EL PROYECTO DE LA LEY DE EXTINCIÓN DE DOMINIO DUERME.

UNA NOTA DE DANIEL MARIO TORRES

Una vez más mi rutina del viajecito a Luján y todo calculado, el 184 donde viajo sentado y aún llegó con mucho tiempo de antelación a este lugar tan concurrido que es el Puente Saavedra.
Gente que va y viene y yo que me encamino a la parada del 57 donde no puedo evitar de mirar y admirar las vidrieras de una agencia que exhibe unos hermosos modelos de automóvil que algún día yo tendré.
En esa misma cuadra y esperando los distintos recorridos se ve a muchísima gente que como yo piensa en viajar sentado y justo a las 20 me llega el servicio mío que con regular pasaje y el saludo concebido al chofer emprendo el viaje deseado a mi querido Luján. La ubicación inmejorable y emprendemos la marcha a regular velocidad, a los pocos minutos a través de las ventanillas mis ojos se regocijan al observar los diversos verdes que muestran los follajes nuevos de los árboles que circundan el camino, que a decir verdad está bastante cargado de diversos vehículos, que marchan todos en la misma dirección.
Luego de un tramo extenso llegando a Francisco Álvarez cambio el verdor de los árboles por pintadas en celeste y blanco que llaman mi atención cuando descubro la palabra “Cristina 2019” y así en aumento la pintada que al llegar a Moreno observó el agregado de “Moreno está con vos”.
Quiero ser bien pensado y lo pienso para mí que seguro quisieron darle colorido a las paredes manchadas porque de lo contrario pienso en el gasto que resultó esa pintada y no puedo dejar de pensar en los sufridos vecinos que atraviesan una situación económica difícil, para que el Municipio gasté dinero en esas pavadas.
Sigue el camino y al fin me doy cuenta por los baches que estoy entrando a la Terminal de mi querido Luján. Ya descendido me encuentro con el vecino y amigo Juan y como parte del saludo yo tomó la iniciativa, y le digo, hoy invito yo. Mientras nos encaminamos para el bar de siempre, en el cual y después de los saludos nos sentamos en una mesa cercana a la ventana, donde formulamos el pedido a la simpática camarera, mientras que el vecino Juan no aguanta más y me pregunta ¿y hoy que se trae Don Mario?, a lo cual yo le respondo, que hoy vengo a contar un clamor que se escucha en diversos lugares de todo Vicente López y también de la ciudad de Buenos Aires, lo efectúa gente de toda situación económica, que abarca desde la cola de los jubilados frente a un banco hasta los comerciantes de un popular barrio y para que contarle lo que escucho en los supermercados, diría que es casi dramático, lo que dice y piensa mucha gente, aunque un hecho muy bonito que se acaba de producir a puesto una breve tregua pues le cuento que la gente está sufriendo desesperanza, solo se reavivó la alegría con estos Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, que todos disfrutamos y los estuvimos viviendo y sabe lo más lindo Don Juan no había carteles ni pasacalles, no había banderas partidarias, solo volaban al viento la Argentina y la de algunos países participantes no había otra exhibición que la de jóvenes de a cientos con sonrisas y trajes de gimnasia coloridos. La gente muy contenta estaba y eso es bueno y esperanzado de acuerdo a lo que pienso yo de lo mucho que he escuchado en los diversos lugares que recién le mencioné.
Es que creo que ha llegado el momento de decir basta a la vieja política, las falsas promesas, que nos dieron durante muchos años. Debemos enterrar la obsesión de pensar que han de volver y decir una y mil veces que devuelvan lo robado. Ese es el clamor del cual yo, hoy le quiero hablar.
Y pidamos otra vuelta, porque la charla creo es larga, y no me quiero olvidar de lo que dice la gente. Todo esto porque el tiempo avanza y en cada día que pasa, va dejando al descubierto cientos de números y cifras, nombres y delitos que ya suman cientos y que seguramente han de seguir aumentando porque se está investigando. Del dinero desaparecido no hay noticias.
