UNA NOTA DE: MARGARITA ELIAS

El encuentro a beneficio por el Hospice Madre Teresa de Luján ya se convirtió en un clásico desde el 2015, año en el que la institución junto al Centro Integral y Profesional de Entrenamiento y Bienestar “Lekip” organizaron el primer evento que pasó a llamarse “LATE POR EL HOSPICE”. Lo que comenzó por las calles céntricas de la ciudad, desde el 2017 se trasladó a las de Jáuregui para recibir a más de 1000 personas, entre competidores, participantes y voluntarios.
Esta cuarta edición, prevista inicialmente para el sábado 24 de noviembre, tuvo que postergarse para el 25 ya que la Final de la Copa Libertadores de América se iba a disputar el mismo día, pero tras los incidentes de público conocimiento y la suspensión por 24 horas del partido, el evento corría la misma suerte aún con la nueva fecha del domingo.
Sin embargo, desde la organización emitieron un comunicado oficial en sus redes sociales ante las reiteradas consultas de los participantes y el cual estuvo acompañado por el hashtag #YoVoyALate: “Lamentablemente los incidentes de hoy y posterior decisión de los organizadores del torneo nos excede. Desde principio de año hemos trabajado arduamente para realizar el evento de mañana, y en este momento contamos con proveedores y organizaciones que colaborarán para que Late por el Hospice sea una verdadera fiesta, un evento para disfrutar en familia y con amigos, y lo más importante a completo beneficio del Hospice Madre Teresa”, expresaron desde la cuenta de Facebook.
Así fue que el domingo 25 (al final sin River-Boca a la vista), el Club Náutico El Timón abrió sus puertas de forma gratuita desde las 14 horas para recibir a grandes y chicos y aprovechar al aire libre de los entretenimientos que iban desde correr en una rueda gigante para ganarse un premio hasta subir al imponente globo aerostático de Comarcas y disfrutar de una vista panorámica del predio.
La tarde era ideal para disfrutar del lugar mientras algunos tomaban mate o hacían fila para comprar unos refrescantes jugos. Según informaron desde la comisión directiva del Hospice, al personal de Lekip que estaba trabajando también se le sumaron alrededor de 50 voluntarios de la Institución, más otros 60 colaboradores que se anotaron por voluntad propia para cortar calles y atender a los concurrentes. Tampoco faltaron quienes alegraron la jornada con sus pispiretas y sus sanas picardías, y quienes aportaron color y risas al evento: los queridísimos Payamédicos.
“Es una fiesta de toda la familia. Nosotros en el Hospice decimos siempre que somos nosotros una familia para nuestros huéspedes. Y está vez se amplió recibiendo a todas las familias para hacer la caminata, para correr, para colaborar, para ayudar a que el Hospice siga siendo lo que es.” -expresó a HERALDO DEL OESTE la vicepresidenta de la comisión directiva y psicóloga Lorena Etcheverry- “Para nosotros la verdad que es un sueño hacer este evento porque realmente nos muestra que el Hospice puede llegar a más gente y por ello hicimos una apuesta mucho mayor porque la idea es ir creciendo cada año y eso se ve en el predio, la cantidad de gente, en todas las empresas que nos acompañan”.
Con Sergio Corzo en la locución y el equipo de Lekip arriba del escenario animando a los participantes a entrar en calor con un baile a puro reggaeton, a las 17 se dio largada al “LATE POR EL HOSPICE”.
Más de 850 personas comenzaron a dar sus primeros pasos de las distintas modalidades propuestas: 3K caminata - 3K carrera competitiva - 10K carrera competitiva y 500 mts kids. La enorme columna que salió desde la entrada del Club Náutico El Timón era muy variada: además de los grupos de atletas locales (como por ejemplo los ‘Never Ponys’ dirigidos por Julián Insarralde, los Corredores de Las Praderas o ICS Deportes), vinieron otros de Gral. Rodríguez, Junín y Mercedes (cinco muchachas del Top Training que corrieron los 10K); también había aficionados al deporte y hasta familias completas, madres y padres que llevaban en cochecito a sus hijos para hacerlos partícipe de los 3K.
Todos y cada uno de los concursantes recibieron su medalla al llegar a la meta donde se encontraba presente Emilio Pignataro, director de Deportes de la Municipalidad de Luján. El podio para los 3K carrera competitiva estuvo conformado por Felipe Saavedra (1er. puesto con un tiempo de 00:10:13), seguido por Jorge Kranevitte (2do. puesto con un tiempo de 00:10:24) y Gonzalo Orieta (3er. puesto con un tiempo de 00:10:45). Y el podio para los 10K carrera competitiva estuvo conformado por Roberto Alfredo Potes (1er. puesto con un tiempo de 00:36:19), seguido por Facundo López (2do. puesto con un tiempo de 00:36:43) y Nicolás Ignacio Rodríguez Etchetto (3er. puesto con un tiempo de 00:37:11).
“LATE POR EL HOSPICE” continuó con la carrera de los más ‘peques’, sorteos y el show en vivo de ‘Todos Contra Jaime Cumbia Pop’ para cerrar con música y más movimiento este evento solidario que tuvo como fin recaudar dinero para el sostenimiento de la Casa de la Divina Misericordia.
“El Hospice todos los años trabaja muy duro. Este año hemos trabajado no solamente en este tipo de eventos que nos permiten seguir subsistiendo y seguir manteniendo la obra que es bastante costosa, sino que además hemos tenido presencia en congresos, en jornadas, difundiendo lo que es el cuidado que dan los Hospices en el mundo.” -informó su vicepresidenta Lorena Etcheverry-
“El hospice es una obra totalmente solidaria, se mantiene gracias a la solidaridad, la mayor parte de la tarea la desarrollan los voluntarios, voluntarios comunes que ayudan en el cuidado, en el mantenimiento de la casa, que aportan dinero y también voluntarios profesionales”. En todo el país hay solamente 15 Hospices y poco más del 10 por ciento de la población tiene acceso a este tipo de cuidados en el mundo. “El trabajo de Hospice es importante porque el está donde el sistema de salud no puede estar. Justamente cuando una persona tiene una enfermedad avanzada como puede ser el cáncer, el sistema de salud no tiene respuestas para dar en el cuidado y el Hospice sí tiene esa posibilidad, esos recursos. El cuidado que da el Hospice es un cuidado integral, no solamente tiene que ver con el control de los síntomas que provoca la enfermedad sino también con el cuidado de aspecto psicológico, espirituales, el cuidado de la familia y eso no lo van a encontrar ni en una clínica, no lo van a encontrar en un servicio de internación domiciliaria, es decir que no hay dónde comprar lo que Hospice da. Y eso hace que lo que damos sea único, y que por suerte en Luján tenemos la posibilidad de contar con ese tipo de cuidado”, concluyó la psicóloga.