ESCRIBE: MARIO DANIEL TORRES

Otra vez emprendiendo el viajecito a la Capital de la Fe, Luján, desde mi otro corazón Olivos, parada intermedia en Puente Saavedra, donde a pesar del frío somos como ocho personas las que esperamos a Atlántida, es decir, el 57 y les puedo asegurar que más allá del frío las caras de los que esperan no son las de siempre vale decir o no se refleja o por el contrario hay caras de preocupación.
El acontecimiento del día 11 de agosto será que ya no nos convencemos de que una vez más no escucharán nuestros pedidos, reclamos y necesidades de la Nación o por el contrario seguiremos escuchando hablar del dólar, de la inflación, de los títulos que a lo mejor se pagan o no, en fin malestar que si bien estábamos acostumbrados toma cierta tonalidad de peligroso. Les va a tocar el bolsillo a todos pero muy especialmente a aquellos asalariados o jubilados que no tienen la virtud de los buenos sueldos. Ver una vez más que nos tratan mal no me gustaría y no me refiere al Presidente o sea, al Gobierno sino más bien al Sistema que se dice vendrá para administrarnos no con mejoras sino por el contrario con episodios ya vividos.
Comenzaría con la Justicia que tanto está esperando el Pueblo en General, la cual viene postergando sus fallos y parte de ello supongo yo, salvo mejor opinión, que en general la participación de las clases sociales quería escuchar los fallos de todo lo que fueron acumulando los periodistas y personas que se ocupan desde hace tiempo de mostrarnos sucesos y acontecimientos que nos hacían creer que mucho dinero del que falta en las arcas de nuestra querida Patria se podría recuperar para darnos una mejor calidad de vida que al día de hoy se nota en muchos servicios y estaba faltando. Y más allá del tema dinero están las familias, hijos, madres, esposas, que una vez más no fueron tomadas en cuenta pese a venir trabajando con mucho empeño por sí o a través de los derechos humanos, pero se observa en muchos casos que el gran Pueblo una vez más se notará maltratado, desvalorizado rayando la calidad de esclavos, ya que los derechos ciudadanos de los cuales se habló mucho están siendo postergados pese a tantos sufrimientos, tanto dolor y hasta tantas muertes.
Realmente lo que vamos observando es que la Democracia que le prometen al Pueblo queda en una mera promesa, dado que solo elegimos por un voto pero faltaría el acompañamiento esencial de la Justicia que estaría presente no permitiendo que candidatos procesados o detenidos puedan participar de Comicio alguno, sea en la categoría que fuere, o sea, el Pueblo, la gente debe conformarse con un mero resultado y no con el derecho de elegir sin culpa alguna a los mejores según el criterio de cada uno.
Estamos en un impasse donde lo peor presumimos está por llegar, algunos con causas penales, otros con prohibición de ejercer cargos públicos, solo faltarían los torturadores ya que tenemos corruptos, lavadores de dinero, etc. Es decir, el Gran Pueblo no maneja el Presupuesto y los que lo hacen parecieran ser que no piensan en ellos. Sumado a todo esto cada cuatro o seis años, nos hundimos de la noche a la mañana en una desvalorización de nuestra moneda por causas que nunca llegar a conformarnos. En una palabra, escuchamos en una constante por el Gobierno o por los llamados opositores hablar de la Patria, hablar de la mejor calidad de vida de los ciudadanos, pero como creer en esto si la educación no se valoriza como deseáramos y necesitamos.
La salud sigue en terapia, la Seguridad rogándole a Dios, la política pienso que no se practica por lo menos en el estilo en que debe aplicarse, proponer, gestionar, discutir para darle un estilo que sirva a todos por igual. Y si lo analizamos en profundidad veremos que todos los intentos que desarrolló este Gobierno de Mauricio Macri, no alcanzó por no haber hablado al tomar el mandato, no solo del mundo financiero, sino que las calamidades que se observaban en los movimientos de las instituciones, quizás el Presidente fue mal aconsejado en querer aplicar una medida gradual, para evitar mayor sufrimiento y no solo no fue interpretado sino por el contrario, fue condenado por no haber encontrado solución a los diversos problemas de la Patria que solo llevaban 60 años de deterioro y que en los últimos 10 años fueron lo peor que recuerde el mundo como si fuera un galardón de la mala administración y despilfarro del sacrificio de mucha gente, mientras que unos quinientos o mil funcionarios a lo largo y a lo ancho, se enriquecieron y disfrutaron de todo lo que faltaba al llamado Gran Pueblo.
El vecino Juan me mira y me dice Mario quizás tengas razón hoy al verte a mí me parece que estabas desarrollando tu programa de Radio, pues hasta el cortado se te enfrío, tendremos que pedir otra vuelta y quiero decirte que los de nuestra edad, ya miramos más la obra que se hizo que dejará bienestar y nada podremos hacer con la vuelta de gente que ya había obrado mal, que está acusada de delitos y que la Justicia en apariencia no actúo y por ello pueden volver, porque la gente esperaba que la Justicia los pusiese presos, pero al no hacerlo creyó que estaban aptos para esta elección. Este acto de medir fuerzas que ahora por los comentarios nos hablan de una pesadilla, que nuevamente nos tocará soportar a nosotros el Pueblo, ya que si aumenta el dólar se desencadena una terrible enfermedad: la inflación y con ella el volver a empezar y en tantos años cuantas veces empezamos, cuantas frustraciones hemos tenido y no tengo más que decirle amigo Juan, hago mías sus palabras y solo faltaría agregar ¡el por qué…! Que ningún político ensaya para conformar al Pueblo con palabras claras, entendibles para todos, dado que nosotros no tenemos forma de evitar estos golpes financieros que nos dejan cada vez peor y con los temores de cómo seguirá nuestra vida, no por nuestros comportamientos, sino por represalias, venganzas y otros actitudes que ya vimos aplicar y creíamos que esto no ocurriría nunca más. Estamos en el desamparo, llenos de deudas que si no llega a pagarse no esperemos nada mejor, Ojalá lo ocurrido el domingo 11 se mejore para octubre en la verdadera elección democrática, para un cambio de mejorar todo lo que hasta ahora no ha funcionado.
Ojalá todas aquellas personas que no votaron lo puedan hacer el 27 de Octubre y mientras tanto todos nosotros y los políticos a la cabeza busquen una buena solución no para un partido político sino para la Nación toda, para salir de este mal momento por nosotros y por los pibes de diversas edades que seguirán poblando esta hermosa República Argentina.
Pero amigo Juan quiero agregarle que esta compulsa, nos costó unos buenos pesos y algunos muchachos llamados encuestadores, supieron tener buenas ganancias de la misma, aunque el resultado será por mi edad no me alcanza a conformar y no porque lo viera ganador a Macri, yo hubiese pensado tres o cuatro puntitos debajo del otro candidato político Fernández, pero me parece que se les fue la mano a la interferencia cuando contaron y que quiera que le diga la técnica se equivocó o hubo una descarga eléctrica superior, es más lindo y apasionante contar voto por voto, solo un deseo que en los días que nos separan de un nuevo comicio reine la Paz y que nadie se apresure a probarse traje porque el pueblo nunca se equivoca y este resultado creo fue solo una advertencia, la final será distinta.
Y le agregaría hay Patria Mía perdónanos, cómo te lastimamos.
Hasta la próxima don Juan, me voy se me está haciendo tarde.