UNA NOTA DE DANIEL MARIO TORRES

Las mañanas están más frescas y yo con mi intención de viajar muy contento. Voy a mi querida Luján.
No cambió nada en la tarea a realizar, pero sí me encamino más cómodo por la temperatura del ambiente. Como siempre en mi esquina consabida esperando el 184, pero comprobando que las llegadas se hacen más espaciadas y justo aquí llega impecable, limpio y grande para que, yo llegué hasta Saavedra donde a los pocos minutos de estacionarme en sus veredas, observo la llegada de Transportes Atlántida (El 57). Al subir el saludo con el señor conductor de amplia sonrisa y una vez marcado el boleto a un confortable asiento y con temperatura ideal. Ahora cómodamente sentado hasta mí destino Luján.
Destacando que este viaje se desarrolla sin frenadas bruscas, sin encima miento a otros vehículos y a una velocidad regular.
Ya saliendo cercano al camino del Buen Ayre, voy observando paredones donde se notan han pasado militantes de partidos, dejando apellidos, en los colores azul y blanco, como así también otros con un rojizo pálido, pero queriendo llamar la atención.
Y un poquito más allá observo con admiración a través de la ventanilla una pujante muestra de locales comerciales e industrias, que junto al todavía verde de diversos tonos en plantas y arbolitos alegran la vista a quienes miramos a los costados del camino, se diría casi un mini turismo.
Y así andando también se observan diversos trabajos en el centro de la autopista a Luján y mientras los miro me repito, para mis adentros, gracias a Dios, hay trabajo y hay obra necesaria, ojala no se corte.
Y vamos llegando, el tránsito normal, como ya es costumbre y establecidos en la ciudad de la Fe, los pequeños vaivenes del piso que hacen acompañar al micro, me anuncian los desniveles de la Estación Terminal.
Así con buen viaje y en hora calculada, estoy descendiendo con un hasta la próxima al conductor y voy al encuentro de mi amigazo Juan que está parado como un soldado y abrazo de por medio nos encaminamos a desayunar.
Mientras caminamos, intercambiamos comentarios míos o de él, en mi caso de la ciudad de Buenos Aires, y en los de Juan, los festejos del Día de ayer donde recordamos una vez más a los Héroes de Malvinas con toda la emoción que cada palabra pronunciada nos hizo vivir y a la vez nos imaginamos lo lindo que será en unos días el Festejo de Aniversario del Centro de Veteranos de Guerra de Luján.
Ya en la Confitería e instalados en la mesa, y luego del consabido pedido, Juan toma la delantera y me hace la pregunta del millón ¿Mario que votaremos en octubre? y así entre cortado y medialunas con un regio café con leche adornado de facturas, le voy comentando al amigo con simpleza pero con verdad, haciendo un recuento de algunas cosas que le confieso han cambiado y aunque hay datos negativos me alienta el saber que el elegido no es político aunque se desempeña muy bien y lo mejor que piensa es un verdadero cambio para este querido país.
Lo que pretende no es nuevo, tiene una antigüedad de no menos de 40 años, y que sin querer fuimos cómplices de muchos de los hechos que se realizaron y que nos decían eran para salir de la pobreza, eran para buscar la igualdad, cosa que en lo personal puedo decirle Don Juan que siempre laburé y muy duro, y solo así pude mantener una familia con decencia y hasta llegué a ocupar cargo político, como no me gustó me retiré.
Lo que puedo asegurar nunca faltó la comida, los chicos estudiaron y se fueron abriendo caminos, tengo uno con terciario, dos secundario y hasta el pibe fallecido también fue al secundario. Son afectos al deporte y fueron muy compañeros de la familia.
Ahora ya son mayores y han consolidado sus familias con hijos, dueños de sus casas y coches, pero siguen trabajando y pagando cuotas con mucho sacrificio es la herencia que les dejo y que ellos supieron amasar, lo cual me deja tranquilo y me siento apoyado por ellos, y que le parece Don Juan si pedimos otra vuelta para seguir con este tema tan interesante y que escuchando uno resalta mucha mentira, negatividad y falsedad.
Puedo decirle que me siento traicionado pues no pude ver en tantos encuentros a través de la televisión, de los diarios, gente verdaderamente nueva en la política, todo está igual nada ha cambiado, solo que ahora todos hablan de unidad y de todo lo que se puede conseguir si se unen para sacar al gobierno elegido que tenemos.
Creo y me atrevería a decir, que mucha gente también desearía un cambio, pero un verdadero cambio de imagen, de proyectos, donde aquellos que tengan antecedentes judiciales o que los haya tocado la corrupción, ni siquiera pudieran postularse, mucho menos, los que están procesados, pero con la argucia de fueros parlamentarios, siguen viviendo la gran vida y no devuelven nada de lo que tomaron o adquirieron de forma ilícita.
Sin politizar desearía un cambio, desearía que colaboraran y con la vehemencia que defenestran todo lo hecho, de la misma manera ayudasen a un pacto por un lapso de años, y así poder sacar a la Argentina del pozo en que se encuentra.
Por este motivo, volveré a votar como en el 2015, por planes de verdadero cambio y que no se pudieron consolidar por la falta de democracia empleada por aquellos que resultaron perdedores y que solo practicaron en contra de todo proyecto de esclarecimiento y verdadera justicia.
Y mi decisión de volver a votar por Cambiemos obedece a que ya soplan comentarios de las distintas reuniones de quienes se quieren unir, donde se habla de cambiar la Constitución, de aumentar los miembros del Poder Judicial en la Suprema Corte, pero incluyendo a militantes políticos para asegurar resultados.
