Héctor Griffini (34) es Licenciado en Gestión de Políticas Públicas. Empezó a trabajar en la Municipalidad de Luján en el área de la Dirección de Compras en el año 2002 durante la gestión de Miguel Prince. Pasó por la etapa final del equipo de trabajo de Felipe Solá y estuvo en los dos mandatos de Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires. Hoy se desempeña en el gobierno de la Ciudad junto a Horacio Rodríguez Larreta. Prácticamente creció y se formó empapado de política. “Llevo17 años trabajando en la gestión pública con interesantes resultados en términos evaluativos”; argumenta Griffini. ¿Quién es? ¿A qué se debe su exposición durante los últimos meses? ¿Tiene banca política? ¿Va a competir electoralmente? ¿Busca dar un salto personal? ¿Es la competencia natural del actual Intendente? ¿A qué partido político es afín? Todas estas preguntas y más fueron respondidas a lo largo de una entrevista donde no quedó espacio a la especulación. Sus ganas de trabajar en Luján, sus ideas que pasarán a propuestas, proyectos y más en una nota exclusiva.
- ¿Quién te impulsó a trabajar en la gestión pública?
- Mi abuelo siempre estuvo participando activamente en el peronismo. Un día quedó ciego pero eso no le impidió continuar con su pasión política. Obviamente lo limitó pero él siempre quiso estar. Es así que comencé a acompañarlo a distintas reuniones de toda índole y poco a poco me fue pasando ese frenesí que conllevan las charlas, las discusiones y el mundo en sí que es la política.
- ¿Qué te enseñó?
- A escuchar. Yo era sus ojos pero eso no le importaba, él quería que aprendiera a escuchar a los demás.
- Imagino que no ha de haber sido fácil pasar de trabajar para una ciudad que para una provincia.
- Para nada, además empecé a trabajar en el área del Ministerio de Educación que estaba conformado por lujanenses donde de Diciembre a Marzo logramos que en todas las escuelas de la provincia haya clases. En ese entonces había casi mil edificios escolares que no podían empezar por problemas edilicios. Eso lo llevamos a cero y triplicamos el presupuesto escolar. Fue una gestión muy buena y de manera conjunta con los municipios.
- ¿Y en lo personal?
- Crecimiento y aprendizaje constante. Me cambió mucho la manera de pensar, de hablar con Intendentes de las distintas ciudades que integran la provincia y también la forma de articular con los municipios. Me dio una visión diferente de lo que es trabajar en la gestión pública.
- ¿Te gustó la Gestión de Scioli?
- Mira, tengo una concepción muy grande y dispar. Primero tengo que decir que estoy muy orgulloso de haber trabajado en su gestión. Segundo, la provincia es muy deficitaria, tiene años de atraso y dudo que en los próximos se pueda revertir ésta situación. Y tercero, se necesita estar rodeado de gente capaz de gestionar y además que sean de confianza...
- Eso es justamente lo que más le costó al ex Gobernador
- El Kirchnerismo lo detestaba. A lo último cuando veían que el triunfo de Macri era una realidad salieron a respaldarlo. No hay que olvidarse que la cámara de Diputados estaba gobernada por “La Campora”. Nosotros lo vivimos en carne propia. Se trabajó con lo que se podía. La rispidez era constante.
- ¿Tu visión sobre el Kirchenrismo?
- Fue una etapa de la Argentina, en un marco y en un contexto de crisis de la cual Néstor Kirchner logró enderezar al país. Hay muchísimas cuestiones de formas que no comparto. Hubo muchas cosas que me gustaron y otras tantas que no. Esos liderazgos fuertes y personalistas como los de Néstor y Cristina no creo que sean lo que el argentino esté buscando. No quiero con esto decir que Cristina no pueda ganar.
- ¿Te gustaría que vuelva?
- Me gusta mirar para adelante con renovación continua en todos los partidos políticos. No puedo desconocer el liderazgo de ella a nivel nacional. Sería ideal que acompañe...
- Si de renovación hablamos; ¿Hace mal si se presenta?
- No sé si hace bien o mal. Ella va a responder a su partido.
- ¿Sos peronista?
- Desde la cuna. Nunca lo escondí.
- Se te vincula con el Intendente que pertenece a Cambiemos, con el Peronismo K, con el peronismo no K...
- Dirijo una ONG, la cuál es una de las más importantes a nivel nacional y mundial, tengo y debo hablar con todos los sectores en post de construir mirando a futuro. ¿Cómo no voy a poder hablar con Oscar Luciani, con Leonardo Boto, con Miguel Prince, con Fernando Casset, entre otros actores de la política lujanense? No tengo limitaciones para dialogar y construir con nadie. Después a quién vote es otra cuestión. Sería irresponsable no hacerlo. Lo demás son picanas que no llevan a nada. Se terminaron los delfines. La gente vota personas y no por el color o el nombre del partido político. Nadie es dueño del voto de nadie. La estructura política no va más.
