UNA NOTA DE HERNÁN LEONEL

Juan Pablo Donantueno (34), es el coordinador y profesor de las actividades que se desarrollan a diario. Nos acercamos hasta las inmediaciones del lugar para que nos contara acerca de los propósitos de una escuela formadora, de las similitudes y diferencias con ACIFO (ente que nuclea el fútbol infantil), sus ideas, proyectos y visión sobre el deporte que mas amamos y disfrutamos los argentinos y por sobre todo, el niño en su conjunto y la pelota. Esa distracción que debe seguir siendo, además de un deporte, una mera y hermosa distracción. ¿Entenderemos que es un juego?. La familia es la primera que debe entender y responder afirmativamente dicha pregunta. Los chicos son el espejo de una sociedad cada vez más sedienta y no precisamente de jugo de naranja, más bien de limonada en su más ácido aspecto.
La jornada lucía perfecta. Una tarde armoniosa y estimulante para desplegar el cuerpo en el verde pasto de un verano agobiador pero con inmejorables tardes para jugar al fútbol. La pelota rodaba y los chicos corrían tras de sí como si tuviesen imanes en los botines. La mirada se perdía en la figura redonda. Los captaba. Los seducía y por nada del mundo lograban quitar sus ojos de ella. Pero una vez que el silbato sonaba... zas!!! Todo se frenaba. Los chicos sabían que era momento de escuchar a los profes. “El deporte es un vehículo fundamental que convive y se encastra de forma única entre lo social y lo educativo”, comenta Juan Pablo y añade: además de lo que genera la razón del juego”
- ¿En qué fecha comenzó?
- En el año 2014. Un día me acerque a las canchas y hablé con el dueño actual en ese momento y le comenté que tenía un proyecto, una idea que quería concretar. Tras unas reuniones, comencé a trabajar con 4 nenes. Al finalizar el año ya era un grupo de 14 de edades variadas.
- ¿Qué te motivó?
- Tenía ganas de cambiar el paradigma actual del fútbol y más que nada en los chicos, soy consciente que es apenas un granito de arena, pero los Argentinos somos muy futboleros en líneas generales y lamentable hoy decís “fútbol” y se relaciona con violencia. La idea es brindar un espacio inclusivo, dirigido por profesores de Educación Física en donde los chicos aprendan el deporte como tal, siempre abordándolo desde los valores y haciendo hincapié en la parte humana. Con nuestro grupo de profesores decimos que no formamos jugadores, si no, personas.
- ¿Te definirías como un amante del deporte? ¿O sólo del fútbol?
- Los deportes me gustan en líneas generales, pero el fútbol es sin duda mi deporte por elección
- ¿Cuántos niños hay entrenando?
- Actualmente tenemos 92 alumnos inscriptos desde los 4 a las 15 años inclusive. Vale destacar que 3 de esos 92 están desde el inicio de nuestra actividad. A los padres siempre les agradecemos la confianza que nos siguen brindando con el pasar del tiempo.
- ¿Chicas?
- Por el momento estamos trabajando con varones, pero soy consciente que hoy el fútbol atravesó la barrera del género, cosa que estoy muy de acuerdo y no descarto abrir un grupo en el futuro.
- ¿Hay chicos/as con capacidades diferentes?
- Si claro, las puertas nuestras están abiertas a todos los nenes, es nuestro trabajo encontrar la habilidad preponderante en cada alumno y explotarla al máximo.
- ¿A qué edad pueden empezar?
- Nuestro grupo más pequeño comienza a partir de los 4 años. Cada grupo está compuesto por dos edades. 4 con 5, 6 con 7, 8 con 9, 10 con 11 y 12 con 13 y 14 con 15. Es un aprendizaje constante el que van obteniendo y eso se ve reflejado entre ellos mismos.
- ¿Dónde queda la escuelita?
- La escuelita está ubicada en el Barrio Sarmiento frente al colegio Los Tilos de Luján. Sobre Ramón Falcón esquina con la ex Ruta 5 (detrás de la estación de servicio Oil).
- ¿Qué diferencia hay entre una escuela formativa y los lugares tradicionales?
- La principal diferencia es quienes están a cargo de las clases. En las escuelas formativas hay docentes trabajando.
- ¿Qué diferencia o similitudes hay entre el trabajo que realizan ustedes con el de ACIFO?