Así también faltan varios autores de delitos cometidos y la gente ya se colmó con el tema de los cuadernos, pues en todo horario y día en entrevistas de TV aparecían más datos y declaraciones políticas que si bien sirven para el conocimiento de la población toda, también han servido para amargarles la vida a mucha gente de cualquier tendencia y edad, creando solo incertidumbre, bronca y angustia han sido lo que escuchó la población, que ya venía castigada en muchas otras ocasiones, solo que ahora está más descreída, cansada, o lo peor, sin esperanzas.
Presos sí, hubo algunos, bienes presuntos un montón, dinero confiscado muy poco, y a todo esto, y sin querer sabotear lo mucho que se está haciendo, la gente le pide al gobierno y reclama que aparezca todo el dinero robado, que los bienes secuestrados se conviertan en dinero y todo lo recaudado sea volcado al gran pueblo para mejorar servicios o para pagar deudas al extranjero. Para colmo de este reclamo, hay un murmullo que dice que el Congreso Nacional a través de Senadores en especial el Señor Pichetto, sería una punta de lanza que no vota ni permite respaldar al Sistema de Justicia, para poder ejecutar el mandato del pueblo que pide no siga en poder de los corruptos, pues es dinero mal habido y ya no se puede seguir esperando a los reclamos, porque estarían a punto de vencer en uno o en dos meses y ahí sí sería una traición al pueblo que dejaría de creer en los poderes y especialmente en la Justicia, o sea, se está acabando el tiempo, por cuanto cuando comenzó a vislumbrarse una ley abarcatiba con todos los reclamos, había quince borradores, durante el año quedaron diez y según se dice ahora quedarían dos o tres de la bendita ley de Extinción de Dominio, que de no tratarla ahora el Senado la daría de baja, o sea, perdería el Estado Parlamentario, es que estos temas de leyes no son del común de la gente, pero a la vez, esa gente se entera y piensa, que la estarián estafando en su buena voluntad, dado que juicios no hay, presos con condena firme tampoco, y la plata no se ve. La gente comenta lo que a través de los años fue aprendiendo, la política debe servir para terminar con una corporación, con una oligarquía y con un círculo de intocables, Señores Senadores, ustedes tienen la palabra, ustedes pueden hacer realidad con su voto que el pueblo pueda recuperar sus bienes, la impunidad no tiene ni debe ser tolerada por nadie.
La famosa grieta de la cual se habla mucho tendría la oportunidad de comenzar a cerrarse y en ustedes los Diputados y Senadores, a quienes las personas los votaron con fe, de ser representados para mejorar su standard de vida y no su achicamiento, dado que muchos de esos votantes son hombres y mujeres que trabajaron y aportaron para ser grande a esta Nación, más allá de los trabajadores actuales, creen en la Democracia que no es de nadie en especial sino que es un derecho de todos.
Está para ser disfrutada a partir del respeto de todos los argentinos, que no solo deben participar para elegir autoridades sino que deben sentirse orgullosos de las mismas, en cada oportunidad del voto de una ley analizada y estudiada que beneficie a las mayorías, en este caso, sería importante la Ley de Extinción o como la quieran llamar que sirva a la sociedad toda para la que el dinero saqueado vuelva a los intereses de la Nación, en lo particular yo opinaría, no creo en recuperar autos para el sistema puesto que los modelos secuestrados son muy caros y de romperse en poco tiempo no habrá presupuesto para los arreglos lo mismo que con las embarcaciones, lo mejor sería enviar todo a remate y recuperar el dinero, también la maquinaria vial o los aviones.
Lo cierto, lo que reclama la gente es que todo debería ser rematado y fiscalizado por la justicia u organismo ideal y quedarían las propiedades y tierras que convenientemente tasadas y con los requisitos formales también deberían llegar a remate.
Seguramente se obtendrían sumas muy importantes, que podrían servir para el pago de la deuda externa que tenemos y por último Don Juan, ya me estoy yendo y le cuento que el tiempo pasa inexorablemente y le trasmito lo que mucha gente dice “que ruega a quien corresponda vuelque su buena voluntad y argentinidad para borrar esta terrible pesadilla que no es obra del gran pueblo, sino por el contrario obra de unos pocos aventureros vende patria que se creyeron dueños del poder”.
Son doce los jueces federales, me cabe la pregunta ¿todos serán buenos…? y en esa pregunta está el clamor de miles de personas.
Vecino Juan, un placer me voy derechito a la Terminal a tomar el 57.