Daniel Curci Castro. Concejal UCR Luján “Preocupa más el silencio de los buenos que los gritos de los malos”

Una Nota de Hernán  Leonel

-¿Por qué decidiste abandonar el espacio de la UCR en el Concejo Deliberante a fines del año pasado y armar el bloque unipersonal “Radicales por el Trabajo y el Desarrollo Sostenible”?

-En ese momento decidí separarme de la línea interna a la que pertenecía, por diferencias que consideré importantes respecto de la posición del radicalismo dentro de la alianza Juntos por el Cambio.

-El martes pasado se publicó una foto donde se te ve a vos junto a Mariano Giacovino y otros referentes de Gustavo Posse. ¿Habrá más de dos listas en las internas de Juntos por el Cambio?

-Por el momento hay tres o cuatro listas.

-¿Tu opinión sobre el Presidente de la UCR Luján?

-La UCR estaba necesitando un refresco, no me parece importante quien es hoy el presidente, lo importante es que estamos en un momento de transición y cambio. Veremos,cómo sigue.

-¿Qué pasará con el “cassetismo”?

Pienso que se va a renovar, está integrado por una importante cantidad de afiliados, y tiene una juventud muy activa. Por otra parte, entre las filas más jóvenes hay menos diferencia entre las distintas líneas, por lo que creo que va a haber fusiones. Las elecciones internas pasadas patearon el tablero y todo tendrá que rearmarse.

-¿Cuál es la diferencia entre Manes y Posse?

-Te puedo decir como los veo yo, Posse es trayectoria política, capacidad de gestión comprobada y experiencia. Mannes, al ser un outsider de la política, en un momento en que la gente está enojada con los políticos, tiene un atractivo especial.

-¿El radicalismo busca volver a tener ese protagonismo que supo tener?

-No hay ninguna duda. En la interna provincial pasada votaron 140.000 afiliados, cuando en la anterior habían votado unos 40.000. Eso es un claro síntoma de reactivación. Lo mismo vale para la elección que viene. La propuesta de más de una lista para las PASO creo que va a llamar a participar, a opinar y a enriquecer la discusión. El resultado seguramente va a ser un fortalecimiento en la posición del partido.

-¿Qué se juega en estas elecciones?

-A escala nacional claramente se juega la institucionalidad, la libertad, el respeto por el otro. A nivel local la posibilidad de darle al Concejo Deliberante el poder real de ejercer control sobre una gestión que nos deja demasiadas dudas respecto de la transparencia, la honestidad y el exceso de gastos.

-¿Cómo notas la gestión de Boto?

-Le noto cosas buenas y malas. No hay dudas que es un Intendente con capacidad de resolución, gestión y liderazgo. Por otro lado, percibo que está más enfocado en hacer obras con efectos sobre las elecciones que en darle un rumbo prudente y de crecimiento sólido al municipio. También ha demostrado que da trabajo y obras a empresas y cooperativas peligrosamente relacionadas con él y sus funcionarios.

-¿En qué quedaron las denuncias por las compras irregulares?

-En que, por el momento, los responsables de las faltas graves que se cometieron lograron salir impunes. Veremos cómo sigue, por un lado, está el proceso judicial y por el otro, si luego de estas elecciones, Juntos por el Cambio logra tener mayoría en el Concejo seguramente va a desarchivar el expediente. Está clarísimo que las irregularidades se cometieron, los proveedores son empresas fantasmas, fuertemente vinculadas a funcionarios y la maniobra de desdoblamiento está indiscutiblemente probada en el expediente que el oficialismo archivó, haciendo abuso de su mayoría.

-¿Y la gestión provincial?

-Muy decepcionante, están llevando al país y la provincia a un vaciamiento de empleo real, privado, de calidad y empobreciendo a la gente. El asistencialismo no es una buena gestión, es llevar a la gente a la ignominia de la pérdida de su independencia.

-Al principio de la pandemia el Presidente dijo que prefería estar un peor desde lo económico que tener 100.000 muertos por COVID. Lamentablemente se llegó a esa cifra y los índices económicos son los peores en décadas. ¿En qué se equivocó el Gobierno?