Y lo peor, que creo nos afecta a la mitad más uno del país de poder ganar ellos, dictar una amnistía para liberar a todos los acusados de corrupción, malversación y otros delitos bajo el manto que dicen ser inocentes y acusados por su calidad de políticos.
Sin ir más lejos, la Señora Ex Presidente, sus hijos y demás miembros de lo que fue su gobierno con procesos, embargos y prisiones preventivas, que aducen son fantasías o novelescas historias, pero resulta ser que entre los no menos de 100 procesados que hablaron y contaron hechos gravísimos de aprietes, corrupción y malversación, que de manera espontánea fueron declarando para lograr ser aceptados como “colaboradores arrepentidos” y de esa forma achicar sus penas.
Y como usted me pregunta yo le cuento y le expreso conozco las publicaciones de los diarios, los programas políticos y las informaciones radiales, quiero creer que no se pondrían de acuerdo todos los medios para confabular con esta gente, que ahora y con cambio de nombre en el partido o con alianzas, piensa volver a obtener el Poder del Gobierno Nacional.
El gobierno actual, del Ingeniero Mauricio Macri dictó un Decreto de DNU que por no tener mayoría en el Congreso Nacional no fue votado y que sería muy necesario para recuperar de los desfalcos, aprietes, sobreprecios, arreglos de dinero para obtener obras, aviones, lanchas, edificios y otros valores, que asustan los montos y que marean a los ciudadanos que solo somos el gran pueblo que paga impuestos, y a cambio dadas las circunstancias en que se encuentra el país, sufre y nunca llegaría a juntar ese dinero que lograron muchos de estos señores políticos que hoy son juzgados e investigados, o sea, fuimos invitados de piedra, cómplices y nuestro delito fue pagar los impuestos, tarifas que hoy aparecen como reales, falta de obras, falta de caminos, cloacas, agua potable y una educación dejada de lado, en donde se prohibió hasta dar los resultados de las pruebas de estudio. Como así también imponer que no puede haber repetidores, pero lo peor que avanzó y no fue detenido como correspondía, fue el delito del comercio de drogas a causa de malos funcionarios, algunos de los cuales, pretenden volver con su mejor sonrisa, pero no mostrando un programa real, que sirva al gran pueblo sin distingos y con verdadera igualdad.
En una palabra, amigo Juan yo me vuelvo a atrever a votar en favor de la verdad y no de proyectos de lengua que los mismos que los exponen saben que es difícil su cumplimiento.
Debo decirle que mucha gente se siente mal, que no cree haber sido defraudada pero aun así está en duda pues hay malas intenciones, y se dice, que los se fueron son iguales a los que están y por lo tanto, se presentan como los salvadores de la Patria.
El Gobierno puede demostrar un montón de cosas, el mismo reconoció sus errores, dejó a la Justicia avanzar sin obstáculos o impedimentos políticos y habló con la verdad, por ello espero poder consolidar lo que falta y lo que el pueblo realmente merece. Hoy, el pueblo se encuentra desorientado, pero debiera hacer un recontó de algunas situaciones de fácil observación que nos ayudan a vivir en paz, y no, con el libertinaje.
Nuestro pueblo en general, es trabador, austero y pacífico y encuadra perfectamente para el Proyecto de Cambiemos.
Y robándole unos minutos más le quiero contar algunos de los logros del este Gobierno de Mauricio Macri que a lo mejor, no fueron difundidos debidamente y por lo tanto no son conocidos por el Gran Pueblo.
Le detallo algunos de ellos:
No importa:
• Haber blanqueado el Indec.
• Haber levantado el Cepo.
• Haber recuperado el autoabastecimiento y exportar gas.
• Haber logrado las inversiones para recuperar la energía.
• Haber puesto en marcha el ferrocarril.
• Haber negociado con la Iglesia la renuncia del sueldo de los obispos.
• Que 600 funcionarios del Poder Judicial ya paguen ganancias.
• Que haya disminuido el índice de secuestros y homicidios.
• Haber expulsado a 1200 delincuentes extranjeros.
• Que 34 ciudades del Chaco y muchas más por toda la Argentina tengan cloacas y agua potable por Primera vez en la Historia.
• No importa haber recuperado el mercado de aceite de soja con China.
• Que PAMI vuelva a comprar directamente sin intermediarios.
• Que hayan capturado a 5 mil prófugos.
• Que se haya exonerado a más de 3 mil policías y guardia cárceles.
• Que esté en marcha el 5to. Parque Eólico.
• Que se hayan asfaltado Miles de Kilómetros de Rutas.
• Que se hayan hecho autovías.
• Que hayan asumido decenas de jueces de carrera, por concurso.
• Haber logrado la Independencia de poderes como hace años no ocurría.
• Que se hayan desbaratado cientos de bandas delictivas y detenido cientos de narcos.
• Que se ha combatido el narcotráfico como nunca antes.
No importa, porque los Reyes de la crítica y la mentira dicen que no cambió nada y que este gobierno es peor que el de De la Rúa.
Pretenden que se reviertan 70 años en 3.
Por suerte las obras están a la vista.
Y aunque tu bolsillo o el mío aún no lo hayan notado, este cambio profundo Va a llegar a sentirse.
Por eso pensemos en todo lo que este gobierno ha hecho... no sólo lo en lo que falta.
Pero si algo nadie podrá negar es que nos hemos vuelto a insertar en el Mundo, en forma amplia y buscando el bienestar para nuestro país y no el bienestar personal del Presidente.
Bueno Don Juan, hoy sí que perdí el micro, pero me voy contento por haber conversado con un vecino y otros haberse arrimado para escuchar y todos tenemos el mismo deseo, buscamos un cambio y el cambio está en Cambiemos.
Abrazo y ya me estoy despidiendo.