RECORDANDO LOS 205 AÑOS

Escribe: Mario Daniel Torres
Muchos de los lectores al ver el título de esta nota seguramente se alegraran y pensaran algo ha cambiado y no nos dimos cuenta.

Sin embargo debo decirles todo lo contrario, nada ha cambiado y el 9 de Julio no fue un día de festejos de Independencia, sino un día de unir voluntades de forma desinteresada de la política, pues no había una organización determinada convocarte, sino que eran toda la gente del campo  y sus agrupaciones, que también comenzaron a sentirse excluidas del trabajo, la inversión, la  prosperidad a través del producto de la tierra, del sacrificio que día tras día hombres y mujeres realizan y se ven frustrados por diversos motivos, desde la libertad de los mercados, a  pensar que una noche cuando estén descansando manos anónimas les destruyan sus ahorros que estaban a resguardo en reservorios de silos adaptados para guardar granos, haciendo notar su maldad cuando son esparcidos y rociados por combustible o aquellos ganaderos que hacían un balance con animales ya fuera de los remates pero que le son robados en cantidad.

Y los que son aptos para la matanza de exportación se ven impedidos de darle destino, se terminaron los cortes especiales y brotó la incertidumbre, la cual se hace escuchar mucho mas con medidas alocadas sobre los derechos sobre tierras y propiedades que de  un momento al otro pueden pasar a ser del que las tome primero, con argumentos de las mas variadas especies y con apoyatura política.

Así de forma extraña y basada en situaciones de antaño se fue creando una atmósfera que se esta haciendo difícil a todos, pues no hay día en que no se escuchen esas medidas que lejos de estar para ayudar a las comunidades, por el contrario, parecieran creadas para el sometimiento como el prosperar y crear un futuro mejor fuese dañino y no se lo mire que cuanto mas avance el campo mayor será la grandeza que traerá a la Nación Argentina.

Desde hace años el gobierno pareciera que le guarda rencor al campo en toda su dimensión,  pareciera que la sombra de la 125 quiere causar daño aunque de otra forma. Cuesta creer que el gobierno no acepte ver crecer las compras de maquinarias y adelantos técnicos que el campo utiliza para avanzar en los mercados internacionales, y no a la inversa como pareciera ser y por ello se lo combate.

El encuentro de toda la gente del día 9 de Julio en San Nicolás y en otras provincias no tuvo la intención de dañar al proyecto del Gobierno, solo se buscó que se revean y adopten mejores medidas para que ingresen mas divisas, las cuales son muy necesarias.

Esta reunión a cielo abierto y sin figuras de la  política se realizó así para que ningún discurso de cualquier político distorsione el fundamente de esta convocatoria de trabajadores que como única arma portaban Banderas Argentinas y si podrán decir que concurrió algún político, se podrá responder que concurrió como simple espectador, pero nadie podrá expresar que uso el encuentro como tribuna o micrófono, porque eso no ocurrió, lo único que se tomaba en cuenta eran los pedidos de cambio que no solo hablaban de la tierra sino también de los derechos que tiene el pueblo todo y que no encuentra como reclamar o a quien pedirle el cambio, primero por la unidad de todos, ya que lo que observamos no es Unión y Libertad.

Lo importante de este nuevo banderazo para que el gobierno realice los cambios son varios y mas allá de todas las fallas sobre el campo, también existen otras que afectan a la población toda y que podríamos enumerarlas con el inicio de la famosa cuarentena por el COVID 19 y que ya lleva mas de 15 meses y en los primeros puntos podemos observar la caída de la calidad educativa que no solo afecta a los alumnos sino que pone en riesgo al país, ya que afecta en forma a los que hubieran pensado en invertir en cualquier industria o empresa pero dada las medidas que se adoptaron y se adoptan eso se convierte en imposible, contradiciendo a las autoridades del gobierno que dicen estar a favor del pueblo y buscando soluciones y por el contrario día a día aumenta la desigualdad, las empresas se van y el comercio cierra sus puertas.

Vale decir que lo que pregonan en casi todos sus dichos y discursos no existe y eso no es bueno, mucho menos soportando esta pandemia, pues de una forma u de otra afecta al convivir de las mas diversas formas, ya que si bien son distintas las situaciones es de pensar a mi también me puede suceder y ello se agudiza con los encierros que venimos soportando, los cuales este querido País no esta acostumbrado y su gente mucho mas, ya que en algún momento podemos decir que muchos países nos miraban casi con envidia y hoy estamos catalogados con un puntaje donde no nos venderían ni con el dinero en la mano.

Por ello, este encuentro que se realizo para decirles a los que nos gobiernan para bien de todos, cambien señores y no un cambio como el de los últimos dieciocho meses en los que lamentablemente muchos jóvenes profesionales especialmente buscaron Ezeiza para ir a encontrar otro país donde vivir, por eso le expresamos a nuestro Presidente de la Argentina, Alberto Fernández por favor ayúdenos a volver a tener el  destino de aquellos que venían a engrandecer a nuestra País y de paso observemos el comportamiento que estamos manifestando con otros países hermanos, pues no guardamos ningún problema con ninguno de ellos,  por lo que no  podemos estar en contra de los Derechos Humanos y a favor de dudosas Jefaturas de Gobierno que por lo que nos enteramos van quitándole derechos a sus ciudadanos, pidiendo como mínimo el volver atrás como éramos hace dos años cuando manteníamos el mejor trato con Naciones amigas, puesto que los cambios sucedidos nuestro pueblo los ignora para aprobarlos o no.

Ojala pronto logremos alcanzar las mejoras que solicitamos en esos banderazos donde solo buscamos una Próspera Nación para nosotros, para nuestros hijos, nuestros nietos y  para todos aquellos que quieran pisar e invertir en Suelo Argentino.