-El primer error fue la elección del Presidente. Los que siguieron fueron, la falta de control temprano en las fronteras, la inexplicable falta de testeos y el correspondiente aislamiento y la irresponsabilidad en la negociación con los laboratorios que atrasó el ingreso de vacunas y por supuesto, el vacunatorio VIP. No nos olvidemos que la mayor parte de los fallecidos son de esta segunda ola y si las vacunas hubieran llegado más rápido y se hubieran aplicado a quienes correspondía, habría habido menos muertes.

-En estos años como Concejal, ¿Qué te faltó y qué te gustaría aportar para que la ciudad vuelva a ser lo que supo ser?

-Más que ser la que supo ser, me gustaría que la ciudad fuera un modelo de desarrollo sustentable, con pleno empleo y cuidado del ambiente. Al respecto, además de haber participado de varios proyectos de ordenanza de mucha trascendencia, he elaborado dos proyectos de ordenanza, uno sobre desarrollo urbano y otro sobre desarrollo industrial y comercial con baja de las emisiones de carbono. Me gustaría tener la oportunidad de impulsarlas, estos años entre

la pandemia y otros temas que el oficialismo priorizó, fueron quedando relegadas.

-¿Hasta dónde te gustaría llegar en el recorrido político?

-Nunca tuve la carrera política como objetivo, de hecho, siempre me desempeñé como profesional y empresario en la actividad privada. Entré en la política casi sin darme cuenta, cuando tenía 58 años, porque me propusieron trabajar en esto por mi perfil profesional, lo hice durante tres años, pero nunca dejé de trabajar en mi actividad privada. Me gustaría tener la oportunidad de un segundo mandato para completar lo que te comenté en la pregunta anterior y nada más. Si no renuevo el mandato, voy a trabajar para que las líneas de juventud radical logren unirse en una sola idea fuerza, para seguir haciendo grande al partido.

-¿Qué implica la buena política?

-La buena política, independientemente de la línea de pensamiento a la que uno pertenezca, se da cuando se trabaja para lograr la mejor calidad de vida para los vecinos y no para lograr una carrera brillante, o peor, hacerse millonario con los negocios que los políticos argentinos suelen asociar a su función política.

-Carolina Losada (Periodista) y Martín Tetaz (Economista) dejan sus profesiones para meterse en política. ¿Cómo lo ves?

-Lo mismo que para el caso de Manes, al ser outsiders llegan a refrescar la mala imagen que nos ganamos los políticos argentinos. Esperemos que no caigan en la de siempre, es muy difícil evitarlo, el sistema te devora o por lo menos lo intenta.

-¿Te gusta que nuevos espacios vecinales se sumen a la política de Luján?

-Me parece muy importante que la gente se sume y participe, ya se ha dicho, “preocupa más el silencio de los buenos que los gritos de los malos”. Si es en partidos vecinales o nacionales no hace diferencia.

-Muchos jóvenes ven Ezeiza como la única salida. ¿Es así?

Entre mi señora y yo tenemos seis hijos, todos profesionales

universitarios, dos viven en el exterior desde hace dos años y

un tercero está organizando su partida. Me duele en lo

personal y me duele como país.

Estando en edad de jubilarme, habiendo trabajado toda mi vida, habiendo generado empleo y desarrollo económico a mi alrededor, habiendo vivido el Rodrigazo, el Tequilazo, el efecto Caipiriña y todas las devaluaciones y crisis que siguieron, y viendo lo que me espera como jubilado, no quise mentirles a mis hijos para convencerlos que se queden. Yo voy a seguir peleando por arreglar nuestro país, pero no quise condenarlos a lo mismo.

-¿Cómo te imaginas que quedará el mapa político luego de las elecciones?

-Espero que la oposición logre mayoría en el Congreso, la Legislatura y los Concejos Deliberantes. Creo que el Frente de Todos entiende la democracia como la imposición prepotente de la mayoría y no me gusta.