- Creo que vamos por líneas diferentes de trabajo, las escuelas formativas no somos competitivas, si bien los chicos juegan encuentros con otras escuelitas, trabajamos más para enseñarles el deporte desde nuestra formación académica
- ¿Compartís la idea de que en fútbol infantil, como en el resto de las categorías superiores lo único importante es ganar?
- Para nada, luego de cada encuentro en el que los chicos pierden el partido, realizamos una breve charla y análisis destacando todo lo positivo del mismo.
- ¿Se puede vincular la escuelita con distintos actores sociales como ente conector entre los distintos barrios de la comunidad de Luján?
- Por supuesto, si bien cobramos una cuota mínima con la cual debemos cubrir gastos de docentes, materiales y demás, las puertas están abiertas a todos los barrios de la comunidad de Luján. La integración siempre es el punto de partida.
- ¿Cuántos días entrenan?
- Tenemos 5 grupos que entrenan Martes y Jueves y otros 4 grupos los días Lunes y Miércoles
- ¿Horarios?
- Los horarios varían según la edad; 4 y 5 años a las 17, mientras que los chicos de 6 a 13 años a las 18 horas, separados cada grupo en su cancha. Los más grandes, el grupo de 14 y 15 lo hacen a las 19.
- ¿Participan en alguna competición?
- Realizamos partidos con escuelitas que vayan por la misma línea que nosotros, que no sean competitivas.
- ¿Cuántos profes hay?
- Actualmente somos un grupo de cinco personas trabajando: Matías Paolaci, Emilio Rose, Facundo Bartolomeo, Florencia Donantueno (quien se encarga de la parte administrativa) y quien habla.
- ¿Cómo es un día de entrenamiento con los chicos?
- Generalmente los chicos llegan y los sentamos a todos juntos en una cancha, brevemente los saludamos, les contamos si hay alguna novedad y los escuchamos también a ellos. Luego cada grupo va para su cancha con su profesor. Se trabajan unos 30 o 35 minutos de entrenamiento y se cierra con un partido.
- ¿Se les exige sobre el juego o sobre lo físico y lo disciplinario también?
- No se los exige, se los acompaña, siempre los aconsejamos sobre una buena alimentación, nunca descuidar los estudios y lo importante de la actividad física.
- Estuviste en Carlos Keen hace unos años enseñando Hockey con recursos casi nulos. ¿Te gustó aquel desafío? ¿Qué recuerdos te traen esas tardes?
- La verdad fue una experiencia maravillosa, éramos dos docentes que partimos desde un proyecto a cargo del Profesorado de Educación Física y al final del proyecto nos quedamos de forma independiente dos años más. Formamos un grupo mixto maravilloso con unos 30 chicos aproximadamente.
- ¿Cómo ves el impacto del fútbol en nuestra sociedad?
- Actualmente creo que lamentablemente genera un impacto negativo como se aborda la pasión en nuestro país. Charlamos con los chicos una vez ocurridos los actos de violencia de cara a la súper final entre River y Boca, les explicamos que eso, NO ERA FÚTBOL.
- ¿Se puede mejorar? ¿Cómo?
- Sin duda. Somos positivos que se puede cambiar, hoy son más la cantidad de padres y madres que eligen las escuelas formativas. Quiero destacar siempre el respeto de los adultos para con los chicos al momentos de los encuentro, siempre les pido mantener silencio en los partidos, que los chicos son los protagonistas y deben divertirse y no sentirse presionado. Creo que es trabajo de todos generarles un ambiente en el cual ellos sean los protagonistas.
- ¿Qué le aconsejarías a tu hijo en un par de años si es que le gusta y juga al fútbol?
- Mi consejo es que lo pueda disfrutar. Quiero que practique deporte con tranquilidad y que respete a quienes lo entrenen como también con sus compañeros de equipo.
- ¿Qué te gustaría lograr a través de la escuelita?
- Me gustaría que existan cada vez más espacios inclusivos, me encantaría que el deporte infantil deje de ser el deporte frustrado de los adultos. Que siempre prevalezca el respeto mutuo y los valores dentro la actividad.
Como al comienzo de la nota, el silbato marcó el final de la misma. Mientras los chicos terminaban de escuchar las últimas indicaciones de los profes, las familias los esperaban para darles un beso y preguntarles si se habían divertido.
¿No es ese el sentido del fútbol?