UNA NOTA DE HERNAN LEONEL

En el 2003 fue la primera vez que su nombre estuvo al frente deuna candidatura. 16 años más tarde, Daniela vuelve a ser quien encabece la lista. Es docente y referente de barrios en lucha. Su tiempo se divide entre las aulas, la familia y la política.
-¿Qué significa en lo personal encabezar la lista?
-Es una postulación que hacen mis compañeros y compañeras para que ocupe este rol en esta oportunidad. Es una responsabilidad y una satisfacción poder llevar la discusión que venimos haciendo en cada una de las luchas en las que participamos (SIC) ahora por la propositiva, desde este lugar plantear cual es la salida a todos los conflictos que venimos atravesando.
-¿Qué te transmite la postulación?
-Mucha seguridad ya que cuento con el respaldo del partido y del equipo. Somos orgánicos, tenemos plataformas y formación.
-¿Cómo ven la ciudad?
-Atravesada por un montón de conflictos en todos los niveles y todo se termina materializando en la crisis que sufrimos en los barrios. La ciudad se ve reflejada con lo que pasa a nivel país. No es ajena al ajuste, ni a los tarifazos, a la falta de trabajo, a la falta de infraestructura y se acentúan cada vez más las fallas en el sistema de salud y de educación.
-La postura de la Izquierda siempre fue la misma y se mantienenaño tras año sin buscar en un partido político con más envergadura una alianza con fines electorales. ¿A qué se debe?
-Porque tenemos la convicción de llevar adelante una política socialista revolucionaria. A partir de ahí se terminan ordenando y uniendo a todos los partidos y espacios políticos del Frente de Izquierda. Si miramos la plana local, somos los únicos que presentamos una lista unitaria frente a las otras opciones. Las idas y vueltas que hubo de ciertos actores políticos son muy mezquinas ya que accedieron a dejar de lado a los vecinos para su propio beneficio. No hay muchas diferencias entre los unos y los otros.
-¿Qué soluciones a corto, mediano y largo plazo llevarían a cabo?
-No hay soluciones para ninguno de los conflictos que atravesamos en Luján si no se deja de pagar la deuda externa. El dinero que hoy hace falta para las obras
que necesitamos de manera urgente, se está destinando para pagar la deuda. La mitad del presupuesto de la provincia de Buenos Aires, se va para pagar la deuda. Imagínate cuanto podríamos hacer si se contase con esos montos. De todas formas, hay políticas públicas que se pueden llevar a cabo como herramientas que se pueden instrumentar en cuanto las cuestiones impositivas dentro del municipio. Crear impuestos progresivos a los grandes capitales que se llevan nuestros recursos. La termoeléctrica es un claro ejemplo de ser un sector privilegiado y que cuenta con el guiño del actual Intendente para terminar funcionando sin contar con la habilitación y por otro lado estamos en crisis habitacional y con un conflicto muy profundo dentro de los barrios populares. Nosotros decimos que la deuda no hay que pagarla porque es una estafa. Del no pago tienen que salir los fondos para realizar las obras que hace años no se vienen realizando.
-Hace unos meses se revalidaron las concesiones a los sectores turísticos. ¿Se pueden revisar?
-Se puede y se debe. Luján es un foco turístico muy importante pero siempre se termina renovando a la misma gente y no al trabajador. Las ganancias de los dueños de los “carritos” no se redistribuyen al resto de la ciudad. Esos es algo que debe cambiar.
-¿Con cuales recursos se pueden resolver los problemas de los barrios y de las localidades?
-Tu pregunta me permite denunciar el rol cómplice que tiene el Intendente con las medidas de ajuste que se están llevando adelante ya que él es la cabeza de una ciudad con más de cien mil habitantes que se queda tranquilo y pasivo ante la desidia que se vive en toda la ciudad. Y va a pasar lo mismo si llegara a ganar el peronismo. Si no hay un gobierno que reclame fondos para obras, es y será un gobierno cómplice.
-¿Si ganan ustedes?
-Trabajando con insumos propios y con una Municipalidad que ponga por delante planes de obras con recursos humanos que los hay, con maquinarias que las hay y que las dejaron en estado de abandono.
-¿Qué opinas de los sindicatos?
-Lamentablemente tuvieron un rol protagónico para frenar muchísimas luchas. El rol de la CGT es nefasto. La CTA estuvo presionada en la mayoría de los casos. El sector textil estuvo luchando pero defendiendo a la patronal para repartir miserias. Si un sindicato no defiende los derechos de los trabajadores, es porque está del lado de la patronal. Fabrica que cierra, fabrica que debiera estar tomada por sus trabajadores y que se vuelva a activar.
-¿Por qué no apoyan al Frente de Izquierda si son los que defienden al trabajador?
-Porque defienden sus propios intereses. Claramente.
-¿Qué le dirías al electorado?
-Que nos acompañen con su voto. Que confíen en nosotros que no estamos ni de un lado ni del otro.