No se puede negar que Luján cuenta con una identidad bien marcada. Tampoco se puede negar el alto componente cultural manifestado en sus representaciones en torno a tradiciones, historias, raíces comunes, formas de vida, motivaciones, creencias, valores, costumbres, actitudes y rasgos.
Esta identidad cultural del pueblo lujanense, requiere de una producción de respuestas y valores que como heredero y trasmisor, actor y autor de su cultura, debe afianzarse en el contexto histórico que nos toca protagonizar.
Una fuerte y positiva identidad presupone sentimientos de pertenencia, satisfacción y orgullo de esta pertenencia, compromiso y participación en las prácticas sociales y culturales propias.
Por lo tanto, es insoslayable la preservación de los valores más auténticos para garantizar la permanencia en el tiempo del acervo cultural que hemos heredado.
Y justamente nuestra ciudad, cuenta con una herencia muy rica que se sustenta en el mismo nacimiento de la Patria.
Ese momento de la historia, más otras referencias de la vida institucional de la Argentina, ubican a Luján en un destinatario genuino para preservar parte del patrimonio nacional.
Y es el Complejo Museográfico “Enrique Udaondo” uno de los espacios más relevantes que existen en el país en cuanto a la custodia de bienes que reflejan el transcurrir de los hechos y acontecimientos históricos.
Ese sentimiento y orgullo de pertenencia, no puede ser neutralizado ni opacado por quienes desde una visión autoritaria, negando nuestros valores y desconociendo el sentir de una comunidad, hoy pretenden la disponibilidad de la Prof. María Teresa Tartaglia como Directora del Museo.
Ante esta injusta decisión, queremos manifestar nuestra solidaridad y acompañamiento a quien, además de sus valores morales y de una reconocida y respetada participación en política, cuenta con el aval y la trayectoria innegable que la convierten en una referente de nuestra cultura.

Juan Carlos Juárez