Escribe: Daniel Mario Torres
Hola vecino nuevamente pretendo con toda humildad que me reciba en su casa, lugar de trabajo o tomando un café, ya que el periódico es el amigo que uno lo lleva a compartir momentos y ojalá no nos quiten ese derecho, que todavía parece perdurar en el tiempo y al recordarlo no quiero olvidar el mate al cual por falta de tiempo lo hemos cambiando por el café o el café con leche.
Bueno, después de estos saludos y sin ánimo de estropearle el día le comento: que lo leo y no lo creo aunque además lo vi con mis ojos creí que era una ficción pero no, es la triste realidad y digo triste por cuanto uno que ya es mayor y que vio, escuchó y padeció, creía que ahora sí, la Señora Justicia un poco adormilada
venía y decía basta, Justicia pa´ los pobres, pero no es así. Hubo un cambio de libreto y la obra ya no tiene el final que Usted, yo y cuántos más esperábamos. El basta no se va a aplicar, lo de Justicia pa’ los pobres, ni locos, en fin se cumplió lo del chiste que circuló hace algunos años “se dice pero no lo vamos hacer”.
Y pensar que en el mes de diciembre unos respetables Señores Jueces dijeron no, los acusados bien presos están. Creo que eran de la Cámara de Casación, o sea que, lo que ellos dijeron era palabra santa, pero al parecer a los señores presos no les gustó y se buscaron otros señores jueces de no sé donde y después de casi 100 días cambiaron el no por el sí y por si hubiesen dudas lo mandaron a sus casas y aquí no pasó nada.
Huy que macana se le enfrió el café, perdóneme, es que le contar que este libreto es tan burdo que se lo tenía que contar rápido y ahora ya no sé si es Justicia Legítima o Justicia Divina o si es Justicia. Pero lo que sí se que estuve sacando cuentas y con lo que no se pagó y era nuestro se podrían construir como 20 jardines de infantes o varios hospitales o unas cuantas ambulancias. Más no quiero macanear con las matemáticas nunca fui bueno. Para colmo me entero que uno de los liberados dicen que lo secuestraron y si así fue quiere decir que este señor pagó rescate o lo pagaron por él, esos dos amigos que tenía, los que se hicieron cargo de sus empresas, según decían y los que dijeron que habían pagado honorarios por $ 8.000.000 ahora a quien no se sabe, quizás haya sido una mentira, ya que a esos dos amigos el señor preso ahora en libertad, ahora los echó y no los quiere ver, miré yo le cuento lo que se escuchó en los cafés de la ciudad si es verdad o es otra cosa, no lo sé.
A propósito vecino de este lugar bendecido por la Virgen, si usted tiene que pagar a la AFIP no se demore, haga ya mismo haber si todavía lo hacen pagar a usted este episodio que no tuvo un final feliz por lo menos, hasta ahora y si no hay cambios como esperamos pobre de nosotros los charlistas de café, que dialogamos con los vecinos.
Pensar que hasta ahora nos habíamos conformado con el dictado de libertades en los acusados de muerte en accidentes de tránsito, aún aquellos que se pasaban en el alcohol, se pasara por alto y en el
peor de los casos le daban una condena a cumplir de trabajo solidario, pero lo jamás hubiese imaginado que por no pagar impuestos y haber utilizado el dinero en inversiones particulares tampoco tiene condena y en el peor de los casos le darían facilidades más o menos hasta el año 3000, si es que no se fija otra ley más benigna.
Lo cierto vecino, que para gozar de estos beneficios, me parece que hay que tener ciertos escrupulos negativos, mezquinos y alejados de toda ética. Si usted logrará tener ese maligno espíritu de no querer a nadie, solo quererse a usted entraría en la categoría de los hombres del dinero mal habido.
Yo me imaginó qe usted no reúne nada de lo que le nombre y tampoco conoce a otras personas en su querida ciudad, con estos atributos, más quien le suscribe en base a experiencias dadas en distintos estratos de la vida social, le puedo decir que estas especies de “señor delincuente de alta performance” no es común y solo debe haber unos 30 0 o 500 seres en nuestro país.
Claro que hay muchos buenos pagadores o sufridos vecinos, en fin, buenos ciudadanos seguro somos muchos más, pero estos 300 o 500 nos han endeudado por varios años y lo peor nos están quebrando la fe, no en Dios y la Virgen Todopoderoso, sino en los hombres especialmente en aquellos elegidos para administrar Justicia, o sea, la Balanza de la mayor transparencia y equidad.
Bueno me voy a separar por unos días de usted vecino, le pido disculpas por haberle hecho tan amargo el mate o el café, le juro de verdad no fue mi intención y solo con ver a tantos hombres y mujeres movilizarse muy temprano para cada actividad, pensando en un futuro, me encomiendo a Dios para que con la ayuda del “Negrito Manuel” roguemos por un mañana mejor, en paz, con salud y que los equivocados dañinos tengan la luz para ver lo que han hecho, se arrepientan y que reciban el castigo de tener mucho dinero pero no la paz. Charlamos en unos días.