Escribe: Victoria Ramos

Si uno presta un poco de atención a los medios, seguramente que escuchó algo sobre el coaching ontológico pero no supo bien de qué se trataba. En esta nota trataremos de aclarar un poco a que se refiere este nuevo fenómeno que está ganando terreno en las empresas que buscan un cambio positivo para ellas.
Para comenzar, uno escucha la palabra “coach” y puede que la relacione a los certámenes de baile, aquella persona que guía a los bailarines y aconseja cuál es el mejor camino a tomar para solucionar los problemas. En el caso del coach ontológico es exactamente lo mismo, actúa como un “personal trainer” de la mente que ayuda a resolver los conflictos de la vida cotidiana o cuando surgen cambios trascendentes en una empresa.
Si bien el coaching se conforma como ciencia entre las décadas del 70 y el 80, con el gran aporte del chileno Rafael Echeverría, toma elementos de ciencias como la filosofía antigua, la psicología y hasta de la física cuántica. Suena extraño. Pero así de interesante es. Para realizar esta actividad se requiere de un estudio y un título que asentará que esa persona está capacitada para ejercer el trabajo si bien hoy en día hay gente que realoza ese trabajo y no realizó ningún estudio como suele ocurrir en diferentes ámbitos profesionales.
Un problema que surge, es que muchas veces se comete el error de creer que un coach es algo así como un psicólogo porque ayuda a que los problemas se resuelvan, pero es importante destacar que ellos no tratan con patologías, en caso de ver que el coachee (persona que recibe la acción del coaching) necesita un tratamiento, se lo derivará.
Para sacarnos algunas de las dudas que podemos tener, decidimos entrevistar a María de los Ángeles Ramella, coach ontológico profesional (UNLu) y Lic. En relaciones del trabajo (UBA):
- ¿Cómo podrías definirnos qué es el coaching y para qué sirve?
- Considero que la respuesta más cercana que puedo dar es relacionarlo con lo que me interesa lograr a través del coaching ontológico que es ayudar al ser humano ¿Cómo? favoreciendo espacios de intervención que permitan, en lo posible, ampliar la mirada de la persona, equipos y organizaciones. Cuando la persona amplía su mirada, se abre a nuevos niveles (espacios) de conciencia logrando aquello que veía lejano o imposible, de esta manera las personas, equipos y organizaciones toman conciencia de que el poder del cambio se encuentra en ellas/ellos
- ¿Cuántas sesiones se necesitan?
- Nosotros hablamos de conversaciones, la cantidad de éstas dependerá del compromiso del coachee respecto al proceso, aunque haciendo esta salvedad se espera que no supere las 8 o 9. Me gustaría agregar que el coach ontológico se abstiene de decirle al coachee qué tiene que hacer, qué decisiones tomar, evita aconsejar. El coach ontológico, con respeto, y valiéndose del poder del lenguaje y de las conversaciones, pregunta, indaga, explora, acompaña a la persona , equipos y organizaciones en el camino a reconocer aquellos pensamientos, conductas, emociones que están limitando su plenitud y conciencia.
- ¿Por qué crees que cada vez crecen más las consultas?
- Desde mi opinión considero que el auge referido al coaching ontológico puede ser favorecido por el momento que atravesamos como humanidad, por un lado parece que estamos desconectados entre humanos y conectados sólo a través de la tecnología, aunque en algunos casos esto nos está incitando a cuestionarnos nuestra forma de estar y ser en el mundo, cuestionamos nuestras formas de trabajo, de relación con el medio ambiente, formas de estudio, las organizaciones se cuestionan su relación con la comunidad, etc., y dado que el coaching ontológico es una disciplina que se interioriza en indagar, explorar al ser humano que estamos siendo y acompañar a la persona, equipos y organizaciones en sus procesos de aprendizaje y transformación valiéndose del lenguaje no sólo como mero descriptor, sino como generador de realidades, considero que el coaching ontológico es una manera directa y práctica que ayuda a comprender nuestras capacidades, habilidades y potencialidades para crear y diseñar el Ser que queremos Ser.
- Al trabajar con empresas y personas individuales, ¿el proceso de coaching es el mismo o tiene alguna variación?
- Tanto con empresas, equipos e individuos el Coach escucha y realiza preguntas que considera que pueden aportar valor al coachee o grupo. Sin embargo, cuando trabajo con equipos y organizaciones es de gran valor la posibilidad de acompañar durante un día por ejemplo al gerente de la organización dado que me permite presenciar en vivo y en directo cómo se relaciona con los colaboradores, clientes y proveedores y en el caso de un equipo la posibilidad de presenciar un entrenamiento es muy enriquecedor para el proceso.