Una Nota de Mario Daniel Torres

Desde el año 2012 hasta hoy 2019 existe y está dispuesto por ley el temperamento que se debe adoptar sin mortificar a la víctima, como se produjo en este caso. Y llamó víctima en forma directa porqué se trata de una niña de 11 años que aún y Gracias a Dios jugaba con muñecas, por lo tanto, cuando su reclamo se hizo oír ante su abuela fue llevada al Hospital y en ese momento alcanzaba las 16 semanas de embarazo. Le pedía constantemente entre sollozos a su abuela con la que vivía y a los médicos que la atendían “sáquenme lo que me puso ese viejo adentro”, o sea, el novio de la abuela que tiene 65 años y que ahora está preso desde hace un tiempo.
Sin embargo y por causas que dicen no tiene nada que ver el Ministerio, según el Gobernador Manzur, se fue postergando la decisión y aumentando el malestar de la víctima que no tenía la mínima intención de ser madre y que ya venía atormentada, ya que ella vivía anteriormente con su madre y hermanas donde vio y vivió el desagradable episodio de ver como a sus hermanas las violaba el novio de la madre, que trato de tapar todo, por ello, la niña fue separada de esa vivienda yéndose a vivir con su abuela materna, hasta que paso lo peor, el novio de la abuela la violaría.
Cabe observar que tanto el grupo Colectivo de Aborto Si o el de Pro Vida, de una u otra forma intervenían en todos los tramites aún dentro del Hospital, así las cosas cuando llegaba el momento decisivo y la niña seguía gritando que le saquen eso de adentro, los familiares firmaron conformidad, pero por otro lado alguien decía que no aceptaban el Protocolo Nacional que en algunas provincias no se firmó, ejemplo Tucumán.
Así las cosas la sugerencia era salvar las dos vidas, y así la Doctora Ginecóloga que preparaba a la niña le hablaba sobre cómo sería la operación y notaba que ni siquiera la misma permitía se le quitara la bomba chita, dada su trauma originado por la violación. La doctora a fin de convencerla y que estuviese tranquila que desearía para luego de la operación, a lo que la niña le pidió música religiosa y su muñeca, cosa que no pudo cumplir la profesional dado que el personal del Hospital y anestesiólogos provocaron problemas argumentando problemas de conciencia.
Y la médica neonatología aunque sin participar de la operación pidió que se intente salvar las dos vidas, así aparece el marido de la ginecóloga, cuyo nombre es José Gigena que no es del plantel del Hospital, pero que se ofertó a realizar la operación, no cobrando nada por la cesárea, la cual salió bien y con un feto vivo de muy bajo peso, el cual fue pasado a cuidados especiales.
Sin embargo, muchos atacaron de palabra al matrimonio profesional que obró con toda buena voluntad y honestidad sintiéndose satisfechos por lo realizado, ya que tienen una hija de la misma edad que la violada y embarazada.
No es un problema fácil lo sucedido y cuesta creer que aquellos opinan hablen de una u otra forma con liviandad olvidándose de la vida, o sea, Aborto Si o Aborto No…pero en todos los casos nadie pensó que esta niña no tenía ni mentalmente ni físicamente su vida preparada para ser madre, y valdría ver y escuchar los múltiples casos como se registró en Salta en el Barrio Solidaridad donde una niña de 14 años se suicidó por su cansancio de ser violada por su propio padre. Entonces, vale la pregunta ¡ que opinaríamos si habría que aplicar el protocolo o no? en el supuesto caso de que la niña hubiese denunciado la situación o no haber adoptado la peor solución.
Hasta la salida de esta edición, el bebé nacido tenía un mínimo del 40% de probabilidad de vida y la niña estaba en perfecto estado reponiéndose.