y te amarás a ti mismo,esa es la verdadera fiesta.

Daniel Mario Torres