- ¿El fanatismo hace mal?
- Hace mucho daño. En los países democráticos de avanzada, ganan los equipos políticos que son conformados por gente preparada y formada y no por los fanáticos. Las decisiones se toman desde lo racional y no desde lo emocional.
- ¿Cómo viene el trabajo en la ONG?
- Muy bien. Venimos haciendo muchas reuniones de diagnostico para saber en detalle como están las cosas y así deducir y planear para mejorarlas. Venimos hablando con muchos vecinos, con instituciones y distintos entes de Luján para presentar un proyecto para la ciudad. Y como dije la vez pasada vamos a ser muy rígidos cuando veamos las propuestas de campaña de los distintos candidatos para que ninguno prometa lo que no pueda cumplir.
- Suena lindo. Habría que verlo plasmado
- Como organización nos ponemos a disposición para que eso sea así.
- ¿Vas a ser candidato?
- Es muy temprano para hablar de eso. Falta mucho tiempo. Va a pasar lo que la gente de Luján quiera que pase y no lo que una estructura partidaria quiera que pase.
- ¿Pero te ves?
- Vuelvo a insistir, es muy temprano y hasta es irresponsable. La gente está harta de vivir en torno a lo electoral.
- Si no es éste año será en otra ocasión. ¿Siempre dentro del peronismo?
- ¿Qué es el peronismo? Lo más importante son las ideas y luego las ideologías. Lo más importante es ser claro, sin esconder su pasado ni su visión del que hacer y el cómo.
- Antes de comenzar la entrevista, coincidíamos en lo fea que está la ciudad de Luján. ¿Se puede mejorar?
- Todo se puede mejorar. Todo lo que uno quiera cambiar se va a cambiar, el tema es qué, cuándo y cómo.
- Y si hay voluntad
- La gente va a decidir que modelo de ciudad quiere. Más urbanizada, más limitada, destinada el turismo o no, más profundizada en lo profesional... son decisiones que los vecinos deben tomar. Obviamente debe haber voluntad política y trabajo para realizar lo que se quiera transformar.
- Si te tocase ser Intendente... ¿Qué cambiarias?
- Todo, porque soy una persona que en cada lugar en el que me tocó trabajar he innovado y transformado todo, desde lo más chiquito a lo más grande. Hay que entender que el municipio tiene sus limitaciones financieras y que para eso hay que realizar un estudio para saber bien como revertir la situación. Luján necesita un plan turístico de primer nivel con metas y objetivos claros. Con un plan urbanístico de mediano y largo plazo y con un sistema de salud renovado y diferente al actual. Hace falta renovar la infraestructura, transformar los barrios y dotarlos de agua potable y cloacas. Ni que hablar de la seguridad y la limpieza. Mejorar los espacios públicos.
- ¿Qué te impulsó a trabajar políticamente en Luján?
- Cuando terminé el Máster en España sentí que era tiempo para priorizar donde poner la experiencia y el conocimiento. Hoy está a simple vista que Luján necesita una transformación y por ende intento dar mi aporte, en este caso desde ACEP (Asociación Civil Estudios Populares) y de la fundación KONRAD ADENAUER (Fundación Política Alemana allegada a la Unión Demócrata Cristiana) para traer aires de cambios y de innovación a nuestra ciudad.
- Te formaste y estudiaste mucho. ¿Tu idea es volcar lo aprendido acá o seguir en el gobierno de la ciudad o aspirar a otro cargo?
- Toda mi carrera y formación está ligada a la función pública. Me encantaría aplicar todo lo que se acá. Eso no se traduce a la especulación que uno pueda tener. Simplemente aportar a través de la ONG todo lo que más se pueda para que el día de mañana quede plasmado en acciones que sean benéficas para la ciudad.
“Yo siempre digo que al distrito no se baja, al barrio, a la ciudad o a donde sea se sube. Hay que entender que la gente está por arriba del dirigente”.
- Desmentime o confírmame.
- (Risas)
- ¿Tenes apoyo de algún partido político?
- Cero. Tengo relación con casi todos los partidos políticos y con todos los actores. Estoy en el equipo de Diego Santilli, tengo excelente relación con Facundo Moyano, eso no significa hacer política para algunos de ellos. Todos los sectores me preguntan que quiero hacer pero no tengo una bajada de línea de nadie. Hace tiempo que siento la responsabilidad de estar cerca del vecino y no puedo mirar para otro lado.
- ¿Te molesta la crítica?
- Para nada. Hay notas que hablan de mí y dicen cualquier cosa sobre mi persona y jamás me llamaron para verificar los dichos y las comparto en las redes. Se me acusa de cualquier barbaridad. Me fortalece aún más.
- ¿La familia?
- La prioridad absoluta. Mis hermanos y mi mamá son mi motor, mi energía.
- De acá a diez años. ¿Cómo y dónde te ves?
- Simplemente habiendo sido alguien que aportó un cambio, una transformación e innovación al lugar que más amo.